primer periódico hiperlocal en España | año VII | 29 de septiembre de 2016
Seleccionar página

In Situ

Actualización: debo deciros que, a 14/05/2015, este restaurante ya no existe, ha sido sustituido por el Restaurante Rutabaga. De todas formas, si os apetece leer la entrada, que sepáis que vais a disfrutar de un agradable acompañamiento musical. Avanti popolo!

Para esta entrada necesariamente tengo que poner de música de fondo este disco de bossa nova de Stan Getz y João Gilberto, lo tengo en mi cabeza desde hace unas semanas y va perfecto con In Situ, ambos me producen una agradable sensación de relax.

El local está decorado al más puro estilo nórdico: sillas de madera de diseño, iluminación cálida y acogedora, incluidas lámparas de pie y velas, preciosa pared lijada con todas las capas que el tiempo ha ido dejando como una bonita metáfora de la vida…

Local

Para beber solicitamos que la chica que nos atiende, muy agradable, nos traiga una jarra de agua, sin problema. ¡Perfecto! Cada vez se extiende más la jarra de agua por el barrio, ¡la ecología al poder! Y un vino, nos decantamos por un Blanc de Blancs de Alsina & Sardà (12,20 €, uva parellada y macabeo), un vino ligero, afrutado, suave y delicado. Y nos pone un aperitivo consistente en un gazpacho de tomate con sandía y menta, fresco y sabroso, acompañado por una rebanadita de pan tostado de pasas.

Díptico aperitivo y vino

Para compartir, elegimos unas quesadillas con langostinos y salsa de pimiento rojo italiano (7,90 €). Son dos quesadillas hechas con tortillas de maíz y rellenas de una deliciosa mezcla de queso fundido y langostinos. Resultan sabrosas y el queso no mata el gusto del marisco sino que lo realza. Van acompañadas de unos berros en modo copete y una salsita ligera de pimiento rojo que le da un toque agridulce que le va muy bien. Ricas ricas. Nos ponen una buena cesta de pan con 6 rodajas: dos de cereales con semillas de amapola, dos de pasas y dos de pan blanco muy ligero, realmente una oferta muy cuidada.

Pan y quesadillas con langostino y salsa de pimiento rojo italiana

Después, M. se decanta por unas albóndigas de bacalao con queso azul (13,90 €). Resultan una combinación curiosa y no excesivamente agresiva (yo temía que fuera algo pesada). Las albóndigas están jugosas y llevan un toque de perejil, pero lo que prevalece es el sabor de la salsa, cremosa, de queso azul. Es un plato original y suave a la par que potente. La guarnición decorativa de tomatitos va muy bien, le aporta frescor.

Yo elijo un magret de pato con cuscús y mermelada de kiwi con jengibre (15,30 €). Está perfectamente cocinado, con su piel crujiente, sin grasa y su carne de sabor intenso y en su punto de cocción. La mermelada de kiwi con jengibre deja un regusto dulce-ácido que combina perfectamente con la intensidad de la carne de pato. El cuscús resulta una guarnición correcta aunque él en sí, en cuanto a sabor, no aporta nada.

Díptico albóndigas de bacalao y queso azul y confit de pato con cuscús con mermelada de kiwi

Y, para finalizar, M. escoge un pâte sucrée con salsa de frambuesas (4,80 €), es decir, una tartita de fina masa quebrada con queso sobre un lecho de coulis de frambuesa. Son dos trocitos de esta tarta, delicadamente dulce, que contrasta con la acidez de la salsa de frambuesas estupendamente, el extra goloso lo pone un toquecito de azúcar glas. Muy rica.

Pâte sucrée con salsa de frambuesas

Yo, como siempre (sí, creo que ya lo sabéis, soy adicta al chocolate), me decanto por algo de chocolate, en este caso una mousse de chocolate belga (5 €). En primer lugar me presentan una salsa de frutos del bosque y, después, la chica que nos atiende me sirve una cucharada de mousse. Me hace gracia esa forma de presentarla, es como si uno estuviera en casa de la abuela, pero me da un poco de miedito que la mousse no tenga la textura adecuada. Por suerte, la mousse está estupenda con su marcado sabor a chocolate, suave al tacto pero no excesivamente burbujosa y perfectamente contrastada con el punto ácido de la salsa de frutos del bosque (la cual lleva frutos enteros).

Y ahí están los Humberts, escalando por mi mousse, como Pedro por su casa. ¡Qué simpáticos! Parecen estar absortos en una conversación muy profunda, Humbert I dice que los años pasarán como ovejas (debe ser por afán de protagonismo) no como conejos, el II le responde con un ronquido. Humbert I le comenta que es bonito eso de conocer a la gente tras mucho tiempo y todo ese rollo, Humbert II asiente de nuevo con otro ronquido. Claramente, han estado el otro día viendo Antes del amanecer (Richard Linklater) en casa y no nos hemos enterado. Les recomiendo que vean Antes del anochecer y se dejen de pamplinas romanticonas. Como me imaginaba, se ponen a la defensiva, esta relación con estos dos solo puede ir a peor.

Mousse de chocolate belga con Humberts

Volvamos a lo nuestro, In situ es un lugar para disfrutar con tranquilidad. Decoración cuidada, trato muy amable, raciones correctas, platos cuidados y originales, un lugar bonito para ir en pareja y disfrutar en plan relajado. Y si te apetece ir un domingo, tienen también brunch.

In Situ, Calle Valverde, 40, tel. 91 522 68  48. Horario: de lunes a jueves de 13.30 a 16.00 y de 21.00 a 23.30, viernes y sábados de 13.30 a 16.00 y de 21.00 a 24.00, domingo de 11.30 a 16.00. Facebook: https://www.facebook.com/pages/InSitu-Restaurante-Madrid/142787279089599

Publicado por

In Situ

6:31