primer periódico hiperlocal en España | año VII | 24 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Plaza de la Luna, objetivo ‘Salvar un jardín vertical’

El Ayuntamiento ha decidido dejar morir el pretendido jardín vertical de la plaza de la Luna que se creó hace más de cuatro años con la remodelación de Soledad Torres Acosta. Si bien nunca llegó a cuajar, el hecho de haber dejado de regarlo indica que la autoridad municipal ha tirado definitivamente la toalla. Ahora, un pequeño grupo de amantes de los jardines verticales se ha rebelado contra su destino de abandono y mediante una recogida de firmas en la plataforma digital Actuable tratan de que se le dé una solución a una superficie de 240 metros cuadrados pensada para ser verde. De momento, son 120 las firmas que llevan recogidas.

La ejecución del jardín vertical de Luna fue realizada por las empresas AgroforestSemar, dentro de la reforma integral del espacio de la que se hizo cargo Ben Bushe. Brut deluxe Arquitectos. El Ayuntamiento, como respuesta al fracaso del jardín vertical, argumentaba en el diario El País que “el sitio es muy complicado”, sobretodo por la falta de luz en la esquina elegida para su colocación. Sin embargo, no faltan las voces que indican que con una elección adecuada de las plantas a poner no sería excesivamente complicado que reverdeciera, ni costoso su mantenimiento. También hay quien pone bajo sospecha a las empresas encargadas de la materialización del jardín. En la red Linkedin hay un grupo de debate abierto al respecto. También en Facebook hay un pequeño hilo de intercambio de ideas.

En el plano político, IU denunció recientemente en el pleno de la Junta municipal de Centro la situación del jardín vertical de Luna y, en general, el resto de problemas que a su entender arrastra la plaza.

Los jardines, también los verticales, tienen innegables ventajas para el medio ambiente en cuanto a la mejora de la calidad del aire que se respira, la regulación de la temperatura de los edificios donde se colocan, etc, etc. En el centro de Madrid no es que abunden precisamente y es por eso que para la incipiente iniciativa que tiene  por objetivo recuperar el de Luna resulta tan importante su salvación.

En la ciudad existen brillantes ejemplos de jardines verticales. El más cercano, el del hotel Santo Domingo que, según un artículo publicado por El País “absorbe 25.000 kilos de CO2 al año, emite el oxígeno que consumen unas 200 personas al día y tiene el efecto de 50 máquinas de aire acondicionado”. Entre los más conocidos, el de Caixa Forum y el de la planta 50 de la Torre de Cristal.

Fotos recopiladas de Google por Fernando Subirats, uno de los impulsores de la recogida de firmas en Actuable (pincha sobre las imágenes para verlas ampliadas)

 

Publicado por

Teatro: Tratos, los personajes de Cervantes ahora son africanos y están en un CIE

14:33