primer periódico hiperlocal en España | año VII | 28 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Denuncian “acoso inmobiliario” sobre un vecino de la calle Montserrat

Para el pasado viernes, a las 9:30 horas, se había fijado el desahucio de un vecino del número 12 de la calle Montserrat, una vivienda de renta antigua. La Asamblea de Malasaña había instado a los vecinos a acudir a la puerta del inmueble para tratar de impedir el desalojo. Finalmente, éste fue aplazado. La nueva fecha de ejecución de la sentencia judicial por la que se obliga a este vecino a dejar su actual vivienda es el 2 de junio.

La hija de la persona que será expulsada de su vivienda, mediante una carta remitida a la Asamblea de Vivienda de Madrid, ha denunciado el “acoso inmobiliario” al que han estado siendo sometidos sus progenitores -su madre ya ha fallecido- desde que en 2008 el dueño del edificio donde se encuentra este piso lo vendió por completo a una inmobiliaria.

Tras sucesivos cambios de propietario, presiones para abandonar la vivienda y dificultades varias para que los inquilinos cumplieran con su deseo de seguir satisfaciendo la renta mensual -cambio de cuenta sin comunicación en la que hacer los pagos, cambios de titularidad sin previo aviso…-, según la denunciante, una jueza del Supremo ha ordenado que la vivienda debe ser entregada a su actual dueño.

A continuación, reproducimos por su interés, íntegramente, la carta de la denunciante:

“Soy Blanca, la hija del señor que desahucian el día 22 a las 9:30 en la C/ Montserrat, 12 1ºA. Lo primero es agradeceros vuestro apoyo y solidaridad y os adjunto un dossier de todas las inmobiliarias que han pasado por la compra del piso del que desahucian a mi padre el próximo viernes. Todas y cada una de las ventas han sido siempre por la misma cantidad, 60.000 euros (10 millones de las antigüas pesetas) es curioso porque es un primer piso exterior en el centro de madrid con una superficie de 58 metros cuadradros. La historia es un poco larga para explicarla pero comenzó en el año 1998 cuando el dueño del edificio lo vendió completo a una inmobiliaria, esta consiguió que los inquilinos que había compraran o se marcharan y el resto de pisos los vendió, excepto el de mis padres, ahi comenzó todo, un ir y venir de compradores diferentes que no se mostraban ni pasaban recibos ni siquiera dejaban un número de cuenta para realizar los ingresos, muchas veces había que ir al juzgado a consignar puesto que no había ninguna otra manera de pagar, ya en el año 2006 al ver que eso no les funcionaba, comenzaron el proceso judicial, ahi fue cuando la salud de mi madre se empezó a deteriorar, varios ataques cardíacos, y el último un infarto cerebral con paralisis parcial de medio cuerpo fue lo que la hizo ir a peor, el resultado, como ya sabeis, mi madre ha fallecido hace un mes. Si necesitais todo el proceso vivido con mucho gusto os lo prepararé todo, es largo de contar, asi que me llevaría más que estas lineas en las que he intentado explicar un poco por encima todo el infierno que padeció mi madre y ahora está sufriendo en soledad mi padre. El jueves estaremos en sol, nos gustaría poder conseguir aunque fuera un mes de tiempo, que es lo que le hemos solicitado ayer al juez por escrito, para poder sacar las cosas de mi madre de la casa, ya que la notificación nos llego el lunes, si eso fuera posible… y ya que la sentencia es injusta puesto que el objeto de la denuncia era la falta de pago pero el juez tiene todos los justificantes y recibos y sabe que no debemos nada aún asi y aunque la audiencia provincial viendo las pruebas nos diera la razón, la jueza del tribunal supremo se ha pasado esto por el forro y se posiciona al lado del arrendatario sin ceñirse a la causa de la denuncia, alegando que para ella es una injusticia que este hombre haya comprado un piso y no pueda ocuparlo ¿? Así que nos gustaría, viendo que la justicia no existe como tal, intentar negociar con el impresentable este (el dueño del piso) como nos dijo la jueza del tribunal supremo, para pasar por el aro y que le haga un contrato nuevo de arrendamiento a mi padre, dentro de sus posibilidades, ya que es pensionista, y poniendonos en lo mejor y pensando que esto llegara a buen término, aún asi queremos denunciar a este sinvergüenza por lo que le hizo a mi madre, todos esos años haciendo que esa casa fuera para ella una obsesión y acabara con su salud hasta llegar a la muerte. Gracias por todo”.

La investigación realizada por Blanca sobre los cambios en la propiedad de la vivienda, así como ciertos datos sobre algunas de las empresas que la compraron, no tiene desperdicio. Alguna de éstas fue condenada ya por acoso.

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31