primer periódico hiperlocal en España | año VII | 27 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Opinión: Dennos ilegalidades como la de Escorial 16

Concentración en el Dos de Mayo en protesta por el desalojo del 16.0 | Foto: Somos Malasaña

Un puñado de personas se congregó anoche en la plaza del Dos de Mayo en protesta por el desalojo del CSOA 16.0. La lectura de un manifiesto dio por concluida una reunión que tuvo mucho de encuentro entre amigos y vecinos. Pena, la justa. Ya se sabe, ‘un desalojo, otra okupación’. Cierto que duele que acabe tapiado el trabajo de todo un año -tiempo de existencia del centro-, pero la ilusión no se enladrilla, “ni la libertad”, como se decía ayer.

Hace tiempo que la etiqueta ‘okupa’ no da ningún miedo a la sociedad y quienes ayer nos concentramos junto a nuestros vecinos del 16.0 -sí, Somos Malasaña incluido- éramos casi en su totalidad personas que vivimos dentro del sistema y a las que nos gustaba lo que se ha estado haciendo en Escorial 16.0, “un proyecto ético aunque no legal“, como apuntaba  un lector en un comentario a la noticia publicada sobre el desalojo.

Cuando se ‘okupó’ Escorial 16, un edificio propiedad de la Comunidad de Madrid, el inmueble llevaba años vacío y cerrado a cal y canto. Nada más ‘liberarlo’ para la ciudadanía, el colectivo que entró en él proclamó que pondría en marcha servicios que cubrieran las necesidades sociales del barrio. Necesidades de todo tipo tiene Universidad para regalar y como el Ayuntamiento no tiene medios para darles respuesta -hay quien piensa que tampoco tiene voluntad- hace tiempo que por el barrio sobrevuela el remedio de la autogestión y del hágalo usted mismo. El 16.0 tenía mucho de ese manos a la obra que resulta ser el siguiente paso que debe dar toda asamblea ciudadana que se precie; mucho de ese teoría sí pero compartámosla mientras trabajamos físicamente en hacerla corpórea.

A la semana de la ‘okupación’, el 16.0 ya tenía abierta sus puertas para los vecinos del barrio. Tenían muy claro que su apoyo era básico para el desarrollo del proyecto y que la desconfianza -lógica, por otra parte, como los mismos ‘okupas’ reconocían- desaparece con el conocimiento. Barrían ellos mismos la acera situada delante de su puerta. Quisieron ser, y lo fueron, vecinos ejemplares.

Último servicio a la comunidad

La Plataforma Maravillas es una agrupación de distintos colectivos sociales, asociaciones y personas individuales de Malasaña que está detrás, entre otras cosas, de la organización autogestionada de las Fiestas del Dos de Mayo, así como de distintas jornadas vecinales. Desde el pasado mayo sus miembros se reúnen una vez al mes. Este miércoles por la noche tocada hacerlo y el CSOA 16.0, miembro de la Plataforma, fue el lugar elegido para el encuentro. Entre todos se está preparando un trueque multitudinario en el Dos de Mayo para el próximo día 25.

Fue el último servicio a la comunidad del centro ‘okupa’. En su blog aún hoy se ve anunciado un próximo taller de cuentacuentos para mayores que no se realizará y clases de yoga que tendrán que buscarse nueva casa, lo mismo que el grupo de consumo que tenía su sede en Escorial 16, el encuentro de artesanos que debía celebrarse el mes que viene y tantas y tantas propuestas más. La gente del 16.0 se movía, quizá demasiado como para no resultar incómoda a la autoridad.

Anoche llovía en la concentración del Dos de Mayo contra el desalojo del 16.0. Los que anduvimos por allí nos mojamos. No se puede pasar por la vida sin mojarse y hoy, Somos Malasaña, se moja con este artículo de opinión. A quien corresponda: ¡dennos ilegalidades como la de Escorial 16!

Nos queda El Patio Maravillas… y lo que venga.

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31