primer periódico hiperlocal en España | año VII | 6 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Ha muerto Carmen Escobar, ‘Carmen de Maravillas’

Carmen, en la Corredera de San Pablo

La esquina de la Corredera de San Pablo con Espíritu Santo se ha convertido en un pequeño altar de homenaje a Carmen Escobar en la que anónimos vecinos han ido colocando desde mensajes de despedida a flores, comida e, incluso, vasos de vino. Carmen falleció este martes y esa esquina era su ‘oficina’. En ella vendía lotería y rifaba lotes de distintos productos, reapartía caramelos a los niños y conversación a los vecinos.

Carmen, Carmen de Maravillas, Carmen de Malasaña, llevaba 68 años vendiendo cosas en las calles del barrio. Viuda, con dos hijos, seis nietos y seis biznietos, era toda una institucion en Malasaña y un libro abierto de historia popular. No habia lugar ni suceso de las últimas seis décadas, que hubiera pasado cerca de sus dominios, que no tuviera controlado.

Todas las mañanas, entre las 9:30 y las 13:30 horas, se situaba en su esquina. El día que faltaba, el teléfono de su casa sonaba. Sus clientes, sus vecinos, llamaban interesándose por lo que le hubiera podido pasar. En la calle, sus escasas ausencias jamás pasaron inadvertidas.

Una vecina en el improvisado altar en memoria de Carmen | Foto: A. P

A Carmen le gustaba presumir de acumular todas las enfermedades del mundo y, aunque en sus últimos días fue contando que tenía que ser operada, cosa que no le hacía nada de gracia, su adiós ha sorprendido a quienes la conocían.

Curiosamente, Carmen Escobar vivía en Lavapiés, en la calle Mesón de Paredes, aunque pocas personas podían presumir de ser tan de este barrio como ella.

Como el clásico de Malasaña en el que se había convertido, a Carmen le habían prestado atención en numerosos medios de comunicación. Somos Malasaña la entrevistó en junio de 2009. A los de los grandes medios trataba de sacarle algo de dinero por las entrevistas, a nosotros no, sólo nos pidió que le imprimiéramos el artículo que escribimos sobre ella -a lo de Internet llegó tarde-. Le gustaba coleccionar lo que se publicaba sobre su persona.

Estas líneas en su memoria no se las podremos entregar , aunque quizá debieran ser colgardas en su esquina.

Publicado por

Wildlife Photographer of the Year, las mejores fotografías sobre naturaleza en el COAM

19:02