primer periódico hiperlocal en España | año VII | 26 de septiembre de 2016
Seleccionar página

El timador del infarto vuelve a actuar en el centro de Madrid después de ser detenido

Un hombre se acerca en plena calle y te asalta, nervioso y confundido, con la historia de que un familiar cercano ha sido trasladado al hospital por una grave enfermedad. Te pide 20 euros para poder coger un taxi y acompañarlo rápidamente. Incluso te ofrece su teléfono para que lo llames y devolverte el dinero cuando todo se calme. Tú, con buena fe, se los das y él se marcha. Para siempre. Aún no lo sabes, pero has sido víctima del timador del infarto.

La coartada descrita sobre estas líneas es perfecta para engañar a las gentes de buen corazón. Decenas de personas (puede que incluso cientos) han sido estafadas en Madrid durante los dos últimos años con esta excusa. Siempre por la misma persona: un hombre de nacionalidad china, aspecto corpulento y nulos escrúpulos que intenta engañar a cualquiera que se le ponga a tiro, y que incluso no duda en asaltar a sus víctimas llamando a la puerta de su casa.

Imagen del supuesto timador, captado en una calle de Malasaña

Imagen del supuesto timador, captado en una calle de Malasaña

La denuncia pública de este timo en Somos Malasaña sirvió para propiciar la detención del estafador el pasado mes de junio: fue pillado por la Policía Municipal in fraganti cuando intentaba conseguir otros 20 euros, gracias a la alerta de un ciudadano que le reconoció por la calle. Tan con las manos en la masa le cogieron que su víctima estaba sacando el dinero del cajero para que el timador tomara el supuesto taxi. No se los llegó a entregar.

Pese a que fue identificado por agentes de la Policía Nacional de la comisaría de Leganitos y denunciado, el timador fue puesto en libertad rápidamente. Después de unas semanas de calma, parece que ha vuelto a las andadas y a este periódico han llegado varias denuncias de estafas similares protagonizadas por el mismo sujeto.

“El martes de la semana pasada caí yo: me vino diciendo que su hermano estaba enfermo de la tripa y que lo habían llevado en ambulancia al Ramón y Cajal. Necesitaba 20 euros para el taxi y terminé dándoselos”, relata Laura, una vecina de Lavapiés que fue asaltada con esta historia en la calle Sombrerería, a las 12 de la mañana. “Como le veía temblando y nervioso no dudé de que fuese cierto”, se lamenta. “Me dio un número de teléfono y DNI falsos y prometió volver en menos de una hora”, relata.

Su caso es similar al de otras personas que también han sido asaltadas en Malasaña la pasada semana con la misma historia. Muchas de ellas conocían el timo por este periódico y rechazaron la petición de los 20 euros. Otros se fiaron.

Cómo denunciar al timador del infarto

Este periódico tiene constancia de que la lista de afectados por el timo del infarto es enorme: se han contabilizado decenas de casos, que se llevan produciendo desde hace al menos dos años. Pero con la detención e identificación del timador es posible hacer una denuncia como víctima de sus fechorías. Sin embargo, solo dos de sus víctimas llegaron a formular la denuncia, informó El Confidencial dos semanas después de la detención.

Con estas denuncias el timador se enfrenta a un delito leve de estafa, que acarrea pena de multa de uno a tres meses, explica la citada publicación. Hacen falta más denuncias de afectados para que el total de dinero recaudado ilegalmente superara los 400 euros y se considerara un delito de estafa continuada, con una condena de cárcel que podría ir desde los seis meses a los tres años

Para presentar denuncia hay que acudir a la Comisaría de la Policía Nacional en Leganitos (C/ Leganitos 19) y sumar su caso al ya abierto (número de atestado 25986/16). Los que han acudido al lugar recomiendan hacerlo entre las 7.00 y las 10.00 de la mañana o ya a partir de las 23.00, porque a otra hora el lugar registra una espera bastante considerable.

Publicado por

Expo: los cuadros de Pilar Sellers en Espacio quoncor café

18:36