primer periódico hiperlocal en España | año VII | 6 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Croquetas con Cowboy de Medianoche

El otro día, tras una jornada laboral de esas espeluzzzznantes, a las 22.30 nos fuimos, M. y yo, a La Gastrocroquetería de Chema, agotados y con hambre. El local tiene la estética que caracteriza, últimamente, a muchos de los establecimientos del barrio: vigas vistas, sifones, madera, hierro, lámparas con cables a la vista y esas cositas. Está mono, pero sigue mucho la normativa estética que impera, actualmente, en el barrio. Por suerte introduce algunos toques árabes (véase las lámparas al final de los cables vistos y alguna cosita más de la decoración) que rompen un poco el sistema decorativo imperante.

La vajilla y los cubiertos son originales, diferentes, coloridos, me gustan mucho; sólo echo de menos que las servilletas sean de tela. El personal es amable en el trato y explica los platos perfectamente.

Díptico local detalle_Malasaña a mordiscos_La Gastrocroquetería de Chema

Para beber, pedimos un albariño, El Jardín de Lucía (17,85 €), de 2012 (creo), lo desconocíamos pero nos hizo gracia el nombre, el cual puede dar lugar a las interpretaciones subjetivas que a cada uno le vengan en gana (yo no pude hacer otra cosa que relacionarlo con mi propio ser y mi tendencia a meterme en “jardines”). Es un vino sabroso, salino y denso, con más cuerpo que muchos albariños conocidos; resulta bien maridándolo con el mundo croquetil. Solicitamos jarra de agua y nos la dan, ¡bien!, nada de residuos de más.

Nos ponen de aperitivo un salmorejo con croûtons (es decir, daditos de pan tostado), alga nori, espárragos de mar y mojama. Presentación bonita, mezcla de colores muy lograda. Sabor y textura del salmorejo riquísimos y la mojama le da un toque salado y aromático excelente; el alga nori y los espárragos de mar, por su parte, dan color.

Las croquetas, el plato fuerte del lugar, vienen a pares, excepto las que constituyen un plato principal. Nosotros pedimos un dúo de croquetas “como las de mi mamá” (tal como pone en la carta) de jamón (3,00 €) y, realmente, se parecían mucho a las de mi mamá y a las mías propias (en este momento me estoy aplaudiendo a mí misma, aunque no lo veáis, soy todo un espectáculo; no os creáis, no es tan fácil aplaudir y escribir al mismo tiempo): cremosas, bien fritas (pan rallado muy finito) y gusto a jamón muy delicado, ¡excelentes! Tenían la forma tradicional en España, es decir, eran ovaladas. Y ahí nos encontramos a Humbert I y II, que no sé si quieren hacerse los duros o es que, realmente, tiene la mente un poquito perjudicada ya que se ponen a interpretar, a dúo (como las croquetas), esta bonita escena (spoiler) de Twin Peaks con Leland Palmer convertido en su álter ego Bob. Me fascina que Humbert I pueda sonreír como lo hace diciendo luego las cosas que dice, realmente debe tener un problema de doble personalidad, también me llama la atención que Humbert II pueda hablar durmiendo, pero cosas más raras se han visto… así que no le damos importancia a estos dos y a su mensaje macarra. M. y yo seguimos disfrutando de nuestras croquetas como si nada.

Díptico Salmorejo alga nori croutons espárragos de mar y croquetas de jamón con Humberts

Luego toca el turno del dúo de croquetas tex mex de pollo, guacamole y jalapeños (3,80 €). Redonditas, llevan un empanado más tosco y, por ello, más firme y crujiente, en conjunto resultan sabrosas, aunque yo, que soy muy aficionada a los sabores hot, hecho de menos más jalapeño. Es una mezcolanza simpática, muy original.

Tex mex de pollo guacamole y jalapeños_Malasaña a mordiscos_ La Gastrocroquetería de Chema
Nos traen una cesta de pan…. Y la fondue de queso al curry con croquetitas de pollo (8,85 €), uhmmmm, nunca en mi vida había comido un plato tan conocido como el “pollo al curry” de una forma tan original. Seis deliciosas y crujientes croquetitas de pollo (presentadas en una huevera de cerámica) que se mojan en una fondue de curry con queso (evidentemente insípido, ya que sirve sólo para hacer cremosa la fondue): ¡un conjunto riquísimo y originalísimo! Nos acabamos todo el pan “limpiando” la fondue. Verdaderamente muy recomendable.

Luego elegimos una cazuelita de huevo, croûtons, patata trufada y cordero (7,25 €). Resulta una amalgama cremosa de patata con aroma a trufa y tenue gusto a cordero y croûtons para darle un contraste en cuanto a textura. Encima lleva un huevo, cocinado a baja temperatura, que al mezclarlo hacía un plato de lo más curioso, en el que no sabías dónde empezaba un sabor y acababa otro.

Díptico fondue de queso al curry con croquetas de pollo y cazuelita_Malasaña a mordiscos_La Gastrocroquetería

Y, finalmente, elegimos unas croquetas líquidas de queso sobre confitura de tomate y aceitunas negras (3,00 €). Unas croquetitas cuadradas, muy guapas, de corteza consistente para que su interior no se derrame ya que realmente ¡son líquidas! Saben a queso fuertecito y el contraste con la confitura de tomate les va muy bien, las aceitunas se notan menos. Muy buenas.

Croquetas líquidas de queso sobre confitura de tomate y aceitunas negras_Malasaña a mordiscos_La Gastrocroquetería

Para finalizar, un homenaje con Chocolatissimo (5,00 €): crema de chocolate, bolitas de cacahuete recubiertas de chocolate con leche (tipo Conguitos), pastillas de chocolate blanco, helado de chocolate negro, barritas de chocolate rizado, galleta triturada, bolitas de cereales con chocolate… ¡¿Qué puede decir de todo esto una auténtica adicta al chocolate como yo?! Bueno, pues que sabe a chocolate, como debe ser, y que todas esas texturas y diversos tipos de chocolate hacen que resulte un postre, a pesar de ser profundamente chocolatero, muy equilibrado. Excelente. 

Chocolatissimo_Malasaña a mordiscos_La Gastrocroquetería de Chema

Recomiendo totalmente este local para tomar croquetas realmente diferentes, sabrosas y atrevidas, además de otros platos interesantes, siempre con un toque muy original. Es un lugar agradable, para ir en plan tranquilo, y con una buena relación calidad-precio.

Al salir del establecimiento, un poquito ebrios, tuvimos una aparición. Véase las fotos… 

Díptico Easy Rider_Cowboy de Medianoche_Malasaña a mordiscos

Yo, fascinada por los colores y la estética, me imaginé un Easy Rider luminoso y, a pesar de que no soy muy dada a hacer fotos a la gente, me puse a hacerle fotos con él posando encantado (lo cual me extrañó). Cuando he visto las fotos, he observado que pedía dinero por las mismas, en realidad era más bien un Midnight Cowboy, y yo me fui tan contenta sin darle nada después del excelente posado: le debo una.

P.S. No me gustó mucho que se incluyera el precio del servicio/pan/aperitivo: 3,50 € (a 1,75 €/persona). Es una costumbre extendida en otros países, pero aquí no tanto. A mí, realmente, me parece que, por principio, si uno no pide el aperitivo y el pan no deberían cobrarse. Creo que es mejor subir unos céntimos todos los platos y no aplicar este “impuesto” que a ciertas personas les puede molestar.

  • La Gastrocroquetería de Chema, Calle Barco 7, Tel. 91 364 22 63. Horario: de martes a sábado, de 14.00 a 16.00 y de 21.00 a 23.30, domingo de 14.00 a 16.00. Web: http://www.gastrocroqueteria.com/

 

 

Publicado por

Croquetas con Cowboy de Medianoche

8:39