primer periódico hiperlocal en España | año VII | 30 de marzo de 2017

Los últimos restos de La Pepita, a la vista

Los divertidos dibujos que adornaban la taberna de la Corredera sobreviven entre las obras que transformarán el edificio en apartamentos de lujo

Detalle de uno de los carteles de La Pepita | SOMOS MALASAÑA

Detalle de uno de los carteles de La Pepita | SOMOS MALASAÑA

Ocho años después de su cierre, La Pepita vuelve estos días a mostrar parte de cómo era a los caminantes que asomen su cabeza por los huecos de Corredera de San Pablo 20. Las obras de remodelación de una de las casas más antiguas de Malasaña (data del siglo XVII) han dejado a la vista sus divertidos carteles de iconos del imaginario madrileño colocados a lo largo de la entrada de esta antigua taberna.

La Cibeles, la Puerta de Alcalá, el Oso y el Madroño y otros dibujos aguantan todavía en sus paredes, donde desaparecieron hace tiempo los pósters de Miguel Indurain, tan míticos para algunos de sus clientes como los que aún perviven. Confiamos en que algún tipo de protección haya salvado estos dibujos, que se convirtieron con el paso de los años en parte de la historia del barrio.

A su alrededor, las obras continúan. La empresa que compró el inmueble al Ayuntamiento –después de una intensa polémica– proyecta convertir la casa más antigua de Malasaña en apartamentos de lujo. Los trabajos motivaron hace unos meses las quejas de las asociaciones de vecinos.

Vista desde la calle de los dibujos de La Pepita | SOMOS MALASAÑA

Vista desde la calle de los dibujos de La Pepita | SOMOS MALASAÑA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

Publicado por

Los últimos restos de La Pepita, a la vista

15:26