primer periódico hiperlocal en España | año VII | 26 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Museo Cerralbo: orígenes, historia y guía para disfrutarlo

El marqués y otras personas en la entrada de palacio | Fotograma de De palacio a museo

Los pasados días 18 y 19 se celebraron el día y la noche de los museos. Para unirnos a la celebración, que pretende acercar estas instituciones culturales a todo el mundo, hacemos una excursión a un museo, el Cerralbo, que si bien no está propiamente en Malasaña, suele ser objeto de nuestra atención por ser alternativa cultural a orillas de la barriada.

El museo es la antigua casa de  Enrique de Aguilera y Gamboa, XVII marqués de Cerralbo, que fue un aristócrata de los de rancio linaje, además de licenciado en Filosofía y Derecho en la Central, impulsor de la arqueología española, académico de la Historia e importante político carlista.

Un dato que la gente de Malasaña suele desconocer sobre el museo es que parte de su colección estuvo alguna vez en el barrio. En el caserón de la calle del Pez esquina con Pizarro, donde hoy está el Teatro Victoria, estuvo la casa del marqués, que ocupaba la segunda planta. Allí estuvo viviendo a la espera de que se terminaran las obras del palacete de Ventura Rodriguez, que duraron diez años.

El nuevo barrio de Arguelles tiene su origen en la constatación de que Madrid había quedado constreñido entre los estrechos e insalubres espacios de la cerca que lo rodeaba. En 1860 se aprueba el plan de ensanche conocido como Plan Castro . El nuevo barrio estaba cerca de palacio y se construyó con todas las nuevas comodidades del momento: alumbrado público, alcantarillado, teléfono…Allí se radicaron la nobleza y la pujante burguesía, el boato de la entrada de palacio y los blasones y pinturas de la antigua casa de los Cerralbo que se pueden contemplar en el museo son, de hecho, una demostración de linaje que marca distancias con los “nuevos ricos”.

Entrada del museo | L.C.

En el caso del palacete del Cerralbo, desde un primer momento se concibió tanto como casa como contenedor de la colección de arte familiar, construida a lo largo de años de viajes por toda Europa.

El nuevo palacio es – algo muy común en el Madrid de la época – de estilo historicista y ecléctico, con resonancias de distintos momentos pasados. Madrid es refractaria a los nuevos aires artísticos y arquitectónicos, y buena prueba de ello es la colección, esquiva a todo aquello que acabara en ismo más allá de alguna pequeña concesión decorativa al modernismo.

El marqués decidió donar el palacio – museo a su muerte al estado, y desde 1924 este es de titularidad estatal (hoy bajo la tutela del Ministerio de Cultura). Tras cuatro años cerrado en los que la colección sufrió una profunda reorganización, la casa reabrió sus puertas al público en diciembre de 2010.

“Muere la vida, viva la fama” es el lema familiar de los Cerralbo, estirpe linajuda como pocas. Una vez agotada la línea sucesoria, el marqués parece que quisiera que la fama familiar, siglos atrás sustentada en las armas, perviviera sobre el legado de su colección artística.

Guía para disfrutar del museo

Jardín del palacio

  • Aprovecha las visitas guiadas: el museo las ofrece de forma gratuita y de una hora aproximada de duración de jueves a sábado. El Cerralbo es un paisaje abigarrado de muebles y cuadros, con poca señalización y prácticamente ninguna explicación, por lo que se hacen más indispensables que en otros museos las aclaraciones de quienes lo conocen bien.
  • Echa a volar tu imaginación: La parte accesible al público del museo (el edificio es enorme y no todo es visitable) se divide en el ala donde hacían vida los marqueses y el ala noble, la de más boato, pensada más para impresionar que para vivir.La gran colección de relojes va marcando las horas al paso de los visitantes (por obra y gracia de un conservador dedicado a ello), la casa está trufada de fotos y cuadros familiares, y el mayor placer del museo es hacerse una idea de la vida de las clases altas de finales del XIX y principios del XX a la vista de sus dormitorios, salones y salas de juegos.

    Es una lástima que no se hayan conservado las estancias del servicio y lugares de trabajo (una veintena de personas frente a los cuatro de la familia del marqués). Una visita guiada por la forma de vida de los sirvientes de palacio nos ofrecería un fresco del Madrid de la época igual de valioso que la actual, pero estos espacios los ocupan hoy oficinas y talleres de conservación.

  • No te pierdas el jardín: merece la pena salir a disfrutar este pequeño jardín de corte romántico, una preciosidad construida a base de de agua, estatuas y formas curvas para olvidar el Madrid del otro lado de la valla.
  • Atento a algunas de las estancias que no debes perderte: al entrar en el enorme vestíbulo, antiguo paso de carruajes, ya habrás visto uno de los espacios más impresionantes del edificio.Otras estancias espectaculares son la sala oriental, que contrasta junto a la galería de armaduras españolas por sus adornos orientalizantes tan del gusto decimonónico; la biblioteca del marqués; el comedor o el gran salón de baile, donde lo más granado de la época se explayaba en fiestas y veladas políticas.
  • Atento a las actividades programadas: como en el caso de Museo del Romanticismo, el Cerralbo también programa una amplia gama de actividades mensualmente. Algunas las imaginamos más propias de un museo decimonónico, como conferenciaso talleres, otras son más innovadoras, como conciertos de pop o actividades infantiles.
  • Ten en cuenta los horarios: el museo abre de martes a sábado de 9:30 a 15:00 horas, Jueves de 17:00 a 20:00 horas, Domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas. Cierra los lunes.
  • Aprovecha los pases gratuitos: aunque la entrada general del museo tiene un precio asequible (tres euros) es posible entrar gratis los sábados a partir de las 14:30 y los domingos.

De palacio a museo, un documental sobre el Museo Cerralbo

PARTE I

PARTE II

Publicado por

Expo: los cuadros de Pilar Sellers en Espacio quoncor café

18:36