primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

La esperanza de vida va por barrrios… y en Malasaña mueres a los 81,2 años

Graffiti de dos esqueletos en Juan Pujol | SOMOS MALASAÑA

Graffiti de dos esqueletos en Juan Pujol | SOMOS MALASAÑA

Dime en qué zona de Madrid vives y te diré a qué edad te vas a morir. Esta es la fría conclusión del estudio Desigualdades en esperanza de vida entre barrios de Madrid que analiza las notables diferencias entre la longevidad en unos barrios de la capital y otros. El texto es una foto fija de la mortalidad durante los años 2004-2006, pormenorizada por los 129 barrios de la ciudad. Y algunas cifras que contienen llaman poderosamente la atención.

El mapa de la esperanza de vida en Madrid refleja una ciudad sementada por un eje noroeste (donde se aprecia más longevidad) y sureste (incluyendo algunos barrios del distrito Centro, en los que hay una menor longevidad). Los madrileños mueren de media a los 82,1 años. Ellos fallecen a los 78,1 y ellas siete años más tarde, a los 85,5. Esta es la media de los datos, pero en el detalle es donde empiezan a aparecer diferencias sorprendentes.

El barrio con menos esperanza de vida es Atocha. Allí, sus habitantes llegan hasta los 75,2, siete años menos que la media de la ciudad y 18 años menos que los que habitan en El Goloso, el barrio más longevo de Madrid con 92,2 años de media. Aunque la peor zona para vivir según este estudio es Cuatro Vientos, con una esperanza de vida de 66 años, una cifra tal vez muy distorsionada por el alto número de militares que viven en la zona.

Malasaña se encuentra por debajo de la media en esta estadística: sus habitantes nacidos hace una década tenían una esperanza de vida al nacer de 81,2 años, con muchas diferencias entre sexos: los varones llegan de media a los 76,1 años y las mujeres a los 85,4, según el trabajo publicado por Madrid Salud y realizado por Carmen León Domínguez, María José Gonzalez Ahedo, Manuel Garcia Howlett y Javier Segura del Pozo.

La Esperanza de Vida por Distritos y Barrios

Aparte de los extremos citados, Sol (78 años), Amposta (78,1), El Pardo (78,5), Orcasur (78,5), Cortes (78,9) y Entrevías (79,1) encabezan los primeros puestos en el ranking de menor longevidad, frente a Alameda de Osuna(84,8), Vallehermoso (84,5), Casa de Campo (84,3) y Jerónimos (84,1), donde se registra la mayor esperanza de vida.

En términos generales, el Distrito Centro es, junto al de Villa de Vallecas, el espacio de la ciudad con menor esperanza de vida. Con una media de 80,3 años, la diferencia es aún más llamativa si hacemos un análisis por géneros: 75,6 años para los hombres y 84,4 para las mujeres.

EV x barrios tabla

Y si entramos más en el detalle de cada barrio de Centro, en Justicia-Chueca la media se sitúa en los 80,4 años (76,2 entre los hombres y 84,1 entre las mujeres), sólo superada por el vecino Universidad-Malasaña (con una media de 81,2 años, 76,1 para los hombres y 85,4 para las mujeres) y Embajadores (80,7 de media). Por debajo quedan Palacio (79,8 de media, 74,7 hombres y 84,4 mujeres), Cortes (78,9 de media, 74,1 hombres y 83,5 mujeres) y Sol (78 años de media, 76,6 hombres y 78,9 mujeres).

EV x barrios 1

EV x barrios 2

EV x barrios 3

*En esta tabla no está señalada la estabilidad estadística de la EV en mujeres y de la EV en hombres

¿Por qué existen estas diferencias de esperanza de vida por barrios? Dado que Madrid ya no tiene apenas industria, el principal riesgo ambiental lo encontramos en la contaminación atmosférica y el ruido, originados ambos fundamentalmente por el tráfico rodado. Y es precisamente el Distrito Centro el que más sufre sus consecuencias y, a la luz de las estadísticas, está afectando de manera importante a la longevidad de los vecinos. Un argumento más, por si los que ya existen no fueran suficientes, de la importancia de convertirlo en un Área de Prioridad Residencial (APR).

Estos mapas y gráficos nos indican también que no escogemos libremente dónde vivir, sino que esta elección está muy condicionada por nuestra posición socio-económica, el poder pagar un determinado alquiler o hipoteca. Y al tener la mayoría de los problemas de salud que más inciden sobre la mortalidad un gradiente social directo (más riesgo de enfermar y morir prematuramente si perteneces a una clase social baja), estos mapas de EV según barrio se convierten así en mapas de posición socio-económica; especialmente, relevante cuando se trata de barrios muy homogéneos socio-económicamente.

En Madrid, los barrios con sobremortalidad (o EV por debajo de la media), suelen coincidir con los barrios con mayor privación social, con algunas excepciones (por ejemplo, cuando tienen un importante peso las enfermedades con gradiente social inverso, como ha sido hasta hace poco el caso del cáncer de mama o el tabaquismo/cáncer de pulmón en mujeres).

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39