primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Las ocho Maravillas de Malasaña, premiadas en las fiestas patronales del barrio

Cartel y puesto en la plaza del Dos de Mayo celebrando la Fiesta de las Maravillas

Cartel y puesto en la plaza del Dos de Mayo celebrando la Fiesta de las Maravillas

Cada 2 de febrero, desde hace ya muchos años, el tesón de Maruja, la abuela Maravillas -ayudada por su hija Rosa- pone en pie un día de celebración dedicado a la parte del barrio más tradicional, aquella que lleva muchos años sosteniendo la argamasa de Malasaña pero que pocas veces aparece en las revistas de tendencias.

Se trata de la Fiesta de las Maravillas, jornada dedicada a la patrona del barrio, la Virgen de las Maravillas, que dio nombre popular a la zona durante décadas y cuya denominación ha ido perdiendo fuerza en favor del de Malasaña (aunque, en realidad, no se llama oficialmente de ninguna de esas dos formas, sino que el Ayuntamiento la denomina barrio de Universidad).

A día de hoy, la celebración de las Maravillas consiste en el reparto de churros y chocolate caliente a la salida del colegio Pi i Margall, con producto que regala desinteresadamente la marca Valor y churros (800 ayer) que compra Maruja tras recolectar dinero entre los comerciantes. Además, desde hace un tiempo, una de las asociaciones de comerciantes de Malasaña, la Asociación de Comerciantes del Barrio de Maravillas, entrega una serie de diplomas a comercios de toda la vida y a algunos vecinos, para reconocer su labor y dedicación a la comunidad. A este reconocimiento, celebrado ayer en el restaurante Slow Mex (calle San Vicente), se ha sumado también este año la otra asociación de comerciantes, Vive Malasaña, y representantes de la Asociación de Hosteleros Malasaña, mostrando de este modo la unidad que reina en estos momentos en el sector comercial del barrio, la cual puede llevar a la fusión de las dos primeras asociaciones citadas.

Entrega del bastón de mando a Lucía Lois (izda) de la abuela Maravillas (dcha)

Entrega del bastón de mando a Lucía Lois (izda) de la abuela Maravillas (dcha)

En ese acto de reconocimiento, en el que los distintos premiados hicieros, sobre todo, una firme defensa del comercio tradicional y de la gran importancia que éste tiene para cualquier barrio, también se produjo el acto simbólico de la entrega del bastón de mando -una cachaba de madera- de la abuela Maravillas a Lucía Lois, vocal vecina de Malasaña. Fue entonces cuando la octogenaria Maruja defendió la importancia de la mujer en la sociedad y la necesidad de que las nuevas generaciones tomen el relevo de los mayores como ella, que tanto han luchado por el bien barrio, sin importar los colores políticos de cada cual.

La jornada festiva de ayer se cerró con un concierto gratuito de El Mecánico del Swing, que tuvo lugar en la Sala Maravillas.

Hoy, la celebración se prolonga con la proyección gratuita de la película ‘Como agua para el chocolate’, a las 19:30 horas, en Slow Mex. A continuación, habrá un debate abierto sobre el tema ‘Alimentación y afectos’.

Estos fueron los galardonados en 2016

Isabel Rodríguez Bobillo, presidenta de la organización vecinal Acibu. Mencionada “por su defensa de la calidad de vida en el barrio, por su constancia y fidelidad a sus vecinos”.

Blanca del Amo y familia, presidenta de la Asociación de Hosteleros de Malasaña y regentes de varios locales de copas. Reconocidas “por su trato ejemplar y constante como pioneras en la noche madrileña, como espacio de encuentro, arte, cultura y apoyo mutuo tras más de 25 años de dedicación”.

Alfredo Puig, responsable de la tienda Gilda, del Mercado de coleccionismo y ocasión. Galardonado por “invitarnos a recuperar la sabiduría de lo antiguo y su constancia tras 25 años de dediciación”.

Elena Pérez Castellanos, responsable del local Family Moon, recibió el diploma “por confiar en propuestas que mejoran la salud para la comunidad vecinal como mujer joven emprendedora”.

Elisa y Pilar Arriza, trabajadoras del Peluquería Paco, “por brindar su belleza a la población joven y mayor del barrio desde hace 50 años de dedicación incansable con tijera y secador”.

Yiyi, responsable del taller de marcos y obra gráfica Contraluz, reconocido “por su trato amable y personalizado como mujer pionera del barrio y su constancia tras 25 años de dedicación”.

Manoli Pérez, de la tienda de electricidad Lodasema, galardonada “por continuar la trayectoria desde 1959 de comercio original, por su incansable promoción del trato personalizado”.

Sandra Alberti, responsable de la tienda de ropa Rosa de Madrid, seleccionada “por invitarnos a llevar el arte de la moda a las calles del barrio como emprendedora en sus 25 años de buen trato”.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39