primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Madrid ensanchará las aceras de Gran Vía “para acabar con una gran herida urbana”

Peatones caminando por una acera de la Gran Vía | SOMOS MALASAÑA

Peatones caminando por una acera de la Gran Vía | SOMOS MALASAÑA

Cualquiera que haya paseado durante una tarde por Gran Vía se habrá dado cuenta de que las aceras se han quedado pequeñas desde hace tiempo. El auge comercial de la principal calle de Madrid tiene la culpa: la llegada del Primark hace un año o de la hamburguesería Five Guys hace unos días son dos ejemplos de comercios que atraen cada vez a más gente. Pero el espacio sigue siendo el mismo.

El Ayuntamiento también se ha dado cuenta y planea ampliar las aceras entre 2017 y 2018, tal y como recoge en su proyecto de presupuestos para el año que viene. “La Gran Vía tiene un uso muy intenso por parte de los peatones, y su anchura actual es claramente insuficiente”, explica el concejal de Centro -Jorge García Castaño- en conversación con este periódico. La idea llevaba rondando al Consistorio desde hacía tiempo, pero también a algunos ciudadanos, que presentaron un proyecto para ampliar estas aceras a los presupuestos participativos, propuesta que fue votada por casi 700 personas pero que no alcanzó el número mínimo para ser llevado a cabo.

Según los presupuestos municipales recién presentados, el consistorio dedicará en 2017 unos 800.000 euros para redactar el proyecto de ensanchamiento de aceras y otros 2,5 millones para ejecutarlo a lo largo de 2018. Un cambio de imagen que todavía no está claro a cuántos carriles de circulación alcanzará (actualmente tiene tres carriles de tráfico por cada sentido, de los que podrían reducirse dos o más), ni de qué manera se coordinará con el nuevo diseño de Plaza España, pero que seguro cambiará totalmente el aspecto de la arteria principal del centro.

Carriles en la Gran Vía, a la altura de la Red de San Luis

Carriles en la Gran Vía, a la altura de la Red de San Luis

“La Gran Vía es actualmente una gran herida urbana, que divide el centro de Madrid en dos partes. Con esta intervención queremos acabar con esa brecha, a la vez que se amplía el espacio peatonal”, explica García Castaño, quien no oculta que la intervención también busca “reducir el tráfico de paso”, una tendencia que -a su juicio- va con los tiempos: “Creo que en cinco años no vamos a ver ni una autopista urbana como la de la Gran Vía en el centro de ninguna ciudad europea”, vaticina el concejal de Centro.

El ensanche de las aceras coincidirá con la puesta en marcha del gran APR de Centro, el Área de Prioridad Residencial que impedirá circular por todo el distrito a los no residentes. “Esta intervención va a tener un impacto clarísimo en los tráficos de todo el entorno”, aclara García Castaño, que incluye esta operación dentro de un esquema general que busca reducir el tráfico en toda la almendra central de Madrid, con intervenciones en otras grandes vías, no solo en las de su distrito.

Los mismos autobuses y limitación a las terrazas

El ensanchamiento de aceras previsto no afectará al actual tráfico de taxis, autobuses de la EMT ni a las bicicletas, que seguirán circulando con normalidad por la zona. Tampoco a la carga y descarga nocturna, necesaria para los grandes comercios allí ubicados.

¿Qué efectos tendrán los cambios? El impacto global de la limitación del tráfico al resto de vehículos en la Gran Vía es imprevisible. Pero el Ayuntamiento ya adelanta que en la zona no crecerán las terrazas de los comercios de hostelería. “La idea es que solo pueda estar dedicada a ellas una sola línea de mesas, no queremos ganar acera para que lo ocupen las terrazas y que el peatón acabe teniendo el mismo espacio que antes”, aclara el concejal, que cita como (mal) ejemplo lo que pasó en la cercana calle Montera.

La medida forma parte de las muchas intervenciones previstas en el Plan de Calidad del Aire, que estos días se debate en la página municipal Decide Madrid. Hasta el momento todas las propuestas incluidas destinadas a restringir el tráfico de vehículos privados cuentan con gran aprobación de los ciudadanos que han opinado y, en concreto, la de cerrar el distrito Centro, cosecha un 97% de votos a favor y multitud de comentarios que apoyan la decisión.

Este amplio apoyo ciudadano no extraña al ver vídeos como el publicado por el colectivo Nación Rotonda hace unos días en Twitter, en el que ejemplificaban el reparto del espacio actual en la Gran Vía:

Más información:

 

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39