primer periódico hiperlocal en España | año VII | 8 de diciembre de 2016
Seleccionar página

La deuda municipal con las empresas de limpieza nos pasa factura

Corredera de San Pablo, a las 13 horas | Foto: A.P

“Llame usted al 010, yo ya lo he hecho pero aún no han venido a recogerlo”,  nos decía -a modo de disculpa- el pasado 8 de septiembre un barrendero municipal al ver cómo a las 13 horas estábamos fotografiando en una acera unas puertas con sus cristales rotos, en la muy transitada Corredera Baja de San Pablo. Era miércoles. De no haber suprimido el Ayuntamiento el habitual servicio mensual de recogida de trastos viejos sin casi darle publicidad, la noche anterior deberían haber pasado los camiones de Medio Ambiente retirándolos. “¿Esto es porque ya no se recogen los muebles y los vecinos no se han enterado?”, preguntamos. “Esto es porque estamos con servicios mínimos“, respondió el operario.

Y es que el Ayuntamiento de Madrid debe 289,4 millones a las empresas encargadas de la limpieza viaria, recogida de residuos sólidos y jardinería, según reconocía ayer el delegado de Hacienda, Juan Bravo.

La deuda y el malestar de las concesionarias se debe notar de algún modo. Numerosas han sido las quejas que los vecinos han hecho llegar a este periódico sobre lo sucio que ha estado el barrio durante todo el verano. Más de lo habitual.

Papelera de Galería de Robles durante la quincena que la vía estuvo sin limpiar | Foto: A.P

Atendiendo a estas reclamaciones, desde Somos Malasaña hemos podido comprobar, por ejemplo, cómo la mayoría de las calles que están entre la plaza del Dos de Mayo y la calle Carranza -San Andrés, Ruiz, Monteleón, Galería de Robles- han estado, al menos, 15 días sin ser barridas, mientras que sus nuevas, flamantes y costosas papeleras rebosaban basura y acumulaban desperdicios de todo tipo a sus pies. El viernes de la semana pasada acabó la pesadilla para estos vecinos.

Un día antes, jueves de la semana pasada, este periódico contactó con el departamento de prensa de la Concejalía de Medio Ambiente para preguntarle expresamente por el problema de suciedad que se vivía en las citadas calles, así como por “los servicios mínimos” de limpieza. Como viene siendo habitual, aún estamos esperando a que la responsable del mismo, Adela Cáceres, cumpla con su deber y nos dé una respuesta en atención a los más de 30.000 lectores mensuales que tenemos los periódicos de la red Somos.

Un bucle de suciedad

Los vecinos de Centro llevan años quejándose de la suciedad que soportan buena parte de sus calles: desperdicios, orines, restos de los botellones y demás elementos que hacen que en muchas ocasiones caminar por algunas vías del distrito sea una experiencia desagradable.

Esquina Barco con San Ildefonso el mismo día de la 'Fashion Vogue's Night Out', evento de moda que trajo al barrio a numerosos visitantes no habituales | Foto: A.P

Sin embargo, nada cambia: las islas de reciclaje no sólo siguen siendo escasas sino que menguan al tiempo que se han convertido en pequeños vertederos, por cuyo lado es imposible pasar sin contener la respiración; los puntos limpios móviles para residuos especiales tienen unos horarios de recogida tan reducidos que resultan poco operativos…

Ana Botella y los ‘sin techo’

Esta semana, la suciedad de las calles del distrito ha llegado a los grandes medios de comunicación debido a unas polémicas declaraciones de la concejala de Medio Ambiente, Ana Botella, en las que asociaba suciedad e indigencia: “los 60 puntos donde pernoctan más de 200 personas” en la calle como una “dificultad añadida” para mantener la limpieza del distrito Centro, fueron sus palabras.

La respuesta venía como explicación a una pregunta de Izquierda Unida en la Comisión de Medio Ambiente, en la que se denunciaba la suciedad que mostraban cada día calles poco turísticas como Navas de Tolosa, Pez, Luna, Leganitos o Isabel la Católica, en comparación con la limpieza de zonas como el Palacio Real.

La justificación, desmontada ese mismo día por los barrenderos municipales, fue también negada este miércoles por la propia Ana Botella.

Acibu señala al Ayuntamiento

Papelera de la calle Ruiz durante la quincena que no se limpió la calle | Foto: A.P

Los representantes vecinales tienen claro que la responsabilidad de la suciedad de nuestras calles es del Gobierno municipal: “El problema radica en que, de un tiempo a esta parte, hay menos barrenderos, se recoge menos la basura, no se vacían los contenedores con regularidad…”,  lamenta Isabel Rodríguez, presidenta de Acibu.

“Ya lo ves como está: hecho un asco. Y así, todos los días del año”, se quejaba Julia en el diario Público. Sus hijos viven en la calle de la Cruz Verde y ven frente a su piso cómo se acumulan bolsas de basura en el suelo:  cajas, ropa, plásticos… a las 13 horas de un día cualquiera.

  • ¿Crees que hay solución para la suciedad del distrito Centro y de nuestro barrio?
Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39