primer periódico hiperlocal en España | año VII | 26 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Los hosteleros de Malasaña rechazan cerrar antes

La Asociación de Hosteleros de Malasaña ha manifestado su rechazo al posible adelanto de la hora de cierre de sus locales, vinculado a la declaración de Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) de parte de la zona centro que prepara el Ayuntamiento de Madrid.

Los hosteleros admiten que técnicos del Ayuntamiento les han informado de que no tienen constancia de que se vaya a modificar el horario de sus locales, pero ellos ya han hecho público un comunicado en este sentido y esperan poder aclarar con el Ayuntamiento lo que suponen que es un “malentendido”, en una reunión que han solicitado a la Junta de Centro, según recoge la agencia EFE.

El pasado 23 de febrero, la alcaldesa Ana Botella anunció que la Zona de Protección Acústica Especial de Centro sería aprobada por el Gobierno municipal en 15 días -que ya han transcurrido sin que eso haya ocurrido- y no quiso adelantar nada de su contenido, más allá de indicar que sería similar a la que se aprobó para la zona de Aurrerá. Botella señaló que en la confección de esa declaración se lleva trabajando muchos meses, en los que se han reunido con las asociaciones de vecinos y de hosteleros, con las que está “más o menos consensuada”. Los hosteleros de Malasaña aseguran que no han sido “consultados ni informados”.

“El ruido lo genera el botellón”

Estos empresarios destacan que sus locales “no son los únicos responsables del ruido del barrio” sino que, “más al contrario, contribuyen al ocio dentro de los locales, evitando un problema que, hasta el día de hoy, el Ayuntamiento no ha sido capaz de solucionar y cada vez es mayor: el botellón“.

Consideran que adelantar una hora de cierre a los locales “no solucionará el problema del ruido sino todo lo contrario”, puesto que “la fiesta” continuará en la calle y creen  que esa medida puede acabar con los locales del barrio y convertir Malasaña “en un desierto de locales vacíos, escenario que sin duda convertirá el barrio en una zona más insegura”.

Asimismo, advierten de que adelantar la hora de cierre de los locales “supondrá la pérdida de decenas de puestos de trabajo y la quiebra de muchas de las pequeñas empresas que conforman la asociación”.

A su juicio, “el principal problema de ruido que sufre el barrio viene del consumo de alcohol en la calle”, propiciado por vendedores ambulantes de alcohol cuya “competencia desleal” sufren desde hace años.

La entidad que agrupa a los hosteleros de Malasaña cree que el Ayuntamiento “debe comenzar por luchar con el ruido desde fuera, controlando de forma rotunda el botellón” y “debe luchar igualmente por la creciente venta ambulante“.

Igualmente, apuesta por un control del cumplimiento de las normas de aforo y decibelios por parte de los locales, “sin olvidar -dice en el comunicado- que, en muchos aspectos, como la riqueza y reconocimiento a nivel mundial del barrio, estos negocios no son enemigos sino aliados”.

También considera necesaria una campaña para concienciar a vecinos, empresarios y visitantes de lo importante que es mantener una normas mínimas de convivencia.

La asociación La Viña, que agrupa a 3.000 empresarios, ya advirtió el pasado día 5 del “daño” que puede causar en el sector la próxima declaración del distrito de Centro como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) por parte del Ayuntamiento de Madrid.

Publicado por

Expo: los cuadros de Pilar Sellers en Espacio quoncor café

18:36