primer periódico hiperlocal español | año VIII | 11 de diciembre de 2017
Seleccionar página

Crítica: arrinconada pero imprescindible, la exposición de Javier Sáez Castán en el Museo ABC

Hay un espacio expositivo en la planta baja del Museo ABC de Ilustración que es un tanto desagradecido: está al fondo, pasados los ascensores, y se mezcla con la librería que una editorial tienen allí. Sin embargo, en no pocas ocasiones, este rincón poco visibilizado del Museo nos ha traído sorpresas en forma de pequeñas delicias.

Anoten el nombre del ilustrador que habita allí ahora, medio tapado por souvenirs y libros: Javier Sáez Castán. Para los informados no será ningún descubrimiento, se trata de un artista consagrado que en 2016 fue galardonado con el Premio Nacional de Ilustración. Con todo, se trata de un autor que, quizá por haber vivido casi siempre en Alicante, lejos de los avariciosos escaparates que son Madrid y Barcelona, necesita ser más conocido aún por el público no especializado.

Sus propuestas sorben de la ilustración de época, el surrealismo, el cartelismo y el cómic underground (o eso me parece a mí). El Museo ABC nos brinda ahora la oportunidad de ver los dibujos originales, -en grande-, de las ilustraciones de sus libros, que gracias a ubicación de la muestra podemos también hojear y comprar allí mismo.

La exposición se llama Prodigios y curiosidades y abunda, efectivamente, en el rico universo simbólico del autor, donde convergen lo circense y lo psicológico, con colores prodigiosos y un claro protagonismo de la expresividad de rostro humano.

Resulta divertidísimo jugar con un artefacto que Sáez Castán ideó hace tiempo: el Animalario universal del profesor Revillod, uno de los objetos impresos más increíbles que quien esto escribe haya palpado jamás. Se trata de cuaderno de notas, que podría pertenecer a un naturalista decimonónico, donde aparecen multitud de animales conocidos…y desconocidos, que el lector puede componer por cientos, combinando cada uno de los tres tercios en los que el autor descompone previamente sus figuras. Pues bien, la exposición reproduce el juego con los mismo dibujos pero en tamaño gigante. Un interactivo que ríete de las pantallas táctiles.

La exposición se ve en un santiamén, aunque la profundidad de campo y los detalles de muchas de las ilustraciones permitirían entrar y pasar un buen rato en cada una de ellas. Pueden aprovechar, en todo caso, para ver el resto de exposiciones, más grandes (hablamos de superficie) que esta pequeña maravilla de Javier Sáez Castán.

Javier Sáez Castán (Huesca, 1964) pasó gran parte de su niñez dibujando y escribiendo libros. Estudió Bellas Artes- con especialidad en dibujo- en la Universidad Politécnica de Valencia y tras finalizar sus estudios se estableció en Alicante. Allí trabajó como ilustrador para la Universidad o el Ayuntamiento – entre otras instituciones- así como para diversas empresas de publicidad.

Sáez Castán ha obtenido numerosos premios por sus obras, el último, el Premio Nacional de Ilustración 2016, un galardón que concede anualmente el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Entre otros premios destacan el de Mejor Libro Ilustrado en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de México (2004) y Mejor Libro del Año del Banco del Libro de Venezuela (2005) por su obra Animalario universal del profesor Revillod o el Premio al Arte Editorial de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana en la categoría juvenil por Objetos ¿conocidos? (2007).

Dónde: calle Amaniel, 29-31

Cuándo: del 15 de diciembre al 19 de marzo (cerrado los lunes)

Cuánto: entrada libre

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

Crítica: arrinconada pero imprescindible, la exposición de Javier Sáez Castán en el Museo ABC

15:39