primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

La contaminación asfixia el centro de Madrid

Datos de la estación del Carmen

Los malos humos se han apropiado del centro de Madrid. En el primer año en el que la Unión Europea obliga a respetar unos valores máximos de contaminación a las capitales de los países, Madrid ha superado estos umbrales ampliamente, especialmente en el centro de la ciudad.

Las dos estaciones de medición del distrito arrojan datos sobre niveles de contaminación preocupantes. Tanto la ubicada en la plaza de España como la que está situada en la plaza del Carmen superaron ampliamente a lo largo de 2010 los niveles máximos de dióxido de nitrógeno admitidos por la legislación comunitaria. En plaza de España se registraron 49 microgramos por metro cúbico (el máximo legal está en 40) y en la plaza del Carmen la cifra llegó hasta 52 microgramos.

El dióxido de nitrógeno es un gas irritante de las vías respiratorias que producen sobre todo los coches que circulan por la capital. En el caso del centro de Madrid, los peores meses fueron de septiembre a diciembre, con concentraciones de este gas que llegaron hasta los 66 microgramos a final de año en el Carmen y hasta 60 microgramos el pasado octubre en plaza de España.

Sólo durante un mes, en mayo, los valores estuvieron acorde con la legislación europea, que marca un máximo de 40 microgramos por metro cúbos. Entonces, la estación de plaza del Carmen contabilizó 38. En plaza de España este nivel mínimo tuvo lugar en agosto, con 39 microgramos.

Sin restricción al tráfico, de momento

La concejala de Medio Ambiente, Ana Botella, reconoció que Madrid incumple la legislación europea sobre contaminación del aire y explicó que para cumplir los umbrales exigidos por la UE y que los vecinos dejen de respirar aire sucio sería necesario eliminar “el 50% del tráfico de Madrid”.

Sin embargo, las políticas municipales para reducir este tráfico, principal causante de la contaminación, brillan por su ausencia. Es más, las pocas que iban en este sentido se han suprimido: se olvidó el plan para vetar la entrada en el centro de los vehículos más contaminantes y también se retrasó sine die el proyecto de dotar a la ciudad de una red de bicicletas públicas. Además, el Consistorio ha descartado también la peatonalización de la Gran Vía, la calle que más tráfico acumula de la zona.

En lugar de hablar de este tipo de proyectos, el Ayuntamiento pedirá a la Unión Europea una moratoria de cinco años en el cumplimiento de estos niveles máximos de contaminación, para que sólo sea obligatorio cumplirlos a partir del año 2015. Los grupos ecologistas, que van a denunciar al equipo de Gallardón por la contaminación en los tribunales, creen que esta prórroga no será concedida.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39