primer periódico hiperlocal en España | año VII | 30 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Los que más saben de Malasaña desvelan sus lugares preferidos

Ganadores MalasañaMola

El concurso #MalasañaMola, que con la excusa de buscar al que más sabe del barrio ha servido para promocionar el pequeño comercio, entregó este sábado sus premios a los ganadores, Sebastián (primer clasificado), Ane y Adriana, quienes se sometieron al cuestionario de Somos Malasaña y confesaron cuáles son los rincones escondidos del barrio que más frecuentan.

Su truco para conseguir escribir tantas reseñas y tan bien (todos han redactado decenas) durante el concurso: ser vecinos de Malasaña desde hace años y hacer su vida diaria en la zona: Sebastián es, además, todo un profesional del campo puesto que trabaja habitualmente en una red social. Ane afirma que casi no coge el metro y va a todos los lugares andando y Adriana ya ha dejado buena muestra de sus conocimientos del lugar en su blog Esto es Malasaña y en la sección de moda de esta misma publicación, Malasaña Showroom.

Sus restaurantes

Para Sebastián, su mejor descubrimiento reciente ha sido el Banzai, el pequeño japonés de Espíritu Santo, “llevado por españoles, pero con japoneses atendiendo que preparan los platos frente a ti con gran dominio”. Ane afirma que uno de sus lugares preferidos para comer es Casa Fidel, en la calle Escorial, un sitio “con comida típicamente española, muy elaborada, y con unos dueños especialmente atentos”. Adriana se declara fan incondicional de la La Lirio, en Espíritu Santo, de donde destaca “las croquetas, buenísimas”, además de la atención del personal y, en general “la carta, con comida del sur deliciosa”.

Los cafés a los que van

Para saciar su apetito de café, nuestros expertos conocedores de Malasaña tienen destinos muy claros. Para Ane el mejor es el Toma Café (calle Palma), un clásico ya del barrio, mientras que Adriana prefiere El Rincón y particularmente su terraza durante los días de primavera o verano. De terraza también es Sebastián, que frecuenta mucho la del Ojalá, con un detalle: “Tienes que elegir bien la mesa para que te pille bien el sol en otoño o invierno o evitarlo en verano. Como vivo por allí me conozco bien cómo pega en cada momento del día”, apunta.

Bares de copas imprescindibles

Cuando cae la noche, Adriana se pasa primero por el Casa Camacho “a tomar la primera” y luego a La Realidad. “Los gintonics de ese local están buenísimos”, indica. Sebastián es un habitual del Chankete ha muerto “por el ambiente y porque tiene buenos precios” y nos desvela un secreto del lugar: “Sus croquetas están muy buenas”. Ane apuesta por el Warehouse 37 de Barco, del que valora especialmente su decoración.

Comida para llevar

Para tomar algo rápido y sencillo o encargarlo directamente, Sebastián apunta que el Ay mi madre es de las mejores opciones: “Incluso enviando un WhatsApp te preparan la comida y te la llevan a donde quieras”. Ane ha descubierto recientemente el Chicago Hot Dogs que se ha instalado cerca de San Ildefonso y sus salchichas artesanales, mientras que Adriana se pone tibia a crepes en La Rue, de donde destaca los pequeños detalles del local, como el banco que tiene fuera “para sentarse los días de sol, impagable”.

Dónde compran el pan

Aunque Sebastián no come pan diariamente, Ane y Adriana sí que lo consumen habitualmente en panaderías tradicionales de la zona. La primera suele acudir a la croissantería junto a San Ildefonso, donde generalmente se lleva una pistola, mientras que la segunda acude al horno de Diadema, a por pan gallego. “Les sale muy bueno”, asegura. Y lo dice alguien con conocimiento de causa: es la barra que se hace habitualmente en su tierra natal.

Más lugares que molan en Malasaña:

Sobre el concurso #MalasañaMola

El concurso fue ideado como una forma de apoyar el comercio de proximidad en Malasaña, dentro de una crisis que aprieta y que hace difícil a muchos aguantar el día a día. Debido al éxito de la propuesta (con miles de reseñas escritas en dos semanas en la plataforma Google+ Local) desde Somos Malasaña estamos orgullosos de decir que, gracias a la iniciativa, cualquier persona puede buscar hoy información en internet de los comercios y encontrar datos precisos y recomendaciones detalladas de la mayoría de los locales, información que redunda en que cada día haya más gente que pase su tiempo en el barrio y mejore la actividad económica del pequeño comercio.

Para otorgar los premios se tuvieron en cuenta el número de reseñas escritas en Google+, pero también la calidad de las mismas, así como la implicación de los participantes en el concurso.

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31