primer periódico hiperlocal en España | año VII | 9 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Terrazas en el espacio público

David Vaz es un vecino de Malasaña que nos ha remitido un escrito sobre lo que él considera un uso abusivo del espacio público por parte de las terrazas de muchos locales del barrio. Si tú también tienes algo que decir y quieres verlo publicado en Somos Malasaña escríbemos mediante el siguiente formulario o mándanos directamente un correo  a contacto@somosmalasana.com

“Estimados amigos, me pongo en contacto con vosotros para denunciar lo que a mi entender es una abusiva, y en la práctica privatizadora, utilización del espacio publico en beneficio de intereses comerciales que, aunque justos, no pueden actuar al margen de las normativas con total impunindad y con la connivencia de la Junta de Centro, que no les pasa ninguna tasa ni actúa contra esa saturación.

En el último mes a través de los medios de comunicación hemos conocido la intención del Ayuntamiento de Madrid, concretamente a través de la Junta del distrito Centro, de modificar la ordenanza que regula la instalación de terrazas en el referido distrito ya que, increíblemente, las que hasta el momento abarrotan literalmente la Plaza del Dos de Mayo no cuentan con la oportuna licencia para ejercer la actividad que realizan. Resumiendo, las más de cien mesas y al menos cuatrocientas sillas que ocupan el espacio público están pero no deberían estar y nadie con autoridad para ello hace nada!.

¿Y esto por qué?. Ahora se habla de modificar normativas para permitir que lo que es irregular pase a estar dentro de la norma, dando carta de naturaleza y una espléndida oportunidad de negocio a empresarios que no han tenido ningún empacho a la hora de realizar su actividad mas allá de la “pequeña” cuestión de contar o no con licencia para ello, obteniendo desde esa situación de privilegio pingües beneficios.

Y esto con ser sorprendente no es lo más irritante para los vecinos y vecinas que sufrimos cotidianamente esta desidia municipal. Junto a lo descrito no crea que la discreción ha sido la norma habitual con la que ocupan el espacio público la mayoría de los propietarios de los locales de la Plaza del Dos de Mayo. Mesas a destajo y si esto dificulta el paso de los vecinos que estos den un rodeo, y si van en pareja o con carrito, de uno en uno y deprisa no perjudiquen el negocio.

Y, por supuesto, el único “mobiliario urbano” con sentido, y consentido, en nuestra Plaza son las mesas y las sillas de los locales que, aunque no deberían estar por no tener licencia, son más útiles….. para el propietario del local. Y por favor no seas antiguo, nada de cartas postales que para eso esta el correo electrónico!!, y para ayudarte te tapamos el buzón, que quien evita la tentación… (dese una vuelta por la tarde y vea cómo el buzón de la Plaza está tapado por las meses del local llamado “Malabar”).

Con este panorama indicar que el ruido es un componente más de nuestra vida no es aportar ninguna información relevante.

Concluyendo y a modo de consejo vista la actitud municipal: haga de su capa un sayo, las normas están para no cumplirlas, la calle es suya y, consecuentemente, recibirá la bendición municipal en forma de perdón a sus pecados y licencia para seguir usando, o abusando según le convenga, del espacio público. Y si es vecino o vecina de esta hermosa Plaza pues nada, a seguir estando atónito pero en silencio, no sea que moleste la animada charla de los Policías Municipales!, que, eso sí, actúan rápidamente cuando cualquier joven pretende tomar una cerveza en un banco público sin saber el pobre desgraciado que sólo se puede beber pagando lo que te quiera cobrar el de la terraza ilegal, o sea el botellón o el botellín en la mesa y a tocateja“.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39