primer periódico hiperlocal en España | año VII | 3 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Empapelando la ciudad

Calle del Dos de Mayo, 6 | Foto: sinreposo

Calle del Dos de Mayo, 6 | Foto: sinreposo

Los empapeladores siguen actuando en Malasaña. La última creación de este tipo apareció el pasado miércoles en la calle del Dos de Mayo, a la altura del número 6, donde sigue tras los barrotes de una ventana ciega.

Raúl Cabello es el fotógrafo responsable de esta imagen. La mayoría de los trabajos de esta clase que pueden verse en el barrio, aguardando en las paredes las miradas de los viandantes, son obra suya y de Alberto de Pedro.

Algunos resultan espectaculares por su tamaño. Otros, en cambio, como la imagen de arriba, son más íntimos. (más fotos de esta obra)

Raúl y Alberto han estado trabajando juntos durante casi un año, hermanados por el proyecto Trabajos en la Calle, del que han dejado amplia memoria visual en un blog .

En San Vicente Ferrer, Ballesta, Pez, Corredera de San Pablo, o en la plaza de los Mostenses dejaron sus huellas.

Ahora que caminan por separado, a Raúl se le puede seguir la pista en sinreposo.blogspot.com y, por supuesto, en cualquier rincón de Madrid, aunque dice sentir predilección por Malasaña.

Inicios y porqués

Piernas en San Vicente Ferrer | Foto: Trabajos en la calle

Piernas en San Vicente Ferrer | Foto: Trabajos en la calle

“Todo comenzó hace un año. Después de una exposición de fotografía que duró dos semanas en un local de la calle Ballesta, a Alberto y a mí nos pareció buena idea sacar esas fotografías a la calle para que las viera más público. Nos había costado demasiado trabajo montar esa muestra para que fuera tan brevemente expuesta”, comenta Raúl sobre su trabajo.

 “Al principio, las imágenes que pegábamos eran rectangulares. Luego, empezamos con las ampliaciones, los recortes y los collages. Ha sido una evolución natural”, afirma.

Lo que no ha evolucionado son los materiales con los que trabajan, los espacios que eligen para actuar ni la forma de colocarlos.

“Yo estoy todo el día en la calle, haciendo fotos. Elijo las que más me gustan, las fotocopio, amplío, recorto y pego en espacios en transición, edificios abandonados o en reforma que siempre ando buscando en mis paseos. Siempre coloco mis trabajos durante el día, no me gusta hacerlo de noche, no estoy haciendo nada malo, sólo es agua y papel y, con respeto, trato de no molestar a nadie”

Muy al contrario, Raúl comenta divertido que a la gente le suele gustar lo que hace y que señoras mayores y niños, principalmente, se le acercan curiosos a preguntar.

Placer y rebeldía

Cafetera en la Corredera de San Pablo | Foto: Trabajos en la calle

Cafetera en la Corredera de San Pablo | Foto: Trabajos en la calle

“Lo que hago lo hago por mí, porque me gusta tanto hacerlo como verlo luego expuesto, aunque también hay algo de rebelión contra la contaminación visual que nos imponen: anuncios publicitarios, mobiliario urbano, etc”

Jamás ha tenido problema alguno con la Policía y dice que los servicios de limpieza municipales suelen dejar sus trabajos en las paredes. “Supongo que sólo tienen orden de quitar los grafitis de las paredes y no los papeles”, bromea.

Quizá los mayores enemigos de sus fotografías son quienes pegan publicidad en las paredes. “Los carteles publicitarios se comen el espacio, cada vez es más difícil encontrar un buen sitio sobre el que actuar. Por eso y por evolución personal estoy probando a pegar sobre objetos y quizá deje poco a poco los muros”

Vigilar a sus hijos

Raúl hace seguimiento de las obras que deja sueltas. Las visita con frecuencia, observa cómo se degradan, mira si las rompen o las quitan.

Por otra parte, en este año de trabajo, tanto a él como a su ex pareja profesional les han salido varios encargos en salas de música, festivales a los que acudir e, incluso, una exposición en el Círculo de Bellas Artes. Tras ellos, otros artistas se han lanzado a realizar trabajos de empapelado similares a los suyos (este miércoles el mismo Raúl fotografió en la Plaza de la Luna la obra de un artista a quien no tiene aún fichado) 

A Raúl le gusta tomarse las cosas con calma, que su afición no se convierta en obligación o en norma y es por eso, entre otras cosas, por lo que no pone fecha a su próxima acción. Habla de no saturar a su público potencial, al que sólo le queda caminar bien atento a esos rincones grises que recobran vida empapelados.

Publicado por

Kirtan Pizza: yoga, meditación, música, mantras y… pizza (todo junto y gratis)

0:00