primer periódico hiperlocal en España | año VII | 5 de diciembre de 2016
Seleccionar página

El Ayuntamiento ve urgente regular los apartamentos turísticos en Centro

Distintas imágenes de alojamiento compartido en Airbnb en Malasaña

Distintas imágenes de alojamiento compartido en Airbnb en Malasaña

Ayer, en el marco del Pleno en el que se aprobó una mesa de convivencia y seguridad en Lavapiés como piloto para todo el distrito, Jorge García Castaño (concejal presidente del distrito Centro) expresó la urgencia de regular los apartamentos turísticos en el centro de la ciudad. En opinión del concejal, de no acometerse con rapidez el asunto “dentro de poco será demasiado tarde para regular”. Parte de las competencias al respecto residen en el Ayuntamiento y parte en la Comunidad de Madrid, tal y como también recordó García Castaño.

El debate sobre los apartamentos turísticos ha llegado ya a ciudades como San Francisco, Amsterdam o Barcelona, que han abordado el tema con distintas tasas y limitaciones. Según algunas voces, los apartamentos turísticos propician la salida del mercado regular de pisos, ocasionando subidas de precio (lo que se ha conocido como efecto AirBnB). Por otro lado, la excesiva afluencia de turistas en determinados centros históricos –como el de Barcelona- han supuesto problemas de convivencia. Los apartamentos turísticos tampoco son bien vistos por algunas asociaciones de establecimientos hoteleros, que tildan la modalidad de competencia desleal. Por su parte, las plataformas que facilitan el intercambio de habitaciones y apartamentos presentan con regularidad informes de actividad económica como argumento.

La modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) excluyó este tipo de alquileres de su ámbito de aplicación, quedando su regulación a expensas de las Comunidades Autónomas, y en la Comunidad de Madrid la legislación es especialmente restrictiva. El decreto 79/2014 prohíbe alquilar la vivienda para uso turístico por un período inferior a cinco días, así como el alquiler por habitaciones para cualquier periodo. El legislador tuvo en cuenta a la hora de hacer el decreto que la estancia media en hotel es de dos noches. Según dicho decreto una vivienda de estas características debe estar incluida en el Registro de Empresas Turísticas, mostrar un cartel distintivo y no se pueden usar como residencia permanente. Por otro lado, el alquiler de viviendas vacacionales está sujeto pero exento de IVA, lo que quiere decir que el ofertante no está obligado a recaudar este impuesto, sin embargo, sí debe cobrarlo (iniciando una actividad económica y dándose de alta como autónomo) si ofrece otros servicios como limpieza, lavado o comida. Además, para poder alquilar la vivienda más de cuatro meses al año, es necesario contar con el certificado energético correspondiente.

En todo caso, que los apartamentos turísticos gustan a muchos turistas más que el alojamiento clásico de recepción es un hecho. En un trabajo de datos que hicimos en este medio en noviembre de 2015 (y que presumiblemente se habrá quedado ya muy viejo, sobre todo en fechas veraniegas), detectamos que en Malasaña había 458 apartamentos, 165 habitaciones y 24 habitaciones compartidas anunciándose en la mayor página del sector.

*Ver Airbnb: el hotel más grande de Malasaña

Publicado por

Wildlife Photographer of the Year, las mejores fotografías sobre naturaleza en el COAM

19:02