primer periódico hiperlocal en España | año VII | 27 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Guía running por Madrid centro: los mejores lugares para correr

El asfalto del Malasaña y sus alrededores no impide que cada día cientos de personas salgan a ejercitar sus piernas. Las opciones son diversas y se dirigen a todos los puntos cardinales de la ciudad. Te proponemos seis, aunque tú puedes aportar las tuyas en los comentarios. Estas son las nuestras:

El Retiro – todos los niveles

La mejor de las opciones para cualquier perfil de corredor, ya que el terreno es de grava y tierra (también es posible correr sobre asfalto) y la larga longitud de una vuelta completa (4 kilómetros) permite recorrer grandes distancias sin repetir demasiado el mismo recorrido.

El largo y ancho del parque del Retiro es utilizado por numerosos corredores, que pueblan la zona pero que no impiden correr cómodamente, sin agobios, en ambos sentidos. La recta del paseo de coches (1 kilómetro, asfaltada) es ideal para hacer sprints.

Lo mejor: El terreno blando y la sombra constante, propicia para los días calurosos.
Lo peor: El desnivel entre el punto más alto (O’ Donnell) y el más bajo (Puerta hacia Moyanos), que crea una importante cuesta en la recta del Ángel Caído.
Distancia: 4 kilómetros (vuelta completa).

Parque del Canal – principiantes

Si quieres empezar a correr y no quieres marcharte muy lejos, este es tu mejor campo de entrenamiento. La vuelta completa a las instalaciones del Canal de Isabel II en Chamberí es un paseo agradable que cualquier persona puede cumplir a trote suave. El recorrido es mayoritariamente sobre tartán, aunque los corredores pueden alternarlo cubriendo parte del trayecto en la tierra del parque. Mucho ambiente por las tardes.

Ideal para combinar con otros ejercicios físicos en el parque o con otros deportes en las pistas del Canal.

Lo mejor: Es céntrico y no tiene subidas ni bajadas de consideración.
Lo peor: Demasiado corto si lo que quieres es entrenar tu resistencia a medio-largo plazo .
Distancia: 1,5 kilómetros (cada vuelta).

Templo de Debob – principiantes / medio

Otro de los lugares perfectos para los que quieren empezar en el mundo del running o para los más experimentados que solo quieren hacer un entrenamiento corto por un lugar agradable y con buenas vistas. La vuelta al Templo de Debod es de menos de un kilómetro, pero combinándola con un trayecto de ida y vuelta entre los árboles del paseo Pintor Rosales se puede convertir fácilmente en un recorrido de unos 4-5 kilómetros.

Lo mejor: Lo pintoresco del lugar y la ausencia de desniveles.
Lo peor: Muy corto.
Distancia: 750 metros (vuelta al templo) + 2 kilómetros (ida y vuelta por Pintor Rosales)

Parque del Oeste – medio

Uno de los recorridos más verdes que permite Madrid, aunque también uno de los que más desniveles presenta. La ruta propuesta combina asfalto con tierra y asegura subidas y bajadas en numerosos tramos, además de un paso sobre el puente que cruza las vías que dan a Príncipe Pío.

Lo mejor: Correr entre grandes árboles y por un entorno verde y con sombra todo el año.
Lo peor: Los sube y baja constantes.
Distancia: 4,3 kilómetros por vuelta

Dehesa de la villa – avanzado

Al otro lado de la zona universitaria que marca la Complutense en Moncloa se encuentra la ruta más alejada del centro para correr pero una de las más interesantes porque más de la mitad de su recorrido transcurre por grava. El parque de la Dehesa de la Villa es un lugar con enormes desniveles pero con amplias zonas de sombra y verdor, especialmente recomendables para transitar en verano.

Lo mejor: El entorno natural y la lejanía de lugares con tráfico.
Lo peor: Las cuestas, especialmente subiendo desde la avenida Complutense.
Distancia: 5 kilómetros por vuelta.

Casa de Campo – todos los niveles

El lugar perfecto para cualquier aficionado al atletismo: posee todas las virtudes de las rutas antes reseñadas: sombras, naturaleza abundante, zonas llanas, zonas con desniveles, asfalto, caminos… las variaciones son infinitas en este auténtico campo de entrenamiento para cualquier deportista, especialmente recomendado para los amantes del fondo y el medio fondo que necesiten echarse un buen número de kilómetros a sus espaldas en cada sesión. La ruta sugerida combina diferentes desniveles, aunque cualquier recorrido es bueno en esta zona. Mejor hacerse con el terreno y orientarse bien antes de probar nuevos caminos porque no es difícil perderse.

Lo mejor: La sombra en verano y la posibilidad de cubrir largas distancias. Y que realmente permite correr en el campo (con suerte verás algún conejo saltando de lado a lado del camino).
Lo peor: La posibilidad de desorientarse.
Distancia: Vuelta sugerida, 12 kilómetros.

Madrid Río – todos los niveles (ruta extra)

A petición popular, añadimos una ruta que parte del centro aunque luego se aleja mucho. Es la de Madrid Río, un recorrido por el parque lineal que va a lo largo del Manzanares desde Príncipe Pío. Un recorrido llano (algo muy difícil de encontrar en Madrid), agradable y sin coches, con solo un paso de cebra que cruzar a lo largo de su elevado kilometraje.

En el plano marcamos la opción de ida desde Príncipe Pío, con llegada a la zona de Legazpi. Allí se puede coger el metro para volver o seguir corriendo de vuelta por la orilla del Manzanares que hemos tomado o la contraria (teniendo en cuenta que se sale momentáneamente del parque al pasar junto al estadio Vicente Calderón.

Lo mejor: Recorrido llano, cómodo, bonito y agradable junto al río. Es posible encontrar sombra en muchos de sus tramos.
Lo peor: Que por las tardes o los fines de semana se encuentra atestado de paseantes, ciclistas, patinadores… pero con un poco de orden incluso en estos momentos es posible correr.
Distancia: 5 kilómetros (ida) o el doble si volvemos por el mismo recorrido.

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31