primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

De cóctel en cóctel…

Del 16 al 26 de octubre se ha desarrollado Coctelsaña y yo, necesariamente, tenía que asistir a la cita. ¡Me gustan mucho los cócteles y vivo en Malasaña desde hace unos cuantos años!

¿Tal vez que a una le gusten los cócteles pueda considerarse superficial? ¿Y por qué digo esto? El otro día, en este periódico, el Somos Malasaña, se publicó un artículo (aquí lo tenéis) en el que se hablaba de que a Sara Carbonero le gusta pasear por Malasaña porque todo el mundo va “a su bola” por el barrio, nadie mira a nadie; ella había escrito en su blog una entrada en la que detallaba los sitios donde había estado. En el Facebook del Somos Malasaña había alguna persona indignada por tratar un tema tan superficial. ¿Si hubiera sido Saramago, bueno él ya no, que está muerto, y entonces resultaría ser una aparición y podríamos llegar de nuevo a la superficialidad, mejor cualquier otro escritor de renombre, entonces la noticia de su paseo por el barrio hubiera sido cultural? ¿Qué hace que todo artículo en el que aparece Sara Carbonero conlleve necesariamente que determinadas personas lo califiquen de superficial y a ella de cualquier cosa no bonita? No sé, no entiendo nada. Pienso que esta señora, además de ser requeteguapísima, trabaja perfectamente, no se mete con nadie e incluso se solidariza con sus compañeras cuando sufren linchamientos con respecto a un cambio estético repudiado actualmente por la sociedad (aumento de peso de Tania Llasera). ¿Qué nos ha hecho para considerarla superficial? ¿Qué sabemos de ella para pensar eso? ¿Es un mero hecho estético, guapa = superficial? ¿Qué nos hace pensar que un escritor importante de, por ejemplo, 70 años no es un maldito viejo verde que lo único que quiere es follar (sí) con jóvenes a costa de su fama? A eso me refería cuando hablaba de prejuicios en mi entrada anterior. No me gusta nada que se prejuzgue y se condene a la gente con tanta superficialidad (sí, para los que la critican). Pues eso, ¿soy superficial porque me encantan los cócteles? ¡Qué aburrimiento!

Bueno, vuelvo al redil, la iniciativa, Coctelsaña, proponía 25 locales seleccionados, donde se ofrecían 2 cócteles, uno con alcohol y otro sin… E., M. y yo nos preguntamos a la par que nos dábamos a la bebida, “¿El cóctel, por definición, no debe llevar alcohol?” Y sí, por definición sí lleva, según la RAE. Pero se ha adaptado el concepto al uso común y ahora se denominan cócteles, también, bebidas que no llevan alcohol. He de decir que, de cualquier forma, la mayoría de las bebidas sin alcohol que he probado en esta ruta tenían las características propias de un cóctel en cuanto a mezcla de sabores, aromas y texturas para crear un todo uniforme lleno de matices.

Bueno, pues Coctelsaña propone varias rutas de acuerdo con la bebida que fundamenta cada cóctel:

Ruta Vodka Sobieski, vodka polaco que a mí me gustaría que se llamara sovietski o sovietsky, pero es su nombre comercial y no puedo hacer nada en contra;

Ruta Marie Brizard, que nos propone anisete, licores y siropes de varios sabores;

Ruta Gin Old Lady’s, ginebra seca londinense Premium;

Ruta Branca, con Fernet Branca y Brancamenta, licor (de entre 39 º y 45 º), que desconocía totalmente (¡ojo, dato importante!), compuesto por varios tipos de hierbas fermentadas en alcohol de uva, similar al amaro italiano (licor de hierbas digestivo). Parece que sus orígenes provienen del Bel Paese pero donde ha tenido más éxito es en Argentina, por la emigración de Italia a Argentina que se produjo entre los siglos XIX y XX. El Brancamenta se caracteriza por utilizar la menta como hierba principal para la fermentación.

Ruta Carpano Punt e Mes, vermú rojo italiano que, como su propio nombre indica (en dialecto piamontés), es un punto (punt) dulce y medio (mes) amargo.

Bueno, pues yo, de acuerdo con las rutas ofrecidas, la localización de los bares y los gustos en cuanto a denominaciones de establecimientos de E., me hice mi propio itinerario coctelero de una noche (por falta de tiempo, hubiera preferido hacerlo por partes…) y aquí os lo presento.

¡Y todo ello por el módico precio de 4,5 €/cóctel!

1) Facunda Te Amo (Ruta Gin Old Lady’s)

El local es simple, simpático, alegre y con una puerta que hace pensar que, tal vez, en un pasado, puede haber sido un club de alterne o similaris con su cortinilla puesta.  De música os dejo a Franz Ferdinand, una de cuyas piezas escuchamos en la TV del local.

M. elige un Gin Love, con Ginebra Old Lady’s, Cherry Brandy Marie Brizard (es decir, coñac de cereza y guinda de la marca), sirope de granadina Marie Brizard y tónica. No excesivamente alcohólico, perfectamente equilibrado en cuanto a matices dulces y amargos, ¡sabrosón!

Gin Love_Facunda Te Amo

E. y yo nos decantamos por la opción sin alcohol, visto que la noche se presenta larga, L’Amoursansamour, compuesto por siropes de fruta de la pasión y granadina de Marie Brizard y tónica. Refrescante, ligero y aromático. Perfecto como aperitivo.

L'Amoursansamour_Facunda Te Amo

La presentación de ambos cócteles es muy alegre, como podéis ver, todo colores intensos, cálidos y corazoncitos. Ambos decorados con una rodaja de naranja.

Con los cócteles elegimos una tosta de aguacate con salmón y alioli (5,50 €), mezcla de sabores lograda, cumple su función de acompañante y otra tosta con pollo al curry (4,50 €), poco picante pero correcta.

2) La Fábula (Ruta Vodka Sobieski)

El establecimiento tiene una decoración variada, mesas bajas estilo marroquí en una zona, barra clásica, creo, con grifos de cerveza tipo cerámica de Sargadelos, zona más moderna con enorme pantalla de TV (por suerte apagada), estructura extraña de vigas vistas creando aberturas de paso con forma similar a una construcción inca o algo así (no sé si originales de la casa o puestas ex profeso), cartel con calavera, otro art déco y música años 80-90… Os dejo aquí un tema muy superficial (juis, juis), que sonó mientras nosotros estábamos allí y casi nos ponemos los tres a bailar, ¡sin habernos alcoholizado todavía! “Nadie como tú me sabe hacer el café”, ahí están las cosas importantes de la vida…

El local ofrece pinchos, pero decidimos no tomar nada, ya veníamos algo ahítos del anterior. Nos ponen una tapa de pisto, un poco picantito y logrado, es un detalle.

E. y yo nos decantamos de nuevo por una bebida sin alcohol, el Sueño Exótico, una mezcla de sirope de coco Marie Brizard, siropes de mandarina, plátano y curasao (corteza de naranjas amargas maceradas en alcohol), zumo de naranja y piña. Resulta un cóctel excelente por sus matices, cada uno de sus ingredientes se nota, aporta algo al cóctel sin prevalecer sobre los demás, el coco lo suaviza matizándolo y la piña contrasta con su punto ácido y dulce. Todo muy tropical. Finalmente, va decorado con una rodaja de piña que está en su punto de maduración.

Sueño exótico_La Fábula

M., por su parte, sigue alcoholizándose y elige el Cheese cocktail, compuesto por vodka Sobieski, sirope de lima de Marie Brizard, tarrina de queso, leche, lima y frutas del bosque. Y aunque la combinación, así a primera vista, pueda parecer un poco extraña, es tremendamente original y compleja. Es suave, su toque alcohólico está perfectamente equilibrado con el queso que crea una textura semidensa y aporta un sabor algo ácido (en el que colaboran también la lima y los frutos del bosque, cada uno de ellos con su propio aroma). Delicioso.

Cheese cocktail_La Fábula

Se nota que es un lugar donde manejan el “mundo cóctel”. La presentación de ambos cócteles está muy bien, el de E. y el mío con vaso largo y el de M. con una bonita decoración que recordaba, por el colorido, un cuadro de Kandinsky y, por el trazo, uno de Pollock. Para mi gusto los mejores cócteles probados en esta ruta de una noche de otoño.

  • La Fábula, Calle Ruiz 20, tel. 910 07 12 31. Horario: de martes a jueves de 19.00 a 02.00, viernes de 12.30 a 02.30, sábados de 12.30 a 16.00 y de 19.00 a 2.30 y domingos de 12.30 a 16.00 y de 19.00 a 01.00. Facebook: https://www.facebook.com/lafabulamadrid

3) Vacaciones (Ruta Marie Brizard)

Para allá vamos. El local del Vacaciones es totalmente evocador de ese periodo de descanso, en concreto, de un lugar del sur, tonos azules claros y blancos, fotos de surf, de Grecia, el suelo hidráulico precioso, mesitas bajas mediterráneas…

E. y yo habíamos hablado del cóctel con alcohol de este lugar, le había comentado que yo, de pequeña, tomaba, en un terribilis vaso de tubo, vodka con curasao azul y que, en Gijón, creo recordar, se llamaba Pitufo (aunque en Internet he encontrado denominaciones bastante menos inocentes) y a mí me gustaba lo suyo.  Para acompañar nuestra estancia en este local, os dejo aquí una cancioncita, de esas épocas para nostálgicos, vinculada a su nombre.

Bueno, E. y yo escogemos el cóctel con alcohol, el Blue Point, principalmente, por su color, precioso y por lo que habíamos hablado previamente. Sus ingredientes: anisete y licor de curasao azul Marie Brizard, vodka Sobieski y zumo de limón. No, no es especialmente rico a pesar de su color. El anisete lo domina todo, no sabe a limón, ni a vodka, ni a curasao, ¡es todo anisete!

M. elige el cóctel sin alcohol cuya denominación deja bien claro que no pretende parecerse a un cóctel: Batido de mora al bosque. Está compuesto por sirope de mora de Marie Brizard, fresas naturales, leche y azúcar. Es un batido hecho y derecho, rico, pero un batido, denso y sabroso, como un buen batido. No se parece en absoluto a un cóctel.

Díptico cócteles vacaciones

Para comer pedimos un polar marino (que es una especie de sándwich de pan sueco relleno de salmón, cebolla frita, mousse de salmón, escamas de parmesano y mostaza verde) y otro polar vacaciones (cuyos ingredientes son pollo braseado, lechuga, queso havarti fundido y salsa especial), ambos sencillos, sabores sin mayores pretensiones, cumplen su función de “algo para comer”; 6,50 €/cada uno.

  • Vacaciones, Calle Espíritu Santo 15, tel. 911 30 41 25. Horario: de lunes a miércoles de 9.00 a 01.00, jueves de 9.00 a 02.00, viernes de 09.00 a 02.30, sábados de 10.00 a 02.30 y domingos de 10.00 a 01.00. Página web: http://www.vacacionesbar.com/

4) Café de la Luz (Ruta Gin Old Lady’s)

Ya un poquito perjudicados, nos dirigimos hacia el Café de la Luz, bonito, con sofá chester y mezcolanza total de mobiliario, barra antigua, cuadros curiosos, música agradable. Os dejo aquí lo que me hubiera gustado escuchar en este lugar.

Diptico decoración Café de la Luz

Como podéis ver, los Humberts Boys estaban al teléfono, no sé con quién estaban hablando o si estaban simplemente en modo pose. Uno de ellos se quedó alucinado con el cuadro de la foto y dijo que quería adoptarlo. No sé finalmente que habrán hecho, tampoco sé si viven en casa o en otro sitio, yo no los veo normalmente, solamente cuando salimos por ahí, pero luego me hablan de cosas de casa, no entiendo nada y realmente tampoco quiero preocuparme por esta cuestión.

Aquí M. pide un Domingo de noviazgo, un domingo sin alcohol, con sirope de chocolate Marie Brizard, zumo de melocotón y fruta de la pasión. Era curioso, el chocolate casi no se notaba, pero en conjunto resultaba original.

Domingo de noviazgo_Café de la Luz

E. y yo no decantamos por unos Sueños oscuros, con Ginebra Old Lady’s, licor de casis (grosella negra) Marie Brizard, frutos del bosque y zumo de limón. Oscuro, profundo, ácido y perfectamente equilibrado. ¡Excelente!

Sueños oscuros_Café de la Luz

Me han encantado los nombres de estos cócteles, muy apropiados.

Aquí finalizó nuestra ruta de una noche.

5) La Dominga (Ruta Branca)

Unos días antes, fuimos a cenar B., A., T., V., M y yo a La Dominga y probamos los cócteles que ofrecían. A. se decantó por el Fermenta, con Fernet Brancamenta y Sprite. Resultaba fresco, gracias también a la menta, que lo invadía todo. M. y yo elegimos La Dominga sin, con sirope de granadina Marie Brizard, zumo de naranja y de manzana. Resultaba simple y un pelín aguado.

Fermenta y Dominga Sin_Malasaña a mordiscos

Sobre la cena en La Dominga os hablaré en otra ocasión.

  • La Dominga, Calle Espíritu Santo 15, tel. 915 23 38 09. Horario: de lunes a sábado de 13.00 a 17.00 y de 20.00 a 00.00, domingo de 13.00 a 17.00. Página web: http://www.ladominga.es/

Sin duda, para los que nos gustan los cócteles, Coctelsaña es una oportunidad única para conocer nuevos sitios y disfrutar, a buen precio (¡solo 4,5 €!), de combinados de calidad. ¡Espero que los organizadores repitan pronto! Me he quedado con ganas de probar alguno de la Ruta Punt e Mes y algún otro cóctel más que tenía muy buena pinta.

¿Habéis hecho alguna ruta de Coctelsaña? ¿Qué cóctel os ha gustado más?

P.S. Siento que las fotos hayan salido tan mal, ¡tenía el ISO descontrolado!

Publicado por

De cóctel en cóctel…

0:43