primer periódico hiperlocal en España | año VI | 1 de septiembre de 2015

Las vallas de obra ‘echan raíces’ en Luna

Por el tiempo que llevan instaladas en Soledad Torres Acosta las vallas protectoras amarillas que indican que algo no está bien en el pavimento de la plaza, si nos dijeran que se trata de modernas esculturas -compradas a precio de ARCO y puestas adrede por el Ayuntamiento en tan principal espacio- lo creeríamos. Es mucho menos creíble que lleven estropeadas más de un año las lajas de granito que rodean, al menos casi tan poco creíble como comprobar que en estos días la fuente de Luna vuelve a funcionar, superando una sequía mucho más pertinaz que la que la ciudad  arrastra esta temporada. Los trabajos de reparación del pavimento que se están llevando a cabo estos días en el cruce de las calles Luna y Silva y en la parte baja de Corredera de San Pablo permiten albergar ciertas esperanzas de que los operarios que ayer rellenaban socavones y cambiaban adoquines tengan también órdenes de sustituir trozos de granito y de retirar vallas. ACIBU, Asamblea Ciudadana del Barrio Universidad, ha denunciado,  a través de su página web, que “lo triste es que a estas alturas nadie se extrañe de que una plaza que se ‘rehabilitó’ hace menos de cinco años haya tenido que ser retocada en demasiadas ocasiones”. Por otra parte, esta asociación vecinal ironiza sobre la “obstinación” de los socavones de la zona, que reaparecen una vez tras otra. Apunta la posibilidad de que “la base de la obra se hizo tan mal, que los arreglos superficiales (o en superficie) sólo pueden disimular desperfectos durante unos meses.”...

Calle de la Luna, zona palaciega venida a menos

Entre Desengaño y San Bernardo, Luna pasea su poético nombre, que le presta popularmente a la plaza de María Soledad Torres Acosta, a la que cierra en uno de sus lados, el de los famosos cines Luna. La tradición habla de un suceso en tiempos de Isabel la Católica que explica el origen del nombre. Antes de que la calle estuviera urbanizada tenían por allí sendos palacios con torre los nobles don Álvaro de Córdoba y don Francisco de Crispi (este cerca de lo que hoy sería Callao), que enemistados comenzaron a guerrear. Cuando cayó la noche ambos tuvieron que esperar a que saliera la luna para continuar la batalla, lo que aprovechó don Álvaro para salir vitorioso. Posteriormente la reina Católica hizo derribar las torres pero el nombre de la luna permaneció en el lugar donde había estado la torre de don Álvaro con una luna esculpida en piedra. Hay distintas versiones de la historia, algunas colocan la luna en una casa posterior, pero el hecho es que este suceso esculpido se tiene por inicio del nombre. Senda de palacios descarriados El origen palaciego del nombre no es casual, existieron y existen buenos ejemplos de residencias nobles en la calle. En el número 19 , dentro de un gran almacén de maderas nos recibe don Amadeo, que nació en el viejo caserón, como antes su madre, hace 88 años. En el interior del edificio, en el que hoy hay cuatro viviendas, tiene colgada una reproducción del plano de Texeira en el que nos cuenta orgulloso don Amadeo ya sale la casa. Nos explica que el edificio fue en...

Mercado Medieval en Luna

Nuevamente la plaza de la Luna se transforma en un espacio medieval en el que poder adquirir y degustar productos de alimentación y otros artesanales. Actuaciones musicales amenizan cada hora la visita a este mercado itinerante. Dónde: Plaza Soledad Torres Acosta Cuánto: Gratis...

Habrá más ‘Cineshock’

El futuro de una iniciativa gratuita como ‘Cineshock’, que reabrió los cines Luna el pasado viernes, estaba condicionado a la aparición de patrocinadores que costearan los gastos de la misma. Después de la proyección de la primera película de lo que pretende ser un ciclo de cine de terror de serie B, la noticia es que el proyecto tendrá continuidad. No sólo las 236 butacas de la sala 4 de los cines, donde el ciclo se abrió con la proyección de la cinta italiana ‘Demons’, se llenaron rápidamente, sino que en la calle más de 300 personas se quedaron sin poder entrar a ver la película. “Los números nos avalan. Hay un nicho de gente interesada por un tipo de cine como el que queremos ofrecer”, declara Andrés Aberasturi Jr, uno de los promotores del evento. Lo que falta por decidir es la peridiocidad que se le dará al ‘Cineshock’. “Podría realizarse una vez al mes, como se pensó en un principio, o quizá dos veces; o pasar a convertirse en un festival anual. El formato que adoptará aún está en el aire. Lo que sí parece claro es su continuidad”, dice Aberasturi. Críticas a la organización El único pero que hay que ponerle al estreno del ‘Cineshock’ tiene que ver con la falta de previsión de la organización, desbordada por el éxito de la convocatoria. En blogs y foros de Internet se multiplican las críticas de quienes, después de soportar más de dos horas de cola, se quedaron sin entrada. La queja más recurrente es la que asegura que el evento se publicitó como gratuito y abierto a...

Cineshock no es un festival elitista para amigos modernos”

La organización de ‘Cineshock’, el ciclo gratuito de cine de terror de serie B con el que el pasado viernes se reabrieron los cines Luna, ha recibido todo tipo de críticas negativas después de que más de 300 personas -hasta 600, según algunos cálculos- se quedaran sin poder entrar a ver la película que lo inauguraba. Algunos no consiguieron su objetivo tras permanecer dos horas y media haciendo cola. El aforo de la sala 4 de los Luna sólo es de 236 personas. Contactamos con Popy Blasco, uno de los organizadores, a través de correo electrónico para que nos ofrezca su versión de los hechos. Blasco se defiende de los ataques de quienes hablan de que sólo amigos y prensa tuvieron acceso a la proyección. En diversos blogs y foros de internet el debate sigue muy vivo. Sea como fuere, después del viernes hay una cosa clara: habrá más ‘Cineshock’ en los cines Luna en próximas fechas. -¿Cómo gestionásteis el tema de las entradas ‘VIPS’ y cuánta gente -entre invitados y periodistas- entró sin hacer cola? -No había entradas VIPS. Simplemente hicimos flyers informativos que dábamos en mano a la gente que conocíamos, pero dichos flyers no garantizaban la entrada a nadie. Sin invitación, entre conocidos, amigos y prensa entraron 150 personas. Mucha gente conocida por nosotros se quedó en la puerta. -Se dice que, una vez el aforo de la sala se completó, nadie salió a avisar a quienes guardaban la cola de que nadie más podría entrar. -No es cierto. Sergio, un compañero, salió a decir que no cabía más gente, pero la gente hizo oídos sordos....
Publicado por

Llegan las Escuelas Abiertas de Verano para familias, en Espacio Pozas 14

19:12