primer periódico hiperlocal español | año VIII | 11 de diciembre de 2017
Seleccionar página

Aquí no hay quien pase

Hace más de un año que los bolardos situados en las aceras de la calle Farmacia no permiten el paso por ellas debido a lo torcidos que se encuentran.

Acera de la calle Farmacia

La calle de la Farmacia es un lugar intransitable para los peatones y no sólo por lo molesto que puedan resultar los larguísimos trabajos de construcción que se están llevando a cabo en el solar de las Escuelas Pías de San Antón, al fin y al cabo, inevitables; sino por el estado en el que se encuentran los bolardos situados en la acera más estrecha de esta vía.

Torcidos y medio arrancados, estos bolardos dificultan muchísimo el paso de los viandantes por donde deben circular y hacen imposible avanzar por la acera a carritos de bebés, personas con dificultades de movilidad o simplemente a cualquiera que, por ejemplo, trate de andar con unas bolsas de la compra en la mano.

Lo más grave de esta situación es que no es temporal, sino que hace más de un año que se encuentran torcidos, yendo la cosa siempre a peor.

Si hace unos meses hablábamos de que la falta de bolardos en las aceras de la calle paralela de Hernán Cortés provocaba situaciones de peligro por la invasion que de la acera hacían los coches al circular, Farmacia tampoco es una buena alternativa para ir desde Fuencarral a Hortaleza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

Aquí no hay quien pase

0:00