primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

“Al alcalde no le gusta la participación ciudadana”

Jordi Gordon, portavoz de ACIBU | Foto: A.P

Jordi Gordon es portavoz de ACIBU, asociación vecinal que ejerce de organizada conciencia crítica en Universidad. Hemos querido regresar de vacaciones pulsando la opinión de este representante vecinal a cerca de los retos inmediatos a los que el barrio tiene que hacer frente en este nuevo curso, que estará marcado, políticamente hablando, por las elecciones autonómicas y municipales de primavera.

“Las áreas prioritarias de actuación deberían ser el crecimiento del número de bares y garitos, el tráfico y la limpieza“. Gordon no tiene que pensar mucho cuando le preguntamos por los problemas más significativos que tiene el barrio. “Por descontado, que la falta de espacios dotacionales y la prostitución siguen estando ahí”.

Enumera los temas de manera mecánica, son viejos caballos de batalla para los que ¿hay solución?.

P.- Quizá en un año de elecciones el Ayuntamiento se muestre más receptivo.

JG.- “A lo mejor conseguimos cosas. Seguro que van a ser más receptivos. Pero el verdadero problema es la voluntad política. Tenemos una estupenda interlocución con el Ayuntamiento, nos escuchan, pero el modelo de participación ciudadana no existe. No pretendemos imponer nuestras ideas, queremos discutirlas, aunque nos acabamos topando con la burocracia”.

-Pero proponer, proponen…

Hemos pedido una moratoria para que no se puedan abrir más bares y restaurantes en el barrio, así como un estudio sobre el impacto de estos locales en el vecindario, sobre el ruido. Que crezcan más en número acabaría con la posibilidad de que esto sea una zona residencial. Existe la amenaza de que nuestras calles se conviertan en el abrevadero de la Gran Vía, una vez que allí los bares y cafeterías han sido desplazados por las tiendas de las grandes cadenas. Tenemos que conservar la pequeña entidad de barrio que nos queda y que es algo atípico en una gran ciudad. Esto es un barrio residencial en el corazón de Madrid, con edificios no sólo de oficinas y que conserva aún, en parte, un buen número de población original. El número de locales de ocio está aún dentro de lo aceptable. Hay que conseguir que no se nos vaya de las manos.

-¿Y respecto al tráfico y a la limpieza?

Queremos que, como en otros barrios céntricos de Madrid, éste sea considerado área de prioridad residencial y que se limite la circulación de vehículos por nuestras calles. El concejal Pedro Calvo se comprometió a estudiarlo en la próxima legislatura y nos aseguró que iría en el programa político de su partido de cara a las elecciones. Veremos a ver. Simplemente cambiando un par de calles de sentido ya lograríamos que dejaran de entrar al barrio muchos coches de gente que viene de fuera. Por ejemplo, haciendo que no se pudiera bajar desde Bilbao por Fuencarral, o que la calle Colón fuera de salida hacia Fuencarral. Con sólo eso ya ganaríamos mucho. En cuanto a la limpieza, hay mucho más por hacer que borrar graffitis una vez cada equis tiempo aquí y allá. Hablamos de mejorar el reciclaje, la limpieza de las calles con agua…

-Otro de los temas en los que está trabajando  duramente la asociación es en el entorno de la polémica plaza de la Luna. Participan en la Mesa de Rehabilitación del Área Pez-Luna junto a técnicos de la Empresa Municipal de la Vivienda, la Junta de Centro, el Área de Urbanismo y la FRAVM.

En la plaza de la Luna, como en el resto de plazas de Madrid, vemos cómo constantemente se produce una privatización escandalosa del espacio público que, además, sólo beneficia a la empresa que tiene la concesión para organizar todas esas ferias que se montan  a lo largo del año. Todas las plazas siguen un mismo modelo de liquidar cualquier elemento verde y de mobiliario urbano con la excusa de la seguridad. Nosotros queremos que sean lugares habitables, lugares de encuentro, ¿quién se sienta hoy en un espacio tan inhóspito como Luna? Estamos hablando con los técnicos del Ayuntamiento para mejorar cosas. Con ellos hay buen entendimiento, pero luego está la voluntad política y al alcalde no le gusta la participación ciudadana.

De todas formas, está sobre la mesa la ampliación de la zona infantil de la plaza, minúscula y que está colocada junto a la salida de humos del parking subterráneo. Sorprendentemente hay muchos niños jugando en Luna por las tardes y necesitan espacio. También hemos pedido que se coloque una pérgola para proporcionar algo de sombra.

-ACIBU lleva más de seis años trabajando para el barrio. Muchas veces se enfrentan una y otra vez a los mismos problemas, que continúan sin resolverse. ¿No están en ocasiones algo cansados?

Nos alimentamos de muchos pequeños y grandes logros que se van consiguiendo, pero sí hay muchas veces que nos sentimos cansados. Lo que necesitamos es reinventarnos. Buscar más conexiones con los colectivos que hay en el barrio y conseguir que más gente participe para ser más eficaces a la hora de hacer cosas. Lo malo es que eso requiere mucho tiempo y ninguno lo tenemos. Necesitaríamos buscar financiación para conseguir esa mayor dedicación, aunque sea de una persona a media jornada. La subvención que nos da el Ayuntamiento es ridícula.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39