primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

A.V, ‘okupa’ a la fuerza y activista del movimiento 15M

Por Ángela Martín

A.V en su piso 'okupado'. Tiene 48 años y lleva tres en paro

La ‘okupación’ del 33 de la Corredera Baja de San Pablo alberga a ciudadanos comprometidos por un cambio, donde el derecho a la vivienda sea un derecho protegido. Si hace unos días conocíamos a algunos de los nuevos moradores de este inmueble, hoy nos acercamos a A.V, otra de las personas que habita en uno de sus pisos; una mujer adulta que proyecta jovialidad y fuerza.

En su apartamento -dormitorio, baño, cocina y salón-, A.V. conserva todo en perfecto orden. El entorno es agradable y tranquilo. Desde el balcón del salón del piso que ‘okupa’ se contempla una de las arterias de Malasaña. “Fue impresionante ver desde aquí el apoyo de la gente el día de la okupación“, recuerda con cierto pesar por no haberlo podido plasmar en imágenes con su cámara de fotos.

En una conversación sosegada y sincera, A.V. se confiesa novata en esto de ‘okupar’. Nunca antes lo había hecho pero asegura que, dada su situación de desempleo, no le quedaba otra opción.

‘Okupar’ como necesidad

A.V. en el balcón que da a la Corredera

“Ahora mismo llevo tres años parada, tengo 48 años y, según ellos, ya estoy para echarme a la basura directamente. Es lo mismo que pretenden hacer con la mitad de la juventud, así sin pestañear”. Cuenta que, además, se ha estigmatizado a una generación de jóvenes con la etiqueta de ‘NINI’, lo que considera que les culpabiliza y mina su autoestima.

“La gente termina la universidad y les dejamos ir. Hay un claro empobrecimiento del país, los que gobiernan lo están haciendo mal“, puntualiza mirando a los ojos, seria, dejando entrever su espíritu crítico.

A.V. empezó apoyando al 15M en Salamanca, cuando el movimiento aún se estaba fraguando. Vino a Madrid el 16 de mayo y ahora forma parte de la coordinadora de comunicación de los indignados. Le llegó información sobre el proyecto de ‘okupación’ de la Corredera Baja de San Pablo mediante la comisión de vivienda del 15M y decidió unirse a él.

“Es imposible alquilar algo, mínimo 350 euros. Entonces dices que no hay trabajo, que no se puede vivir, y que ésta es la única opción de poder tener un espacio“, aclara mostrando su lado más combativo. “Lo increíble es que Franco protegiera más la vivienda, protegiera más a nivel social”, señala con expresión de asombro.

En qué punto está el 15M

Transcurre la charla y cuando llega la cuestión de si el 15M se ha quedado sin fuerzas nos advierte de la dificultad de los propios ciudadanos para cooperar. “Nos han educado para competir, no para cooperar.  Estamos aprendiendo y la única forma de hacerlo es con ensayo y error. No hay un libro que te enseñe, estamos trabajando”, afirma con amplia sinceridad y dando a entender las dificultades que atraviesa el movimiento por tratarse de un colectivo humano a veces demasiado heterogéneo.

Es en este trabajo que menciona donde hace más hincapié, en las labores de generar cooperativas como forma de crear empleo y en el de la ‘okupación’ como protección de un derecho que considera vulnerado.

“Antes del 15M yo pensaba que la última responsabilidad era de los ciudadanos, ya que ni exigíamos a los políticos honestidad, ni nos reconsiderábamos los impuestos ni el dinero público que pagamos todos”, afirma hablando de este movimiento social como una necesidad ciudadana y haciendo sentir a quien la escucha su firme compromiso con él.

“No queda otra que fomentar la cooperación y la solidaridad para evitar que la gente sea separada y dividida”, asegura. En sus ojos se ve la nostalgia de un Madrid que recuerda abierto a las relaciones humanas, con plazas hechas para conversar. “Parece que no quieren que nos sintamos unidos“, señala haciendo ver que ella lucha por una sociedad humana. “Quiero que prime la humanidad de la gente, no quien tiene poder o dinero, eso no lo quiero”. En sus palabras, cierto tono de satisfacción al pensar que está luchando por un mundo mejor.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39