primer periódico hiperlocal en España | año VII | 26 de mayo de 2017

Deleuze, más de 230 años de botica

Desde que abrió sus puertas allá por 1780, la hoy conocida como Farmacia Deleuze conserva intacta su sorprendente decoración. Convertida en uno de los comercios más antiguos de Madrid, merece más de una visita.

Exterior de la farmacia, en el 39 de San Bernardo | Foto: Antonio Tudela Sancho

Si los negocios centenarios son ‘rara avis’, imaginar uno bicentenario suena como a algo imposible. Sin embargo, en el barrio existe uno, la Farmacia Deleuze de la calle de San Bernardo, que abrió sus puertas nada más y nada menos que en 1780, con el nombre de ‘Botica de San Bernardo’.

Cuenta Carlos Osorio, vecino de Malasaña y autor del más que recomendable libro ‘Tiendas de Madrid’, en el que hace un repaso a muchos de los comercios más antiguos de la capital, que Deleuze es una “farmacia prodigiosa que conserva su decoración original, sobre cuyo estilo hay tantas denominaciones como autores han opinado sobre ello. Digamos que el estilo predominante en la tienda sería el rococó y el despacho interior obedecería al estilo historicista con elementos neogóticos y árabes”.

En su blog, ‘Caminando por Madrid’, Osorio desvela algo más de la historia de este establecimiento, cuyo primer dueño conocido fue Baltasar de Riego, pintor además de farmacéutico. Cuenta que escritores como Espronceda y Ventura de la Vega se reunían en ella para hablar y que a partir de 1861, cuando la heredó Juan Chicote, éste se encargó de organizar “unas tertulias en la rebotica donde se congregaba la crema de la intelectualidad: desde médicos como Méndez Álvaro y Federico Rubio, a políticos, como Castelar, Cristino Martos o Pi y Margall”.

La familia Deleuze se hizo con la propiedad de la farmacia en 1947. En los años 80, ante la necesidad de restaurar el inmueble en cuyos bajos se encuentra, el interior de este comercio se derribó por completo. Sin embargo, sus propietarios tuvieron el gran acierto de retirar y guardar durante las obras el mobiliario y cada detalle decorativo. Una vez acabadas, cada elemento anteriormente retirado volvió a lucir en el sitio exacto que venía ocupando durante dos centurias.

Aunque Deleuze ocupe un puesto muy destacado dentro de las antiguas boticas del barrio, otras como Puerto (San Ildefonso), Cardona (Luna) y Juanse (San Vicente) son también dignas de mención.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

Deleuze, más de 230 años de botica

1:02