primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Madrid estudia limitar o cerrar al tráfico la Gran Vía

“Me gustaría que una gran parte de la Gran Vía fuera peatonalizada dentro de tres años”. La frase es dela alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. La pronunció hace dos semanas en unas jornadas sobre sociedad civil en la Universidad Autónoma y adelantaba lo que el Ayuntamiento presentó este miércoles: un ambicioso plan para ir a la raíz de la contaminación de la ciudad y, a la vez, mejorar la movilidad y “velar por la salud de los madrileños”, afirman sus responsables.

El cierre al tráfico de no residentes de la Gran Vía es una de las 30 propuestas para un aire más limpio, un documento que servirá como base para negociar con partidos, ciudadanos, asociaciones y empresarios un paquete de medidas destinadas a reducir significativamente la polución que sufre la ciudad.

Área de prioridad peatonal propuesta por el Ayuntamiento

Área de prioridad peatonal propuesta por el Ayuntamiento

Dentro de estas medidas, la que más llama la atención es la creación de un Área central de acceso restringido al vehículo privado. Sus límites coincidirían prácticamente con los del distrito Centro (ver mapa) y en toda ella el peatón tendría preferencia frente a otros medios de transporte. Quizás el cambio más vistoso sería el de la Gran Vía, que podría pasar a ser una calle con muchos menos carriles para el tráfico y -tal vez- limitada – al transporte público.

A este área podrían acceder en sus vehículos y también todos los que acudan a los diferentes aparcamientos públicos subterráneos. En ella “se priorizaría la movilidad peatonal, la bicicleta y el transporte público”, indica el Ayuntamiento y también tendrían garantizado el acceso los vehículos de distribución de mercancías y taxis menos contaminantes.

“Una autopista por el centro como la Gran Vía ya no existe por ningún lado, es un residuo urbanístico”, afirmaba hace unos días el concejal de Centro, Jorge García Castaño, en una entrevista en la que adelantaba ideas que se presentaron este miércoles. “Los madrileños que se mueven en coche están en torno al 25%. ¿Tiene sentido que por un 25%, tengamos por ejemplo del espacio libre el 60% dedicado al aparcamiento y circulación, y sólo el 40% para aceras o plazas? La gente que se mueve en coche son muy pocos pero ocupan mucho y contaminan mucho”, decía.

Estos planes de movilidad se implantarían a principios de 2018 y coinciden con el plantemiento de las nuevas APR de Centro, cuya definición todavía no está clara pero que comparte las mismas fechas que esta propuesta.

Gran Vía cortada al tráfico en 2015, durante el Día sin Coches | SOMOS MALASAÑA

Gran Vía cortada al tráfico en 2015, durante el Día sin Coches | SOMOS MALASAÑA

La medida de convertir el centro en una gigantesca área de prioridad peatonal (435 hectáreas) es solo una de las 30 medidas para luchar contra la polución que sufre la ciudad. Entre el resto destaca la propuesta de rebajar a 70 km/h la velocidad máxima en la M-30 y en los accesos a la ciudad, además de la intervención en calles de gran intesidad de tráfico para acceder al centro, con el objetivo de rediseñarlas y dar más espacio al peatón.

También se prevé extender el modelo de barrios calmados (se probará primero en Chamberí), en los que no se podría circular a más de 30 km/h, se ampliará Bicimad, además de mejorar y extender las vías ciclistas de la ciudad. Aparcamientos disuasorios, más y mejor transporte público, mayor número de paradas de taxis, ayudas para sustituir calefacciones más contaminantes o reducción de emisiones completan este ambicioso plan de medidas del área de Medio Ambiente que primero se negociará con asociaciones, vecinos, empresarios y otros colectivos para después valorarlo con los partidos políticos.

Más información:

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39