primer periódico hiperlocal en España | año VII | 30 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Paz Manzo, hacedora de ‘artefactos de vestir’

Diseños de Buscandotepaz sobre los tejados de Malasaña

Paz Manzo cuenta historias, solo que en lugar de construirlas con palabras las levanta con telas y la gente se las pone. Licenciada en Letras, se gana la vida como diseñadora de vestuario escénico y es la mente que está detrás de ‘Buscandotepaz‘, una pequeña marca de moda que factura “artefactos de vestir“, que es como ella llama a cada uno de sus artesanos y exclusivos diseños.

Una de las piezas de la colección Selk de Buscándotepaz

Paz es chilena pero hace años que vive en Malasaña. Sus creaciones sólo pueden adquirirse en tres tiendas del barrio (La Antigua, La Maison y La Escalera de San Vicente) y es ejemplo de esos pequeños diseñadores que tratan de abrirse camino en el mundo de la moda, con más o menos suerte pero con parecida ilusión y empeño.

Desde que hace año y medio lanzara su propia marca ha creado ya ocho colecciones: de producción muy pequeña, con piezas siempre únicas y tejidos de calidad e inspiración pictórica, cinematográfica y vintage.

De las cajas y cajas de telas que posee y de los millones de retales que ha ido reuniendo en sus múltiples viajes es de donde sale la materia prima de las creaciones de ‘Buscándotepaz’. “Me hace ilusión crear un vestido. Conozco cada tela que uso, recuerdo dónde la compré. Quiero que cada vestido sea especial y que quienes usen mi ropa se sientan personajes -una diva del Hollywood de los años 30-40, un color, la reencarnación de un indígena selknam…- y que cada vez que salgan a la calle con una de mis propuestas noten como si una cámara estuviera filmando cada uno de sus pasos. En definitiva, deseo que mi marca y quienes comulguen con ella sean y se sientan especiales. La ropa me dice algo de la persona, me cuenta algo. Vestirse es como comunicar. No me metí en la moda porque me guste la ropa sino por el valor que tiene como contadora de historias. Hay un texto, un escenario y gente corriente reinterpretando mis diseños, haciéndolos suyos una vez que han aceptado mi propuesta”, cuenta Paz con una pasión muy por encima de sus reservas sobre si estará o no captando su interlocutor su filosofía y si sabrá o no transmitirla.

“Cuando una chica me dice que se ha enamorado de uno de mis vestidos soy feliz. Es algo que pasa a menudo y que me confirma que mi avance, aunque lento es seguro. Quiero que se valore la propuesta, que se valore lo que hago y, por fortuna, estoy encontrando el respaldo de gente que busca la diferencia. En plenas rebajas he vendido más vestidos que nunca y mis prendas no tenían descuento: eso me demuestra que la gente acaba agobiándose con tanta oferta y que lo que quiere es algo distinto”.

Además de en las tiendas antes citadas -y en Chile-, la ropa de ‘Buscándotepaz’ puede adquirirse en ventas privadas que de tanto en tanto organiza -dos por el momento-, a modo de exposición. Paz también atiende encargos y trabaja a medida, partiendo siempre de las propuestas que presenta en sus colecciones, ejemplos de las cuales pueden encontrarse en su página web.

A la manía que tenemos los entrevistadores de pedir a un creador que elija a uno solo de sus hijos, contesta sin duda y resuelta: ‘Selk’. “Es la colección que más me gusta y se inspira en los indígenas “selknam” de la patagonia chilena. En Tierra del Fuego, estos indígenas, ya extinguidos, realizaban ceremonias de iniciación donde pintaban su cuerpo para representar distintas fuerzas de la naturaleza y sus divinidades. En el diseño yo conecto esto con el uso de transparencias superpuestas como metáfora de la piel pintada o tatuada y el uso de los colores monocromos”.

A punto como está de concluir la colección de primavera-verano, anticipa también que para el próximo año lanzará una línea de hombre con sudaderas intervenidas con telas antiguas y, sin ánimo de entrar en polémicas, confiesa renegar de las ferias de diseño independiente que tan de moda están en los últimos tiempos: “Participé en el Nómada Market y la experiencia no fue muy positiva. En los mercadillos la gente acude en busca de regalos y de cosas baratas y yo pretendo que se valore mi trabajo, prefiero vender porque se haya corrido la voz sobre lo que hago”.

Sobre el futuro de su marca y de su caminar en el mundo de la moda asegura que le gustaría poder dedicarse a ello al 100% y viajar mucho, pero es consciente de que no puede competir con las grandes tiendas y que para tratar de hacerlo tendría que buscarse un fabricante chino, cosa que haría que se perdiera la esencia de ‘Buscándotepaz’. En cualquier caso, no tiene prisa, también disfruta de lo que hace en su productora de vestuario escénico.

Todos los diseños de ‘Buscándotepaz’ pueden adquirirse por entre 30 y 90 euros y aunque a ella le brillan los ojos al hablar de sus vestidos, su línea urbana de camisetas -con encajes, botones forrados, encajes…- también está teniendo una gran aceptación.


Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31