primer periódico hiperlocal en España | año VII | 28 de septiembre de 2016
Seleccionar página

“A veces pienso que hago fanzines sólo para que mis amigos lean algo en papel”

Óscar Alarcia

“A veces me pregunto ¿quién querrá leer las cosas que escribo?” Tras la modestia de Óscar Alarcia se esconde un auténtico hombre orquesta de la cultura pop DIY, al que los proyectos germinan en la cabeza a mayor velocidad de la que pueden pasar por la copista, graparse y ponerse a la venta en tiendas del barrio como Madrid Cómics o The Comics Co.

Aunque Frunobulax -su álter ego creativo- es también un histórico de la blogsfera, tiene especial cariño por la página impresa, y es su faceta de autoedición fanzinera a la que haremos hoy más caso.

“Una vez pasó el asombro por internet nos dimos cuenta de que podíamos seguir haciendo cosas en papel, porque nos gustaba, aunque en realidad a veces pienso que hago fanzines sólo para que mis amigos lean algo en papel”

Bajo el marchamo de Libritos Jenkins Óscar autopublica números monográficos de inspiración fanzinera. “El primero fue Hipnotismo Pop, hacia 2009, luego salió La música más rara del mundo”. De ambos ha tenido que hacer ya unas cuantas reimpresiones, aunque el compendio enciclopédico de músicas extrañas ha sido su gran éxito hasta la fecha: después de aquello llegaron muchas entrevistas y proposiciones para pinchar el repertorio en bares.

La música más rara del mundo

Tampoco es Óscar el animal creativo solitario que sus piezas artesanales pudieran sugerir. El último librito Jenkins no es suyo, “es el trabajo de Pedro Villarejo, un dibujante que me encanta con el que he colaborado en el Pequeño Libro de Notas”. También participa en Dramáticas aventuras trimestrales ilustradas, una pequeña locura que recrea las fotonovelas de luchadores mexicanos donde se ha atrevido incluso con el cómic. “La idea es crear un universo, como el Márvel, pero desde cero”. Las aventuras de la Chica Gato, el Comisario Mono o la hija de Hitler salen a la venta, como bien dice el título, cada tres meses.

Óscar sabe escuchar, deja hablar a su interlocutor con el entrenamiento de un camarero. Es lo que es también, lleva más de una década trabajando en bares del barrio a ambos lados de San Bernardo. Desde la perspectiva que da la barra ha visto cambiar mucho el barrio, “seguramente sea sólo nostalgia” -dice- pero echa de menos la Malasaña que conoció cuando empezó a salir por aquí a los catorce y que ha dado paso a la Malasaña del moderneo. “Este era un sitio donde la gente ponía en los bares la música que le gustaba, era un barrio rockero, y eso, claro, tiene que ver con las cosas que hago y me gustan”

¿Proyectos pendientes? Fanzines varios: sobre criptozoología, sobre la historia de la stop motion, sobre la América profunda (lugar que conoce bien a través del cine en el que nunca ha estado), o una publicación donde volcar los mil y un detalles sobre los episodios de Los Simpsons que ha ido atesorando en su blog dedicado a la familia de piel mostaza. De todos, de unos más que de otros, tiene buena cantidad de material y folios emborronados, así que es posible que sean las próximas entregas de la colección Libritos Jenkins.

Pero sus proyectos más ambiciosos están ahora centrados en la ficción. “Tengo ochenta páginas escritas de una novela que ahora quiero reescribir, la hice en una semana encerrado en la casa de la playa de mis padres y cuando la releo me gusta”. Óscar devora viejas ediciones de libritos pulp rescatados de librerías de viejo. Nuestra cita para la entrevista comenzó de hecho entre anaqueles de libros de segunda mano. De estos libros olvidados por el canon oficial que a él le apasionan extrae parte de las influencias de su universo creativo y tiene ya una oferta para convertir su manuscrito en una novela corta.

Tampoco la poesía escapa a las ambiciones de nuestro interlocutor: “Tengo por ahí un montón de poemillas que son como letras de canciones de Krahe” Conoció a un tipo que vendía las suyas por ahí y pensó “¿por qué no juntarlas y graparlas?”

Después de una conversación deliciosa llena de planes nos despedimos de Óscar desde el otro lado de la barra y nos llevamos una buena dosis de su personal universo impreso para leer. Esperamos ansiosos que alguna vez termine uno de sus muchos proyectos inconclusos: una serie de entrevistas a personajes ilustres de Malasaña. Sabemos que tiene desde hace tiempo algunas horas de conversación grabadas con personajes del barrio del calibre del Sheriff de La Vía o Johnny Nueva Vision. Esperemos leerlas pronto en formato de folio doblado y con grapa.

* Para conseguir los fanzines de Óscar puedes contactar directamente con él o buscarlos en tiendas de cómics como Madrid Cómics y algunos bares como Ponte Pez (C/ Pez 18)

Este es el primero de una serie de artículos titulado DIY Malasaña, que pretende acercase a distintos creadores “autosuficientes” que se han lanzado a la autoedición o a la distribución más subterránea. Los artículos irán publicándose sin una periodicidad fija durante los próximos meses.

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31