primer periódico hiperlocal español | año VIII | 20 de septiembre de 2017
Seleccionar página

Así se movilizó un vecindario para salvar a Martina, la otra ‘víctima’ de un asesinato

Decenas de personas organizaron la adopción y recogida de fondos para una operación urgente, como último homenaje a su vecina Jesusa, víctima de un robo con fatal desenlace

Martina, con un peluche en su nuevo hogar

Martina, con un peluche en su nuevo hogar

“La grandeza de un pueblo se mide por cómo trata a sus animales”, reza una conocida frase atribuida a Gandhi y que se podría aplicar perfectamente -por lo de la grandeza- a los vecinos del entorno de Conde Duque. Hace un mes, muchos de ellos se sintieron sobresaltados y apenados al conocer el asesinato de Jesusa Victoria, una residente de la calle Acuerdo, víctima de un supuesto robo con fatal desenlace.

La tragedia por la muerte de Susi -como era conocida por sus vecinos- se extendió a la que era su mascota, Martina. Una perra de 9 años que permaneció fiel junto al cadáver de su dueña, ladrando, hasta que un vecino con llaves entró a su domicilio para ver qué sucedía. Los servicios de emergencia que acudieron al suceso se llevaron entonces a Martina a un centro de animales, puesto que la fallecida no tenía familia que pudiera encargarse de ella.

Es en ese momento cuando los vecinos de Susi, como último gesto de cariño hacia ella, se movilizan para intentar encontrar un nuevo hogar a Martina. Dos de ellas, Noemí y Ana, se ponen en contacto con este periódico para hacer llegar el mensaje de que Martina necesita un nuevo hogar, a ser posible cerca del barrio en el que vivía. Ellas mismas la sacan de una perrera en La Fortuna (Leganés) y la acogen temporalmente mientras buscan su residencia definitiva. El resultado es una movilización notable, muchos mensajes de cariño y varios ofrecimientos de adopción.

Martina, la perrita de Conde Duque

Martina, la perrita de Conde Duque

Paralelamente, una pareja del barrio, Alison y José, se enteran del fallecimiento de Jesusa: “Fuimos vecinos durante unos años y ella siempre fue muy amable y afectuosa con nosotros”, indican a Somos Malasaña. “Enseguida pensamos en Martina: buscamos en los centros de recogida de animales pero no dimos con ella, y unos días después nos la encontramos en la calle, paseando de la mano de Noemí”.

Fue entonces cuando descubrieron la movilización vecinal para ayudar a Martina, un animal que además necesitaba de atención médica urgente, con los gastos que ello acarreaba. “Descubrimos la enorme cantidad de gente del barrio que las conocía y quería: habían creado un grupo de Whatsapp de unas 30 personas para ayudar a la perrita con las operaciones y cuidarla hasta que encontrara un nuevo hogar”.

Mudanza con éxito

Alison y José no dudaron y se ofrecieron a adoptarla. Varios días después, nos cuentan que la convivencia no puede ser mejor: “Ya llevamos dos semanas con ella, es todo amor y parece que se está acostumbrando muy bien a su nueva casa. Sabemos que el hecho de que estamos en el mismo barrio ayuda mucho, porque todos los días se encuentra con sus amigos en la plaza de las Comendadoras y no hay calle en la que alguien no se pare a acariciarla o la reconozca. Todo el mundo muestra quererla mucho y ella parece cada vez más animada y juguetona”, cuentan.

Alison y José, con Martina

Alison y José, con Martina

La perrita más querida de Conde Duque se tendrá que enfrentar ahora a varias operaciones quirúrgicas que, pese a los miedos iniciales, no revisten especial gravedad. Tendrán que extirparle una serie de tumores en la cadena mamaria derecha y otro pequeño tumor en un ojo, además de esterilizarla en la clínica Arco Iris, de la calle Colón. “Todas estas operaciones se le van a poder hacer a principios de enero gracias a las donaciones que este maravilloso grupo de gente consiguió en menos de dos semanas”, narra Alison, que quiere a través de estas líneas “reconocer y agradecer el esfuerzo y ayuda de toda la gente que se ha volcado con Martina. Es un grupo increíble de gente del barrio, amantes de los animales y amigos o conocidos de Susi, con quienes solía coincidir paseando por el barrio”.

Aunque Martina tiene nuevo hogar y su salud mejorará en breve, el grupo de vecinos sigue movilizado para rendir un homenaje póstumo a Susi, organizando una misa por ella en enero en una iglesia donde se permita la estancia de perros, para que también pueda asistir Martina. También siguen pendientes de las investigaciones de la Policía Nacional sobre el asesinato, y ruegan a todo aquel que pueda tener alguna información sobre el caso que la comuniquen lo antes posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

Así se movilizó un vecindario para salvar a Martina, la otra ‘víctima’ de un asesinato

8:10