primer periódico hiperlocal en España | año VII | 6 de diciembre de 2016
Seleccionar página

El cambio de nombre para la plaza Juan Pujol, en el aire

Cartel identificativo en la plaza Juan Pujol | SOMOS MALASAÑA

Cartel identificativo en la plaza Juan Pujol | SOMOS MALASAÑA

Todo el proceso para cambiar de nombre a las calles franquistas de Madrid está en cuestión. La noticia de que la alcaldesa prevé retirar a Cultura las competencias sobre Memoria Histórica ha ocasionado un parón sobre los planes municipales, que establecían el cambio de nombre para 30 calles de la capital a partir del próximo viernes, 1 de abril.

Una de las plazas de Malasaña, la de Juan Pujol, pertenecía a este grupo de 30 espacios del callejero municipal. El Ayuntamiento anunció que le daría otro nombre siguiendo las directrices del Plan Integral de Memoria Histórica, pero la ruptura primero del acuerdo con la Universidad Complutense de Madrid, que estaba ayudando a la redacción de ese plan, y después la pérdida de confianza de la concejala de Cultura, Celia Mayer, ha dejado en el aire esta modificación.

Manuela Carmena prevé ahora crear un comisionado para trazar la actuación del Consistorio en el apartado de la memoria histórica, independiente de la concejalía de Cultura. Dicho comisionado se encargaría de la retirada de elementos franquistas, previa autorización de la Comisión Local de Patrimonio Histórico, y también de renombrar las calles, para lo que el Ayuntamiento posee competencias y no tiene la obligación de consulta a otras entidades.

Plaza del Rastrillo… ¿o de David Bowie?

Al contrario que en otros distritos, la Junta de Centro no ha movido ficha en la polémica del cambio de nombre de Juan Pujol. Pero la modificación de placas ya se ha abordado en al menos tres plenos de los barrios de la ciudad: Ciudad Lineas propuso crear el parque de excombatientes de la Nueve, Vicálvaro la plaza de los Brigadistas Internacionales y Hortaleza la calle de Florentino Rodriguez Alonso.

En Malasaña han empezado a surgir propuestas alternativas al nombre de Juan Pujol. El preferido por muchos de los vecinos es volver a la denominación de Plaza del Rastrillo, como se conocía popularmente al lugar hasta hace unos años. La Plaza del Madroño también tiene partidarios. Y hace poco surgió una nueva propuesta, que partió del entorno de la noche malasañera, de dedicar el nombre de la plaza al músico fallecido David Bowie, recientemente fallecido.

La plaza, ubicada en el centro físico de Malasaña, se llama así desde 1969 en honor al periodista murciano Juan Pujol Martínez (1883-1967), director de diarios como ‘Informaciones’ y ‘Madrid’, diputado en Cortes y antes Jefe de la prensa del ‘Movimiento’. El escritor Fernando Sánchez Dragó le señala como responsable directo del fusilamiento de su padre.

Aunque los costes asociados a los cambios de nombre en el callejero es uno de los argumentos esgrimidos por la oposición para oponerse a ellos, en este caso el gasto y molestias para el Ayuntamiento y vecinos serían mínimos, puesto que el lugar solo tiene dos placas municipales y tan solo un portal de vecinos y un negocio con dirección postal en la plaza. El responsable del local -un bar/restaurante- es partidario de retomar el nombre del Rastrillo.

Publicado por

Wildlife Photographer of the Year, las mejores fotografías sobre naturaleza en el COAM

19:02