primer periódico hiperlocal en España | año VII | 29 de septiembre de 2016
Seleccionar página

El traslado a San Bernardo aumentará el riesgo de incendios en Centro, denuncian los bomberos

Estado actual de las obras del Parque de Bomberos de San Bernardo

Estado actual de las obras del Parque de Bomberos de San Bernardo

Un edificio se levanta en el número 68 de San Bernardo desde hace meses sin que haya nadie que apoye su puesta en marcha. Es el futuro parque de bomberos del distrito Centro de Madrid, que previsiblemente se trasladará en enero, cuando acabe su construcción, desde su ubicación actual en la calle Imperial. Decimos previsiblemente porque son tantos los colectivos que están en contra de este traslado que cuesta trabajo imaginar que el traslado se producirá finalmente.

Porque el parque de bomberos no lo quiere nadie: están en contra de su instalación en el lugar los vecinos y agentes sociales de Malasaña, los miembros del cuerpo de bomberos del distrito Centro y hasta diferentes áreas del propio Ayuntamiento, Sin embargo, el proyecto sigue adelante a gran velocidad y estará concluido el próximo mes de enero.

Los bomberos de Madrid son los primeros que no quieren el cambio. En un informe al que ha tenido acceso Somos Malasaña, que también ha recibido el Ayuntamiento de Madrid, denuncian que “el parque al que nos llevan, que está en una calle con tráfico intenso, supone una falta de seguridad para la zona Centro al incrementar el tiempo de respuesta por tener que atravesar la Gran Vía”, explican.

Parques de bomberos en Madrid Centro y futura ubiación (en rojo) del de San Bernardo. En verde, el actual de Imperial que será trasladado

Parques de bomberos en Madrid Centro y futura ubicación (en rojo) del de San Bernardo. En verde, las instalaciones actuales de Imperial que serán trasladadas

Miembros del Cuerpo de Bomberos municipal señalan que el traslado provocaría un aumento en el riesgo por incendios en el corazón de la capital: “Todo el centro de Madrid es un colapso de personas. Difícil imaginar lo que puede ser si se debe llegar desde San Bernardo”, advierten bomberos del parque Imperial, junto a la Plaza Mayor, que actualmente dicen tener rápido acceso “a almacenes, tiendas y, sobre todo, bares y restaurantes, cuyo número se ha triplicado en los últimos años y con ello el peligro de incendios de sus cocinas”. Además, desde la ubicación actual se accede con gran rapidez a los museos más importantes de la ciudad (El Prado, Thyssen, Reina Sofía).

Además, denuncian que el cambio “se hace por motivos exclusivamente económicos, sin tener en cuenta los datos técnicos que desaconsejan su traslado”. Se refieren a la enajenación de su sede actual para la construcción por parte de una empresa privada de un hotel en la Casa de la Panadería, aprobada días antes de las elecciones por Ana Botella y que obliga a desalojar el parque.

Los bomberos añaden que la zona de influencia del nuevo Parque de San Bernardo ya estaba cubierta sobradamente “por la cercanía con el Parque de Santa Engracia”. Se puede dar el caso, según el informe, de que sus agentes tengan que acudir a llamadas en el distrito Centro al sur de Gran Vía porque lleguen antes que la nueva ubicación del distrito.

El Ayuntamiento tampoco ve bien el traslado

El actual Consistorio, gobernado por Ahora Madrid, intenta capear como puede la patata caliente del nuevo Parque de San Bernardo. Sus áreas de Seguridad, Hacienda y la Junta de Distrito Centro no ven con buenos ojos el traslado, según ha podido saber este periódico de fuentes municipales.

Sin embargo, sus responsables se encuentran con un desalojo inminente de los bomberos de Imperial y la necesidad de albergar los vehículos en alguna parte, por lo que de momento optan por el “mal menor” de colocar allí los tres vehículos de bomberos previstos, pese a que conocen el mal estado del tráfico en la calle San Bernardo, con un carril por cada sentido habitualmente atascados.

No obstante, desde el Ayuntamiento se siguen buscando alternativas que puedan evitar in extremis el traslado o sirvan como ubicación definitiva aunque haya que trasladar temporalmente los bomberos a San Bernardo.

Los vecinos, en contra, se plantean protestas

El barrio de Malasaña, que se ha expresado a través de la Plataforma Maravillas – Haciendo Barrio (la federación que engloba a más de una treintena de agentes sociales, desde vecinos, Ampas hasta comerciantes), lo rechaza por estar construyéndose pared con pared con el instituto Lope de Vega, en la misma manzana que el colegio Pi i Margall, a pocos metros de la Escuela de Artes de Palma, de una escuela infantil, del centro de salud de Palma y de dos residencias de ancianos.

A la pésima ubicación pensada para el parque se une la ausencia de dotaciones públicas para el barrio, que ha visto cómo se vendían uno a uno los pocos edificios municipales que quedaban en Malasaña y que podían haber albergado espacios para los vecinos: en menos de un año se enajenaron a manos privadas Corredera de San Pablo 20, Divino Pastor 9, Corredera 41… el de San Bernardo 68 es el único lugar que puede venir a paliar este déficit. Y en lugar de eso, los vecinos denuncian que albergará una infraestructura “necesaria” pero mal ubicada.

La Plataforma Maravillas ha iniciado una recogida de firmas en internet, dirigida al Ayuntamiento de Madrid, para intentar frenar la puesta en marcha del parque de bomberos. Además, se ha puesto ya en contacto con los grupos municipales de PSOE y Ciudadanos para recabar apoyos en su demanda. Los socialistas, que denunciaron en la anterior legislatura el final del parque de Imperial, ya están estudiando el caso. Los segundos aún no se han interesado por las demandas vecinales.

Este martes, los miembros de la Plataforma Maravillas se reúnen para valorar la adopción de protestas colectivas contra la instalación de este parque de bomberos en la calle San Bernardo.

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31