primer periódico hiperlocal en España | año VII | 11 de diciembre de 2016
Seleccionar página

El Cártel: “Nuestro mensaje es más político que artístico”

elcartelLos posters temáticos que desde 1998, a razón de tres números por año, vienen apareciendo sin previo aviso en las paredes de Malasaña, bajo la cabecera de El Cártel, no son ejercicios artísticos, sino un medio de comunicación en toda regla. Político para más señas.

Surgieron para reivindicar la calle como espacio de opinión público y se han convertido en todo un clásico. En sus más de 10 años de andadura no han dejado de ser críticos ni de estampar, siempre sin palabras, verdades como puños aquí y allá.

A la vuelta de vacaciones nos hemos encontrado con un nuevo número en la calle de esta publicación, ‘Número Cortado’.

¿Quién está detrás de El Cártel?
– El Cártel somos actualmente Jaques Le Biscuit, Eneko, César Fernández Arias y Olaf. Antes también estuvo con nosotros Mutis.

-¿Cómo os conocéis, de qué disciplinas venís y cómo surge la idea de montar un medio de comunicación como el vuestro?
Somos dibujantes de prensa, chapuzas, artistas varios y un músico. Nos conocimos paseando con lápices detrás de la oreja por Malasaña. En esa época el barrio era de artesanos y semejante detalle pasaba desapercibido entre los electricistas, carpinteros y otros fontaneros. Al notar que los nuestros eran de carbón puro y duro en vez de ser de cera roja y azul, nos dimos cuenta de que teníamos al menos el lápiz común. Decidimos compartir el papel para ahorrar gastos, así nació El Cártel fruto del paseo de cuatro vecinos malasañeros.

-Ahora las plantillas, las intervenciones urbanas, se ven mucho y son muy populares, ¿qué pasaba cuando comenzásteis vosotros?
El Cártel no se identifica demasiado con el llamado street-art, nuestro mensaje es más político que artístico, elegimos temas que nos importan y nos curramos más la opinión que el resultado gráfico. A lo largo de los años al fijarnos por las calles obviamente nos encontramos con pintores muralistas, grafiteros, plantilleros y otros adhesivos fotocopiados. Nos llevamos bien con algunos y evitamos pisar el terreno de otros, especialmente la escena hip-hop y los cartelistas profesionales. Empezamos para reivindicar la calle como espacio público de opinión pública, en contraste con el uso excesivamente comercial y propagandístico de los carteles de pago. Queríamos que las paredes hablasen más como ciudadanos que como vendedores de productos diversos.

-Diez años de actividad dan para mucho, dan para hacer balance.
-Hemos conseguido que los viandantes se fijen en nuestros dibujos pero seguimos sumergidos en una avalancha ‘in crescendo’ de publicidad agresiva e invasiva. Más y más. Hasta los grafitis ahora son promocionales, especialmente en Malasaña.

-¿Cuál es el proceso de elaboración de cada número? ¿Buscáis una temática y cada uno aporta su dibujo? ¿Hay temas recurrentes?
La temática en general surge de la actualidad, del tema de conversación que tenemos mientras pegamos o tomamos las cañas del descanso. Luego viene lo gráfico, repartimos el espacio, maquetamos y, por último, elegimos el color antes de llevar el número a la imprenta.

-Tres números por año… ¿para cuándo el próximo? ¿Qué tirada tiene cada número?
Nos gustaría editar más a menudo pero la vida laboral y familiar restringe nuestro tiempo cartelístico. Nunca nos hemos planteado fechas concretas para asegurarnos que cada número es fruto de las ganas del momento. Vamos por libre, no tenemos fechas de entrega ni cliente, sería absurdo cargar con un calendario que no necesitamos. Como las flores, los carteles brotan cuando germinan nuestras opiniones. Todavía no sabemos ni cuándo ni de qué tratará el próximo. Sacamos 500 ejemplares y tenemos que salir cuatro veces para pegarlos todos.

-¿En qué zonas de Madrid además de Malasaña hacéis las pegadas? -Mayoritariamente pegamos en Malasaña porque nos pilla debajo de casa y en Lavapiés por la diversidad del público, pero nos gusta alejarnos cuando tenemos la oportunidad. Estuvimos pegando por Vallekas, Rivas Vaciamadrid, Mallorca, Barcelona y -cuando nos invitan- viajamos tan lejos como Torino y Senegalia, en Italia, Porto Alegre, en Brasil… Cuando al turista le sobra sitio en la maleta sus impulsos cartelistas le conducen a pegar en Los Angeles, Beirut y otros lugares exóticos.

-Empezásteis en Madrid y luego llegaron las pegadas en otras ciudades.

-Empezamos en Madrid pero gracias a la Red gente del extranjero se interesa en nuestra propuesta y esperemos poder seguir viajando a cuerpo de cartel.

-¿Habéis tenido algún problema por pegar los carteles, algún toque administrativo o algo así?
-No, somos listos, discretos y la costumbre nos salva de encontronazos molestos con la vigilancia urbana. Aunque siempre nos solemos cruzar con vecinos, mayoritariamente entusiastas y excepcionalmente molestos.

-¿Tenéis relación con otra gente que hace intervenciones artísticas en la ciudad? ¿Algún artista a tener en cuenta?
-Nos gustan algunos artistas que encontramos por las paredes como El Tono, 3ttman, El Equipo Plástico y, personalmente, como fijador de carteles me gusta cruzarme con Ángel Espíritu Libre.

Publicado por

Gran recogida y venta de ‘rejuguetes’ en el Dos de Mayo para ayudar a África

10:01