primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Opinión: Guerra a los guarros; educar, sí… sancionar, también

Imagen de archivo de la calle Velarde | Foto: Somos Malasaña

Imagen de archivo de la calle Velarde | Foto: Somos Malasaña

Coincidiendo con  el aniversario de la muerte del ex alcalde Tierno Galván, recuperábamos en Somos Malasaña una frase que pronunció el ‘viejo profesor’ durante las fiestas de Malasaña de 1979: “Aquí no se va a tirar ninguna casa más ni se va a proseguir con los expedientes de ruina. Pero os voy a pedir un favor: no me tiréis papeles al suelo y reprended a los que lo hagan”. Veintisiete años después, la parte de aquella sentencia en la que habla de la suciedad sigue teniendo sentido. Han pasado casi tres décadas y poco se ha avanzado en cuidado de la ciudad por parte de quienes la habitan; ¡ojalá fuera sólo cuestión de papeles en el suelo!

En Madrid, muchos ciudadanos siguen ensuciando las calles de todas las formas imaginables y hacerlo les sale barato, prácticamente gratis si nos fijamos en las pocas sanciones económicas que se ponen al año castigando su nulo civismo. Hablamos de cacas de perro sin recoger, de bolsas de basuras sacadas a destiempo y colocadas en los alcorques de los árboles, de trastos abandonados en cualquier acera, del mal uso que se les da a las islas de reciclaje, de los restos de botellones y de un ocio nocturno mal practicado, de desperdicios esparcidos en torno a los cubos de basura por algunos de quienes rebuscan entre lo que les sobra a los demás y, por supuesto, de los insufribles ríos de orines.

Educar, sí; sancionar, también

La alcaldesa Manuela Carmena, consciente de un problema que en Malasaña se multiplica por mucho con los miles de personas que habitualmente nos visitan y que colaboran con los ‘guarros’ locales a la hora de dejarlo todo hecho una porquería, siempre ha dicho que la solución a estos comportamientos pasa por educar y concienciar al ciudadano de lo que no debe hacer. Sin embargo, esperar a que las necesarias campañas de educación sean efectivas nos aboca a soportar de nuevo un largo período viviendo entre inmundicias varias y pedimos que, paralelamente, se empiece a multar a base de bien.

Sobre el papel, escupir, tirar chicles o colillas, o satisfacer sus necesidades fisiológicas en la calle se considera falta grave y conlleva una multa de entre 750 euros y 1500 euros; no recoger los excrementos de las mascotas está sancionado por la misma horquilla económica de castigo, con penalización extra por reincidencia; abandonar basura y trastos en la vía pública o en torno a las islas de reciclaje se pena con 750 euros. Que así sea, pero de verdad.

Orines

Se dice que en el centro de Madrid hay pocos urinarios públicos y es verdad. Sin embargo, Malasaña suma a los 25 oficiales que existen un buen puñado de mingitorios extraoficiales. Por poner tres ejemplos citaremos los meaderos improvisados de la calle Molino de Viento- en su confluencia con la de Don Felipe-, donde se alivian por las noches los habituales de la plaza de San Ildefonso; el de la calle Tesoro, donde hacen lo propio quienes se reúnen en Juan Pujol; el del contenedor de ropa reciclada de la esquina de la biblioteca Vargas Llosa, utilizado por los usuarios del ocio generado en torno a la calle Barceló y los de las esquinas de las arterias que salen de la plaza del Dos de Mayo hacia distintos puntos.

El plan integral de limpieza Cuidamos Centro, que el Ayuntamiento pondrá en marcha y que afectará plenamente a Malasaña, incluirá un plan piloto de urinarios públicos en zonas de botellón y distintos colectivos vecinales se han mostrado dispuestos a ayudar en el proceso de definición e implementación de estas infraestructuras en el barrio. Educar e idear soluciones alternativas a usar los baños públicos de los locales de ocio de la zona está bien, pero al mismo tiempo, contra los infractores, hemos llegado a un punto en el que creemos necesario actuar mediante sanciones.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39