primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Eme DJ: “Lo primordial es compartir lo que hago”

Eme Dj

Marta Fierro es una chica menuda y tímida en el cuerpo a cuerpo que, transformada en Eme DJ y sobre un escenario de la Gran Vía, fue capaz de poner a bailar a 100.000 personas el pasado mes de julio, durante las fiestas del Orgullo Gay. En 2010 la prestigiosa revista musical ‘RockDelux’ la consideró la mejor DJ Nacional.

Gallega de nacimiento, aunque instalada desde hace un tiempo en el ‘Olimpo de  los Platos’ – ha pinchado junto a nombres de la talla de David Guetta, 2ManyDJs, Roger Sánchez, Calvis Harris, Zombie Kids, DJ Amable…-, donde reside oficialmente desde hace años es en Malasaña,  en cuyos locales y clubes (La Vía Láctea, Tupper, Mission Club, Ocho y Medio, Nasti)  se dejó el acento del habla y creció profesionalmente.

Inicios malasañeros

Actuación en Arenal Sound, ante 30.000 personas

Marta pulula por el barrio (El Manuela, La Realidad, La Paca, el Red Bar y sus juegos, las sesiones de yoga en  LIFE…) como Clark Kent, sin vislumbre del Superman que lleva dentro.

Todo comenzó cuando… “Llegué a Madrid hace una década, con la intención de convertirme en detective privado. Sin embargo, un día de 2002 pregunté en la Vía Láctea si me dejarían pinchar. Les gustó y durante tres meses, cada 15 días, me permitieron hacerlo, de 20 a 22 horas. Fue mi bautismo de fuego aquí. Claro que la cosa venía de lejos, cuando con 13 años cayó en mis manos una vieja mesa de mezclas y comencé a experimentar”.

La oportunidad de dedicarse profesionalmente a pinchar le llegó en 2006, cuando un contrato de representación con Intromúsica la llevó directamente al FIB, a pasar un año teloneando a los más grandes DJ’s y a ser presa de un ritmo infernal de actuaciones por toda la geografía española del que, sorprendentemente, quiso apearse.

Paso atrás para coger fuerza

En la Gran Vía, ante 100.000 personas

“Mucha gente no entendió entonces el parón que me autoimpuse. Durante prácticamente año y medio no quise reaparecer ante el público. Aquel ritmo no era bueno para mi salud y, además, no me sentía preparada para actuar con solvencia en los grandes escenarios en los que se me quiso colocar: por aquel entonces pinchaba ‘indie’ y me propuse aprender a manejarme con la música electrónica y a pinchar discos de verdad, con unos platos Technics. Pasé muchas horas practicando en el estudio que tengo montado en mi casa, en la calle San Vicente. Quise empezar de nuevo desde abajo. Fue ya en 2010 cuando volví a contar con un representante y a pisar muchos escenarios, aunque a un ritmo menor. Ahora, por ejemplo, sólo actúo una o dos veces a la semana y siempre con un día de descanso entre medias. Cierto es que con el nombre que tengo ahora puedo elegir y cobro mejor. Sí, sin duda, el parón que hice me vino muy bien y me ha servido para evolucionar como DJ”.

Sin haber llegado a la treintena, su CV impresiona (Ver en ‘Biografía’).

Fama, éxito y prioridades: pinchar y compartir

Sobre la fama, que  sufre, Eme DJ asegura que “no es guay”. “Sólo a mi madre le encanta verme en la tele y en entrevistas en revistas  y periódicos”. En cambio, del éxito, que goza, afirma que no es malo si se logra siguiendo el “orden correcto de las cosas y que suele ser “proporcional a lo que le das”; “es un reconocimiento a tu trabajo“.

En cualquier caso, lo que Marta quiere es pinchar: “Para todo el mundo, mientras más gente mejor”. “Lo que más me gusta hacer es seleccionar canciones para que las escuchen otros, ver que están disfrutando con mi música, cómo bailan, saltan y responden a lo que les ofrezco”.”Lo primordial es compartir lo que hago”.

Para dar el 100% sobre un escenario Eme necesita… “descansar lo suficiente y cuidarme. No fumo ni bebo una gota de alcohol y llevo mal lo de trabajar por las noches porque soy de las personas que necesitan dormir”. Es por eso que sueña con realizar multitudinarias sesiones vespertinas en terrazas al aire libre.

Otra de las cosas que le gustarían hacer es transmitir lo que sabe a los demás y dice que se ve dando clases de pinchar “en plan rollo vecinal”, cuasi gratuitas, aunque para ello haría falta que en Malasaña hubiera “una especie de centro cultural como los que hay en muchos pueblos, o algo parecido, para poder organizar una cosa así”. Por el momento, no son clases lo que regala, pero sí sesiones: todos los domingos – de 16 a 17 horas- tiene su propio programa de radio en Loca FM, donde pincha sus temas favoritos, y en su página web cuelga ‘podcast’ descargables, al menos, una vez al mes.

Que qué le falta además de ese centro cultural anteriormente reclamado a su Malasaña querido y altamente recomendado allá por donde esta embajadora del barrio vaya… “¡Un Mercadona!”, contesta sin vacilar antes de dirigirse a su domicilio, donde dice que le esperan un buen montón de novedades discográficas por escuchar.

(Para conocer las novedades sobre Eme DJ lo mejor es seguirla a través de su twitter, al que Marta está conectada a todas horas, o facebook)

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39