primer periódico hiperlocal en España | año VII | 23 de mayo de 2017

¿Dónde acudían los “cráneos privilegiados” a comprar libros?

A la librería de Eugenio García Rico ( Desengaño nº 29).  Esta casa, fundada en 1913, por el librero que le dio nombre – al que sucedió su dependiente y yerno Manuel Ontañón Cano-, disponía del más amplio catálogo de libros de viejo, de lance y nuevos a bajo precio, para lectores y coleccionistas.

Pío Baroja, Eduardo Marquina, Valle-Inclán, José Manuel López Balboa , Max Aub, y otros intelectuales y bibliófilos, acudían regularmente a este espacio de compra-venta , de reuniones y encuentros , de charlas literarias, de debates políticos y sociales,etc,.. que se encontraba entre lo más afamado del mundo de los libros, junto a las librerías de la calle Ceres ( hoy Libreros).

“Lacroix distinguía tres clases de libreros: a la moderna, a la antigua y avaros: los primeros son jóvenes, limpios, tienen buena mercancía y ganan dinero. Los chapados a la antigua son solteros, sucios y glotones… (pero les caen mejor que los modernos). En cuanto al librero avaro, lo considera “enemigo de la raza bibliófila”. (http://www.letraherido.com/210410mercadolibroantiguo.htm)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

¿Dónde acudían los “cráneos privilegiados” a comprar libros?

0:58