primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Opinión: Adiós al PGOUM de Botella pero no a la discrecionalidad urbanística

botella

A principios de esta semana saltaba la noticia que esperaban muchas de las personas preocupadas en la reglamentación y el desarrollo urbanístico de la ciudad de Madrid: Ana Botella anunciaba que no daría tiempo a aprobar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) antes de que acabe esta legislatura. Renuncia así a completar la carrera de fondo en la que se había embarcado, acelerando los trámites de un complejo documento que vendría a sustituir al de 1997.

El Plan – que es la norma fundamental de todo lo tocante a ordenación urbana- contaba con la oposición de todos los grupos políticos y agentes sociales relacionados con el urbanismo. Entre los problemas que se señalaba a los documentos que, con cuentagotas, el Ayuntamiento iba presentando, figuraban: que no se les había presentado a los profesionales debidamente, que la vivienda pública no era objeto de tratamiento, que se incidía en la desprotección patrimonial y que pretendía liberar más suelo para la edificación privada en tiempos de retraimiento demográfico, lo que, alertaban, no podía más que dar impulso a una nueva burbuja inmobiliaria.

Sin duda, los tiempos han jugado en contra del Ayuntamiento en su empeño por sacar el Plan adelante en tiempo récord (el anterior tardó en tramitarse siete años), pero las diferentes resoluciones judiciales que han cercado últimamente al desarrollo urbanístico de la ciudad (acerca de la viabilidad de distintos PAUs o la recalificación del Distrito Norte de Alcorcón, entre otras ) sin duda han contribuido al carpetazo.

¿Significa esto que las actuaciones urbanísticas cuya viabilidad legal se han puesto en entredicho echarán el freno? En absoluto. Lo cierto es que Madrid se ha venido gobernando -en lo a que lo urbanístico se refiere- a golpe de excepcionalidad y modificación puntual del PGOUM. Curiosamente, cada excepción ha beneficiado económicamente a un gran grupo inversor. De la Operación Canalejas a la remodelación de la Plaza de España, pasando por la Operación Calderon. Las organizaciones agrupadas en la plataforma No a este plan urbanístico así lo han venido denunciando :

La lista de operaciones urbanísticas es muy larga: reforma-demolición del Edificio España y reforma de la Plaza España con centro comercial subterráneo; Operación Mahou-Calderón; Plan Especial de la Quinta Torre Arias; reforma de la Plaza de la Cebada; Operación Canalejas; recalificación especulativa de las Cocheras del Metro de Ventas, Cuatro Caminos y Plaza de Castilla y de las instalaciones de Pacífico; enajenación y recalificación del Parque Móvil de Ministerios en Cea Bermúdez; modificación de la plaza de la Villa de París; venta de las viviendas públicas de la EMVS y del IVIMA a fondos buitres; proyecto para instalación de terrazas acotadas en Sol y en la Plaza Mayor (ambas son BIC); proyecto de conversión en centros comerciales del Palacio de la Música y del Teatro Albéniz; además de actuaciones en Delicias y Legazpi.

Las conclusiones a las que ha llegado dicha plataforma van en la dirección de apuntar que el Ayuntamiento está sacando adelante, de forma individual y precipitada, todos los proyectos a los que pretendía dar carta legal a través de la Revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM).

La FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid), ha hecho públicas unas palabras que abundan en ello. Celebra la retirada del Plan pero “protesta contra el hecho de que el Ayuntamiento está tomando decisiones urbanísticas que suponen una revisión encubierta del Plan, todo ello con el agravante de que estamos a seis meses de las elecciones municipales ”

En el barrio, la fachada que representa la excepcionalidad y el cambio discrecional de ordenación, ha sido en los últimos meses el Edificio España. Precisamente, antes de esta noticia, se sabía que el Ayuntamento había desestimado todas las alegaciones contra la Modificación del PGOU en el Edificio España. Otro cambio de uso producido, de menor impacto mediático pero no menos sangrante, es el del edificio histórico de Corredera 20, que ya no será público ni tendrá uso dotacional.

Ana Botella no será candidata en las próximas elecciones municipales. El PP podría perder, según las encuestas, la mayoría absoluta con que venía gobernando hasta ahora, y sin la cual no puede sacar adelante el PGOUM con la aceptación de la que actualmente goza ¿Se abre la vía a un Plan de consenso y validado por la ciudadanía? Es posible, lo que es seguro es que esto no acaba con la discrecionalidad urbanística con que Madrid se viene rigiendo en los últimos tiempos.

 

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39