primer periódico hiperlocal en España | año VII | 8 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Fiesta de apoyo a La Morada: nos lo cuentan sus protagonistas

Cartel de la fiesta

De centro social en centro social y tiro porque me toca. Hoy, en el Patio Maravillas, el centro social okupado por excelencia del barrio (con permiso del CSO 16.0 en la calle de El Escorial), se celebra una fiesta de apoyo al CSOA La Morada, el nuevo centro social de Madrid en el barrio de al lado – Chamberí – y muy cerquita de la calle de San Bernardo. Habrá comida, música, bebida y hasta un sorteo entre quienes se acerquen a la calle del Pez a apoyar al nuevo lugar, aún en contrucción.

Tuvimos la ocasión de estar en el edificio pocos días después de la liberación del espacio (sinónimo más a la moda de okupación). El espacio es realmente impresionante y, pese a llevar más de una década abandonado, está en muy buenas condiciones. Algunos de los miembros de la asamblea del centro social han tenido la gentileza de contestar unas preguntas a Somos Malasaña.

Dónde: Patio Maravillas. Calle del Pez 21. A partir de las 19
Cuánto: entrada libre,

Entrevista a miembros del CSOA La Morada

– Contadnos en pocas palabras qué es La Morada, qué era y qué queréis que sea.

La Morada era un enorme espacio vacío en el barrio de Chamberí. Ahora es un lugar que rebosa ganas de hacer, de crear, de intercambiar. El centro se va creando día a día con cada persona que llega, echa una mano y propone una idea. Eso queremos que sea, un lugar donde las personas puedan desarrollar sus inquietudes, relacionarse, debatir, aprender.

– En tan poco tiempo hemos visto que ya hay en La Morada una escuela popular en ciernes, reuniones de Ladyfest, un grupo de lectura de filosofía política, talleres sobre poder constituyente, un taller de fotografía, reuniones de preparación para una huelga general… ¿nos dejamos algo?

La idea es que La Morada sea un espacio abierto a todas las personas que de una forma activa quieran formar parte del proyecto. Queremos llevar a cabo un proyecto político, pero también cultural y social. Hemos comenzado a recopilar libros para montar una biblioteca, dado que en los últimos meses hemos visto cómo las bibliotecas del barrio van desapareciendo.

Además, diversos colectivos nos han pedido espacio para desarrollar diferentes actividades, asambleas y talleres. De hecho, la Oficina de Vivienda esta realizando sus reuniones y ha organizado asesorías. ¡Y hay mil cosas más que nos gustaría hacer!

– Por cierto, parece que la política está muy presente…

La okupación de La Morada es un acto político. Hemos liberado un espacio para el barrio; nos hemos organizado de forma asamblearia: son decisiones políticas. Las iniciativas que promovamos o acojamos también tienen este carácter: algunas son abiertamente políticas en el sentido amplio de la palabra: de búsqueda de cambios y alternativas. En la situación en la que nos encontramos, cada vez más gente se muestra más interesada en aprender, debatir, y actuar.

– Aquí en el barrio el referente de la okupación han sido los Patios Maravillas (aunque desde recientemente está Escorial 16) ¿Qué relación tenéis con otros centros sociales? ¿Hasta qué punto viene La Morada a llenar el hueco que deja Casablanca?

Ya quisiéramos. Casablanca es una referencia para todos, como demuestra la apertura del CSOA Magerit. Sí que La Morada, al abrir dos semanas después del desalojo de Casablanca, llega en un momento en el que existe mucha sensibilidad hacia qué es y qué significa un centro social okupado y probablemente por eso mismo haya sido recibida con tanta ilusión y entusiasmo. Los demás centros sociales no nos han podido acoger mejor. De hecho, este viernes el Patio Maravillas nos acoge para la realización de la fiesta de apoyo a La Morada.

– El CSOA nace impulsado desde dentro del movimiento 15M y las asambleas de barrio. La impresión que da desde fuera es que, pese a la importancia de CSOA Casablanca o El Patio en el 15M, al principio había cierto recelo con la cultura okupa por aquello de la inclusividad ¿en qué medida las okupas 15M son de nueva generación y en qué medida son herederas de las anteriores?

La Morada se considera, más que heredera, un eslabón más de la cadena de okupaciones. Nuestras salas llevan los nombres de otros centros sociales: así reconocemos la labor de miles de espacios, de personas y de ideas que nos han abierto el camino. Pero, a la vez, nos sentimos libres para decidir, evolucionar y crear un espacio a nuestra medida.

Lo que se puede percibir como recelo por parte del 15M hacia el movimiento okupa probablemente sea más bien reticencia a incluir un movimiento bien estructurado sin cuestionarlo o modificarlo. A partir de la okupación del Hotel Madrid, las asambleas del 15M han ido conociendo, matizando y asumiendo los principios del movimiento okupa. De hecho, aunque La Morada es un proyecto independiente, cuenta con apoyo y colaboración de las asambleas de Chamberí, Tetuán y Moncloa.

– Tenemos entendido que algunos de los que entrasteis en el edificio no teníais experiencia liberando espacios ¿influye? ¿condiciona en algo?

La asamblea del centro esta compuesta por personas de orígenes distintos, desde personas nunca antes habían participado en proyectos de este tipo a otras con más experiencia; pero también con distintas sensibilidades políticas, sociales, organizativas, etc. Todas esas experiencias nos enriquecen y son igual de importantes. No distinguimos entre personas con más o menos experiencia en okupación porque queremos construir este espacio entre todas y creemos que esa diversidad es una de nuestras riquezas.

– Una vez el Centro Social está en marcha a todos nos gusta visitarlo, pero somos conscientes de qué existe mucho trabajo previo. Narradnos cómo fueron la noche que entrasteis y las primeras estancias

Por suerte La Morada ha tenido muchísimo apoyo desde el principio. Desde el día que se hizo pública la okupación, las asambleas del 15M de varios barrios se han volcado con el proyecto y muchísima gente ha querido colaborar; han pasado infinidad de personas por el centro: vecinas, otros colectivos que están okupando en Madrid, grupos del 15M, gente de otros colectivos del barrio…

– El CSOA no está muy lejos de Malasaña ¿Nos convencéis de que pasemos por allí?

¿1200 metros cuadrados por “construir” es una buena razón? La Morada es un espacio abierto en el que todo está por hacer y cuantos más participemos de esta creación más probabilidades de triunfar tendremos. Las posibilidades que tiene el centro son inmensas y las ganas que tenemos de compartirlo con todo el mundo son más grandes aún. ¡Una vez que entréis ya no querréis iros!

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39