primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Arte y polémica en el Festival Crítica Urbana

De todo ha habido en el Festival Crítica Urbana que ha tenido lugar en el Patio Maravillas a lo largo de este fin de semana. Organizado por el Taller de Arte Urbano del citado centro social ‘okupado’, y con la participación de reconocidos ‘artistas callejeros’, lo más destacado de este encuentro, en el que han tenido cabida desde conferencias hasta proyecciones, ha sido la intervención realizada por los distintos participantes en la quinta planta del edificio: tanto para lo bueno, como para lo malo.

En las habitaciones quedaron expuestos los trabajos de Noaz o de Neko, mientras que Raúl colocó una de sus fotografías sobre papel en el techo del pasillo.

En la terraza, un mural colectivo -cuya realización pudo verse ‘in situ’- y sobre él, la intervención de Luzinterruptus. Difusor, Kid Chalao, Spy, La Pluma Electri*k, Alberto de Pedro, e1000ink, Fragil, Ruina, Dosjotas, LeftHandRotation y Confusion Group también participaron en este encuentro, que tuvo su punto negro.

¿Malentendido o censura?

La polémica surgió cuando los organizadores del evento decidieron tapar con pintura blanca buena parte del trozo que en el mural conjunto había realizado el colectivo Confusion Group, al entender que “habían sobrepasado los límites que les habían asignado” y que interferían en las obras de otros participantes.

Sin embargo, por parte de Confusion, Eduardo Bertone, no duda en afirmar que su trabajo fue  “censurado” en aras de una supuesta mayor “limpieza” del resultado global del trabajo común y afirma que el evento “fue un fracaso absoluto. Un evento que buscaba alternativas para artistas independientes y que al final terminó siendo más tradicionalista y dictatorial que las galerías institucionales, con una calidad artística cuestionable y sólo unos poco trabajos a destacar”.

La organización habla del incidente como de un mal entendido y asegura que pidió permiso a los afectados para borrar parte de su obra. Bertone, por su parte, dice que les preguntaron si podían pintar un marco blanco alrededor de una de las ventanas sobre las que habían intervenido y que acabaron “tapando dos tercios de la superficie total” de su trabajo.

En la siguiente galería de fotos se puede apreciar, entre otras cosas, el objeto de la polémica. En algunas instantáneas se ve a  miembros de Confusion pintando la ventana de la discordia y también, después, ese mismo espacio cubierto de blanco.

[nggallery id=19]

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39