primer periódico hiperlocal español | año VIII | 18 de noviembre de 2017

Esperanza Aguirre se da a la fuga por las calles de Malasaña

La expresidenta aparcó en mitad del carril bus de Gran Vía y se marchó pese a que un agente de movilidad le dio el alto antes de ponerle una multa

La expresidenta de la Comunidad de Madrid y vecina de Malasaña, Esperanza Aguirre, protagonizó en la tarde del jueves un incidente que le ha llevado a las portadas de todos los periódicos.

Aparcó su coche, un Toyota Verso de color blanco, a la altura del 44 de la Gran Vía, según su versión “para sacar dinero en un cajero” (en la zona hay un Bankia). La infracción llamó la atención de una pareja de agentes de movilidad, que acudieron al lugar para colocar la multa pertinente. Entonces llegó Aguirre e hizo caso omiso de las órdenes del uniformado para que le aportara la documentación para ponerle la multa.

“Poniéndose la conductora muy nerviosa y bastante alterada, momento en el cual se sube al vehículo y, sin darle la documentación, arranca el mismo y golpea la moto” del otro agente, “que se encontraba delante del vehículo, tirándola al suelo”, reza el texto del parte del agente, informa El País (puedes leerlo aquí en PDF).

Acto seguido persiguieron a la expresidenta, acción a la que se unió un coche patrulla de la Policía Municipal -al lado del lugar se encuentra la comisaría de la Plaza Luna- que también le dio el alto pero al que no hizo caso. El parte detalla que el trayecto de la presidenta fue Gran Vía – Calle Silva – San Roque – Pez, hasta la llegada a su domicilio, en la calle Jesús del Valle. Este es el mapa de la huida, según el documento policial:

Aguirre se metió en su casa directamente en su vehículo (el edificio posee entrada para carruajes) y fueron los agentes de la Guardia Civil que escoltan el lugar quienes intentaron mediar para solucionar el parte de multa de forma amistosa. La presidenta, que ahora se enfrenta a un delito penado con entre seis meses y un año de cárcel, ha emitido un comunicado negando los hechos.

Segundo incidente de los coches de Aguirre

Curiosamente, hace ahora justo tres años, el 4 de abril de 2011, un coche de la presidenta protagonizó otro incidente polémico al lado de su casa. El vehículo oficial, con un conductor que no fue identificado, arrolló a Manuela, la perrita de la familia Montes, que murió al instante.

El dueño, Sergio, con el cadáver de su mascota en brazos -según el relato de otra vecina- se pasó dos horas delante del portal de Aguirre, reclamando explicaciones. Nadie salió a darlas ni a consolarlo por su pérdida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

Esperanza Aguirre se da a la fuga por las calles de Malasaña

0:22