primer periódico hiperlocal en España | año VII | 8 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Los Wallas, banda de directo

Carlos, Juan y Luli Wallas | Foto: www.somosmalasaña.com

Desayunando en El Palentino es como Los Wallas comienzan muchos de sus días y es en ese mítico bar de la calle Pez donde nos encontramos con tres de sus miembros: Juan (cantante), Carlos (Guitarra) y Luli (batería); David (bajo) y Álex (guitarra) no han podido sumarse a la cita. Saludan con familiaridad a Loli -una “segunda madre” para Juan- mientras sirve cafés detrás de la barra.

Juan con Loli, de El Palentino | Foto: www.somosmalasaña.com

Los cinco Wallas viven en Malasaña y llevan año y medio labrándose un futuro musical con una apuesta decidida por el rock de impecable sonido en directo. Tras haber pisado escenarios como los de Barracuda, Gruta 77, teatro Arenal, Nasti, Pequeña Betty, El Hombre Moderno o El Perro de la parte de atrás, la semana que viene, el día 27, les espera uno más grande, el de la Sala Heineken.

No son unos novatos. Algunos de ellos cuentan con más de 10 años de carrera a sus espaldas en distintas formaciones. Tienen su propio local de ensayo y su estudio de grabación. Continuadores de la herencia musical que desde los años 80 es uno de los ‘santo y seña’ del barrio, cultivan sin impostura la bohemia que se le presupone a muchos de los habitantes de Malasaña.

Somos Malasaña: En sólo año y medio de existencia habéis tocado en multitud de sitios, dado los tiempos que corren sois casi unos privilegiados

Juan: Sí, los músicos tenemos cada vez más problemas para tocar. Se exigen más permisos a los locales para que puedan celebrar conciertos, obligan a que cierren antes… Y luego está que muchas salas se aprovechan de las ganas de tocar de la gente, de los muchos grupos que quieren tocar, para ofrecerte unas condiciones que no veas… Ya no es que no te inviten ni a las copas sino que encima te cobran por actuar. Por ahí sí que no pasamos, nunca hemos pagado por alquilar una sala en la que actuar. Hay que poner límites.

Carlos: Con tanta historia llegará un día en que dejarán al país sin música y yo propongo que si eso quieren pues que los músicos vayamos alguna vez a la huelga a ver qué pasa. No está valorado el oficio de músico y no puede ser que no haya sitios donde tocar.  Hace dos años aprovechamos la celebración de una Noche en Vivo para juntarnos un puñado de músicos y montar un concierto con amplificación y todo en la pista deportiva de Conde Duque, sin permisos ni nada. La Policía tardó 45 minutos en aparecer y para entonces ya habíamos logrado congregar un respetable número de público y haber interpretado un buen puñado de temas. No nos queda va a quedar otra que hacer cosas así.

SM: Os definís como una banda de directo, os gusta estar sobre un escenario pero, al mismo tiempo, estáis locos por grabar.

Juan: Una cosa no quita a la otra. Lo principal para nosotros ha sido sonar bien. De hecho comenzamos como trío pero buscando mejorar nuestro directo incorporamos una segunda guitarra y un bajo. Sonar bien, gustar a la gente y de ahí, en adelante, ha sido nuestra filosofía. Y en el adelante nos encontraremos en enero con la grabación de un maxi-single de tres temas del que sacaremos un número limitado de copias, en formato vinilo claro porque el CD está muerto.

Carlos: Vamos a sacar un disco sí o sí, eso está claro. El maxi nos servirá como presentación y si luego aparece alguien interesado en producirnos un LP, bien; si no, lo autoproduciremos.

SM: Los Wallas los formáis dos manchegos, un catalán, un asturiano y una argentina. Todos os conocisteis en Malasaña. ¿Fue casualidad caer aquí desde vuestros respectivos lugares de origen?

Juan: No, fue algo totalmente premeditado. Si te vienes a Madrid y quieres ser músico, piensas enseguida en Malasaña y el barrio no nos ha defraudado. Nosotros estamos muy implicados con la comunidad y nos gustaría recuperar musicalmente la marca Malasaña, el estilo, el ambiente. Contar con más grupos de aquí y también con gente de otras disciplinas y levantar la zona.

Los chicos llevan la voz cantante durante la entrevista, mientras Luli permanece como ausente, negando el tópico que otorga automáticamente una verborrea incontenible a todo buen argentino y haciendo bueno otro: ese que habla de la especial rareza que atesoran los baterías de las bandas  de rock. Tan sólo cuando se siente el centro de la conversación reacciona tímidamente y es que si hay algo de Los Wallas que sorprende a simple vista es que cuenten con una mujer a las baquetas. “Es la estrella”, comenta divertido Juan. “Primero la miran por ser una chica y cuando empieza a tocar la admiran por lo bien que lo hace”.

Los cafés con leche hace rato que pasaron a mejor vida y cuando se están acabando las coca-colas, y advertimos de que ya solo queda tomar algunas fotos, Juan protesta: “¿No nos váis a pedir que definamos nuestra música ni que hablemos de nuestras influencias?”. Le hacemos notar que en Internet mejor metemos alguno de sus vídeos y ponemos enlaces dejando que cada cual juzgue y los catalogue si así lo desea. “No, no. Lo de las influencias tenéis que preguntarlo porque yo quiero que conste que las mías son el dios Baco, Nino Bravo, Esperanza Aguirre y Loli la de El Palentino, además de The Ladies (Grupo de rock femenino) Parri (autor y bateria de Telephunken) Zombie Kids (pegando en la fiesta por todo el mundo) y Beny (Bateria y gran amigo)”. Dicho eso se pone las gafas de sol y, junto a sus compañeros, exhibe sus tablas en cuanto a repertorio de poses fotográficas.

Tras las instantáneas, la despedida: “Os esperamos en la Sala Heineken el 27  y acordaos que antes que en El País o que en cualquier otro medio grande hemos preferido presentarnos en sociedad en este periódico porque Los Wallas somos Malasaña, como los Sex Museum, los Coronas, los Zodiac…”

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39