primer periódico hiperlocal en España | año VII | 3 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Las aceras de Amaniel, Luna, Silva y la Corredera de San Pablo serán renovadas este otoño

Baldosas rotas en la Corredera de San Pablo | SOMOS MALASAÑA

Baldosas rotas en la Corredera de San Pablo | SOMOS MALASAÑA

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido poner en marcha un “Plan de choque” para paliar el deficiente estado de conservación de aceras y calzadas de la ciudad. La actuación se desarrollará hasta el mes de diciembre y supondrá la reparación de 500 calles.

En la zona de Malasaña serán reparadas las aceras de cuatro calles: Luna, Silva, la Corredera Baja de San Pablo y Amaniel. Las tres primeras vías se arreglarán en la fase II de un plan que comienza esta misma semana. Aunque el Ayuntamiento no ha dado fechas, las obras podrían ejecutarse en noviembre. Amaniel, sin embargo, entrará en la fase III por lo que sus aceras serían renovadas en fechas cercanas a diciembre.

Además, dentro del mismo plan también se adecuarán viales y se mejorará la accesibilidad en algunos lugares de la ciudad. En el barrio de Universidad se actuará sobre el entorno del Mercado de los Mostenses, en concreto las calles García Molinas y General Mitre.

Contrato “heredado”

A la hora de comunicar las reparaciones, el Ayuntamiento ha admitido que el Plan de choque actual debería haberse ejecutado en agosto “para minimizar molestias a los ciudadanos”, pero el proceso elegido para pagarlo -los proyectos financieramente sostenibles- no lo permitía por sus plazos de aprobación.

El equipo de Gobierno de Ahora Madrid ha aprovechado para cargar contra el mandato de Ana Botella, a quien han echado la culpa del “deterioro que sufre la pavimentación de las calles”, fruto -afirman- “del modelo de conservación impulsado por la corporación anterior, que conllevó la reducción de casi un 40 % de inversión en conservación de vías públicas, y la eliminación de las tradicionales operaciones Asfalto y Aceras”.

Además, el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible; José Manuel Calvo, afirma que “los pliegos del actual contrato están diseñados para recortar al máximo la inversión en la conservación y muy poco programados para el mantenimiento de los espacios públicos”.

Su departamento indica que la vida media útil del pavimento de calzadas “es de unos 15 años” y la de aceras “de entre 20 y 25 años”. Y asegura que, este Plan de choque y el que se ejecutará el próximo año, “permitirá que Madrid recupere los mejores momentos de conservación de los pavimentos de la ciudad”.

Publicado por

Kirtan Pizza: yoga, meditación, música, mantras y… pizza (todo junto y gratis)

0:00