primer periódico hiperlocal en España | año VII | 3 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Comerciante, ¡mueve tu calle!

Dice el refrán que quien se mueve no sale en la foto. Sin embargo, hay ocasiones que ocurre todo lo contrario y para salir en la foto, para captar la atención del foco, hay que menearse. Aplicado al comercio esto viene a traducirse en lo siguiente: o pagas un desorbitado alquiler para situar tu negocio en una transitadísima calle o haces que la calle, la zona en la que tienes tu tienda -por la que tampoco es que se pague poco, esas cosas no existen en Malasaña-, atraiga de alguna manera al público que normalmente sólo circula por las vías que le quedan más a mano.

Con ese objetivo, el de dinamizar comercialmente un área, los establecimientos de la calle Loreto y Chicote (Gük, Carlos Díez, Pepa Loves, Deffort, T. Agrado) han unido fuerzas y han lanzado una iniciativa que han bautizado como ‘Los Sábados de Loreto y Chicote’. ¿Que qué ofrecen como reclamo? Básicamente, un amplio horario de apertura y descuentos sobre descuentos en tiendas de ropa y algún que otro premio para quien compre algo y que lo mismo se traduce en el regalo de un broche como en una caña. Además, tratarán de programar siempre alguna actividad cultural como la que ofertan esta semana: ver trabajar en directo al ilustrador y graffitero Javi Ezquerra, quien desde las 14 horas transformará el cierre metálico de una frutería (situada en el número 3 de la vía) en una ‘obra de arte’ -Arte en acción by Javi Ezquerra-. Como el ayuntamiento ya no permite organizar conciertos en directo en la calle -cosa que habían hecho años atrás las tiendas de la zona-, hay que buscar alternativas.

De fracasos y éxitos

Las uniones de conveniencia entre comercios vecinos no es algo nuevo pero, de lograr superar los habituales desencuentros que por desgracia suceden con excesiva frecuencia -el roce no hace el cariño en este caso-, pueden obtener el premio buscado: público.

En Somos Malasaña hemos sido testigos de intentos fallidos, como los protagonizados por varios negocios de la calle Barco -que acabó como el rosario de la aurora y que muy puntualmente intenta resucitar- y de la calle Apodaca, pero también hemos informado de exitosas uniones como las protagonizadas en torno al Dosde Market y en torno al proyecto Palma Central donde, con no poca lucha, un grupo de gestores culturales de la calle Palma han logrado crear cierta expectación en un público fiel conocedor de que los últimos jueves de cada mes esta vía les tendrá preparadas exposiciones, performances, conciertos gratuitos y actuaciones teatrales -esperemos que regresen pronto de su descanso estival, ¿porque volverán, no?-. También estamos a la espera del momentáneo quiero y no puedo de los comerciantes de la calle Manuela Malasaña y alrededores, quienes intentan estos días, una vez más, crear una asociación para dinamizar ese área.

En cualquier caso, más allá de que estas uniones comerciales devengan finalmente en pareja de hecho o bien se queden en cana al aire, todo aquel que se arriesgue ‘a buscar el amor’ -permitidnos la licencia poética- merece nuestro aplauso, máxime en esta época de economía de guerra en la que impera el miedo y manda el sálvese quien pueda.

Publicado por

Kirtan Pizza: yoga, meditación, música, mantras y… pizza (todo junto y gratis)

0:00