primer periódico hiperlocal en España | año VII | 28 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Los vecinos de Chamberí piden que #SalvemosCanal

La lucha no es del todo nueva, pero recientemente se ha sacado este vídeo y una campaña en redes sociales para intentar salvar la única cancha de baloncesto del barrio vecino, Chamberí, que puede mutar próximamente en pista de pádel. La cancha está en el parque del Canal de Isabel II.

El Club Baloncesto Chamberí y distintos agentes ciudadanos del barrio llevan meses denunciando que existen otras instalaciones para la práctica del pádel, mientras que la desaparición de esta cancha supone que el distrito se quede sin ningún lugar público donde se pueda practicar el baloncesto. El agravio hacia el deporte y el club de basket viene, encima, de atrás, puesto que en 2008 tuvieron que abandonar las instalaciones del estadio Vallehermoso, que fueron desmanteladas.

La demolición estaba prevista para el pasado mes de octubre, aunque de momento no se ha producido. Sigue abierta una petición electrónica de firmas que el CDE Baloncesto Chamberí articuló para pedir a la Comunidad de Madrid que frene la demolición.

A parte de razones de buena vecindad e interés ciudadano, la desaparición de una cancha deportiva en el barrio vecino nos incumbe mucho en Malasaña dado el yermo panorama en nuestro barrio. En todo el barrio de Universidad no existe ninguna cancha de baloncesto (lo más cercano en materia de canchas deportivas es el raquítico campo de fútbol sala del parque del cuartel del Conde Duque).

En todo el distrito Centro sólo podemos jugar al baloncesto en las cachas del Casino de la Reina, en Lavapiés. Precisamente estas canchas de baloncesto están presentes en una historia que nos recuerda la importancia que puede tener una cancha de deporte de base para una barriada. El Club Deportivo Lavapiés es todo un ejemplo de integración vecinal y entre gentes de distintas procedencias.

Durante las fiestas autogestionadas del Dos de Mayo, el torneo de baloncesto 3X3 que se celebra en la Plaza del Dos de Mayo, con lineas improvisadas en el suelo y canastas de mini basket portatiles, es uno de los eventos más concurridos.

La gente tiene ganas de deporte de base, y los barrios lo necesitan, pero las posibilidades de practicarlo en el centro de Madrid son literalmente inexistentes.

* Ver también ¿Dónde están las canchas deportivas del barrio?

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31