primer periódico hiperlocal en España | año VII | 8 de diciembre de 2016
Seleccionar página

¿Qué hacer con los solares vacíos que hay en Malasaña?

Fuencarral esquina con Santa Bárbara. Hace años, un cartel anunciaba la construcción de viviendas en él. Luego, otro cartel anunció que el terreno estaba en venta. Hoy, no hay pistas sobre su futuro | Foto: A.P.

“Mantener un solar vacío en el centro de la ciudad es un lujo que debería ser inasumible para sus propietarios“. Quien hace unos días se manifestaba de esta forma es Eduardo Moreno, presidente de la Asociación de Comerciantes de Triángulo Ballesta, que considera que la administración tendría que tomar cartas en el asunto y gravar mediante elevados impuestos estos terrenos valdíos.

En ciudades como Valencia el Ayuntamiento ha ido más allá y dicta órdenes de edificiación: a quien en el plazo de 12 meses no solicita un permiso de construcción le expropia el terreno. Ya son siete solares en lo que va de año los que han pasado por esta vía a manos municipales.

Otra manera de devolver la vida a estos espacios vacíos es la que persigue tanto la asociación vecinal ACIBU como distintos colectivos sociales presentes en el barrio, que han reclamado en numerosas ocasiones la cesión temporal de los solares abandonados. Su fórmula permite -contrato legal por medio- que la ciudadanía utilice estos lugares para usos comunes -tales como huertos urbanos, actividades deportivas y culturales o encuentros vecinales- mientras que la propiedad legal del solar no le da uso alguno, al estilo de iniciativas ya existentes en otras ciudades europeas españolas e, incluso, en otros barrios de Madrid.

Solares vacíos en el barrio

Calle Barco 15. Lleva años como solar y fuentes vecinales afirman que el dueño está esperando la llegada de tiempos más propicios para hacer negocio con él | Foto: A.P

En Malasaña exiten varios de estos terrenos muertos y, aunque la mayoría son de titularidad privada, los hay hasta públicos. En la calle Fuencarral, sin ir más lejos, hay dos: en el número 24 y en la esquina con Santa Bárbara. Encontramos otro en el número 19 de la calle Barco. En la calle Pozas, frente al edificio de la Cruz Roja, se haya otro en el que recientemente ha empezado a haber actividad de obras. Luego está el solar de San Bernardo esquina con Palma, donde estuvo el antiguo hospital de Sanitas y en el que el Ayuntamiento ubicará el Centro Integral de Emergencias, según lo acordado en un pleno de diciembre de 2008.

Por último, destacar uno de los casos más sangrantes, el del número 8 de Antonio Grilo, espacio propiedad municipal en el que se debería de haber construido ya un centro cultural -para el que el Consistorio no tiene dinero- y que, sin embargo, está siendo ocupado por un grupo de personas sin hogar a las que se está intentado desalojar judicialmente.

Interior del solar de Grilo 8, con las chabolas de quienes allí viven | Foto: A.P.

Según informaciones vecinales, en este espacio hay trapicheo de drogas y uno de sus ocupantes estaría cobrando dinero -un alquiler- al resto de quienes allí pernoctan en refugios contruidos con plásticos y cartón.

El concejal socialista de Centro, José Manuel Rodríguez, corrobora la versión vecinal del trapicheo, mientras que afirma que es un problema de atención de los Servicios Sociales el tema de las personas que duermen e Grilo 8.

Basura y malos olores

Los solares, además de dar una imagen de dejadez a las zonas en las que se encuentran, son auténticos imanes para la basura, que suele acumularse en ellos con el consiguiente riesgo para la salud pública y los malos olores que ocasionan.

Estado actual de Fuencarral 24, donde se acaba de levantar un muro de ladrillo | Foto: A.P.

En este sentido, en el último pleno de la Junta Municipal de Centro se volvió a abordar el tema, a instancia del grupo socialista, del estado del solar de Fuencarral 24, que se había convertido en un auténtico vertedero. Por unanimidad se acordó solicitar a la propiedad un mejor vallado del espacio.

Por esas mismas fechas, el colectivo artístico Luz Interruptus realizó una de sus espectaculares acciones en este lugar para denunciar su estado de abandono y solicitar que fuera cedido temporalmente como espacio de encuentro vecinal.

Hace una semana se levantó un muro de ladrillo para impedir el acceso al solar. Seguro que muchos habrían preferido que se transformara en un refugio verde.

Interior del solar de Pozas, que sólo conserva su fachada | Foto: A.P.

El edificio que ocupaba el número 24 de Fuencarral fue demolido hace años por orden municipal. Distintas fuentes apuntan a que su dueño pretendía construir sobre él un moderno hotel acristalado pero que abandonó el proyecto tras no ser designada Madrid sede olímpica para los Juegos de 2016.

Otro tema que guarda relación con el de los solares yermos es el de los numerosos edificios abandonados que hay en el barrio, aunque este asunto tendremos que abordarlo en un próximo artículo.

Actualización del artículo

Nos informan nuestros lectores de que el solar municipal de Antonio Grilo número 8 ya ha sido desalojado y está siendo limpiado por operarios del Ayuntamiento.

Del mismo modo, vecinos de la calle Cruz Verde han denunciado que, como consecuencia de este desalojo, las personas que hallaban refugio en el solar están ocupando la mencionada calle. Los vecinos temen que se reproduzcan las escenas vividas meses atrás -y que denunciaron públicamente en este diario- en esta vía, donde la suciedad y la inseguridad hicieron difícil el día a día de quienes en ella viven.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39