primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Adiós a la Sala Nasti

nasti

“Nos queda mes y medio antes de MORIR”. Con este lapidario mensaje, al que precedía una explicación más amplia, la Sala Nasti anunciaba este martes su final con fecha de caducidad: finales del mes de julio. Será entonces cuando la sala,uno de los emblemas de la noche de Malasaña, diga adiós para siempre.

La noticia saltaba con una publicación de los responsables del lugar en Facebook:

Se ha especulado mucho sobre el tema pero la verdad es que esto se acaba amigos, cerramos el próximo 27 de julio, trece años dándolo todo. Cambios de aforo, ley antitabaco, dos policías, subida de impuestos… Jugar a vivir en Madrid cada vez es más difícil, las pantallas que tenemos que pasar para seguir adelante cada vez son más complicadas – hay muchos malos- y al final nos hemos quedado sin vidas. Y no tenemos monedas para más partidas. Nos lo hemos pasado muy bien y lo que hemos hecho ha sido con la mejor intención pero ya toca pasar a otra cosa. Los tiempos cambian y nosotros también.

Mil millones de gracias a todos, de corazón. Hasta siempre.

El final se venía venir: a finales del mes de mayo Somos Malasaña descubría un anuncio en el que se ofertaba el traspaso de la sala por 5.500 euros mensuales (con la imagen que ilustra este artículo). Un indicio de lo que luego sucedería.

El futuro del Nasti aún es un misterio. Lo van a llevar “un grupo de chicas que tienen locales en Chueca. No tengo ni idea de qué estilo van a llevar”, explica Chema García, uno de sus gerentes, en declaraciones a El País. “Nosotros seguiremos haciendo cosas relacionadas con la música pero no con la gestión de locales”, añade Carla García. La razón del fin: la crisis y la reducción del aforo máximo de 200 personas a 110.

Los Planetas en la Maravillas | Foto: gelatinepez.com

La Sala Nasti nació hace 20 años con el nombre de Sala Maravillas y por ella pasaron algunos de los mejores grupos de la escena indie nacional. El primero de todos ellos fue el de una jovencísima formación de Granada llamada Los Planetas, que tuvo lugar el 17 de abril de 1993. En la celebración de su tercer aniversario, sus dueños ya veían negro el tema financiero: “Nuestra clientela es de unos 18 a 25 años, universitarios con poco dinero. Se consume muy poco”, decían entonces. Y el redactor que firma estas líneas, habitual del lugar en aquella época y que cuadraba perfectamente con la descripción, lo confirma.

Todos los periodistas, grupos, disqueros y promotores de conciertos de la primera explosión indie se juntaban en el Maravillas. Australian Blonde, Sexy Sadie, El Inquilino Comunista, Señor Chinarro… y los muchos grupos del momento solían beber y tocar allí. La Sala Maravillas fue al ‘indie’ lo que el Rockola a La Movida y tiene incluso que ver con el Festival de Benicàssim (FIB), ya que sus dueños, Miguel y José Morán -junto con otros socios-, fueron los que luego montaron el que hoy es el macrofestival de música más conocido de España, que luego acabaron vendiendo.

El movimiento Free Nasti

Hace cinco años, el celo municipal por las licencias puso en peligro su continuidad. En esa época cerraba a las tres de la madrugada en lugar de las seis habituales. Entonces, otro comunicado de sus responsables denunciaba la situación.

Dos policías a la puerta de nuestra casa (como bien dicen nuestros queridos Punsetes) nos impiden semana tras semana estar con “ustedes vosotros” toda la noche de juerga. ¿Por qué ahora? Nadie lo sabe. (sigue leyendo)

free-nastiEntonces se popularizaron unas pegatinas que llevaron muchos habituales de las noches de Malasaña, con el lema Free Nasti, que se convirtió en un grito extensivo de defensa para todos los bares de copas de la ciudad. También circuló por la red un manifiesto que, años después, da buena muestra de cómo ha cambiado la zona, con referencias a comercios que acabaron cerrando por unas u otras razones. El último -antes del propio Nasti- fue El Bocho la pasada semana:

MANIFIESTO MALASAÑA

Por una Malasaña sin élites, somos más de barrio
Por una Malasaña sin Zara, somos más de Modas Paco
Por una Malasaña sin Bershka, somos más de El templo de Susu
Por una Malasaña sin capuccino, somos más del Pepe Botella
Por una Malasaña sin frapuccino, somos más del Tupperware y del Palentino
Por una Malasaña sin FNAC, somos más de Up Beat
Por una Malasaña sin El Corte Inglés, somos más de CD Drome
Por una Malasaña sin VIPS, somos más de Popland
Por una Malasaña sin Fresc Co, somos más del Algamuru y de la pizzería de las argentinas
Por una Malasaña sin Crisol, somos más de Fuentetaja
Por una Malasaña sin Triball, somos más de El Patio Maravillas
Por una Malasaña sin peras caramelizadas con reducción de mierda, somos más del Cabreira y del Bocho

Por una Malasaña malasañera

Por nuestro barrio

FREE NASTI
FREE MALASAÑA

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39