primer periódico hiperlocal en España | año VII | 9 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Plano para circular en bici por el centro de Madrid

Pincha en el plano para verlo más grande

“En Madrid no se puede usar bicicleta porque hay muchas cuestas”. La frase la utilizaba Álvarez del Manzano, el que fuera alcalde de la ciudad, para justificar el poco caso que hacía su equipo a este tipo de transporte.

Un grupo de ciclistas pioneros, que usan este medio para ir al trabajo todos los días, quiere demostrar lo mucho que se equivocaba el ex mandatario. Uno de ellos, Jonás, ha regalado a todo aquel que quiera usarlo un mapa ciclista para cruzar el centro de Madrid de lado a lado en sólo 35 minutos (en ocasiones más rápido que los coches o el autobús).

Jonás es un vecino de Malasaña de 39 años (y 12 como ciclista) que ha aprovechado su experiencia como diseñador gráfico para construir un plano con tiempos y cuestas detalladas para que puedas calcular tu propia ruta. Además, anuncia una futura versión más completa. De momento, puedes descargártelo aquí, o en su blog.

Abusando de su amabilidad, le hemos pedido algunos consejos para los que quieran iniciarse en el mundo del ciclismo urbano. Si quieres empezar a coger la ‘bici’ para ir a trabajar o desplazarte por la ciudad, no pierdas detalle de la siguiente entrevista:

– ¿Cómo se te ocurrió hacer el mapa? ¿Y el sistema para mostrar las cuestas de la ciudad?
En Madrid, los ciclistas urbanos no dejamos de escuchar tópicos sobre la imposibilidad de este medio de transporte. Además, son muchos los que desisten tras una primera experiencia, engrosando esos mismos argumentos. Resulta que todos consideramos que, para conducir un coche, es necesario prepararse en una autoescuela, pero no estimamos lo mismo con una bicicleta. En realidad, manejarse en’ bici’ por Madrid impone un tiempo de aprendizaje. Esa experiencia –usar la bicicleta de un modo constante quizás durante una o dos semanas – permite eliminar la ansiedad, acostumbrar la fuerza y adquirir confianza. Por eso, para saber, por ejemplo, que las cuestas de Madrid no son un problema, es necesario haberlas repetido varias veces, para emplear la marcha adecuada y saber ir despacio, sin ansiedades. Sin esa mínima experiencia, hablar de las cuestas, sería como decir que una moto no funciona sin saber que hay que arrancarla antes.

Lo mismo ocurre con el tiempo que se emplea en los desplazamientos. Resultaba una manera de informar sobre una realidad de tiempos muy factibles y razonables que mucha gente no conoce y resultan a menudo sorprendentes.

Traté de crear una herramienta que fuera práctica y divulgativa a un tiempo. Que al mostrar los tiempos, los sentidos de las calles, las cuestas y también las zonas verdes permitiera al principiante elegir sus primeros itinerarios. Si el usuario tiene una primera experiencia satisfactoria, seguro que le anima a continuar haciéndolo.
He de advertir, que el mapa que se presenta aquí es sólo un anticipo de lo que próximamente acabará siendo algo más sintético y complejo. Interactivo. Veremos con qué resultado.

-¿Mejor la bici que el coche o la moto para desplazarse por Madrid? Según tu mapa, los tiempos de desplazamiento son similares o incluso más cortos.

– Los ciclistas urbanos hacemos el cálculo tomando como referencia el metro. A veces un poco más. A veces, un poco menos. Es bastante fiable.Los automovilistas demuestran tener muy mala memoria cuando olvidan contar el tiempo que gastan en el atasco sempiterno y el aparcamiento imposible. ¡Como si no existiese!
En cuanto al ruido, el humo, la salud, el espacio, la economía, la seguridad, el urbanismo, el humanismo, la belleza y -por qué no- la diversión, la bicicleta en la ciudad, demuestra ser infinitamente más adecuada.

-¿Qué necesita un buen ciclista urbano?
-Se ofrece mucha información en la Red a través de diversas asociaciones de usuarios. Yo recomiendo visitar la página de Pedalibre por ser una de las más antiguas, activas y cercanas al barrio y aprovecharía para hacer otro tipo de recomendaciones de las que se habla menos y creo que pueden ser muy útiles para aquel que quiera iniciarse:

1) En primer lugar, tener un buen hinchador es imprescindible. Las ruedas de las bicis suelen desinflarse y es preciso rellenarlas con regularidad. Ese detalle es uno de los primeros motivos de abandono antes siquiera de haber salido.

2) Mantener los cordones de los zapatos, las perneras del pantalón y las cintas de la mochila bien recogidos y alejados de platos y radios puede librarte de muchos sustos, sobre todo al principio.

3) Un ciclista urbano debe prestar, siempre, la máxima atención. Nunca des nada por hecho. Hay que prever las rejillas del metro en la calzada que mojadas resultan criminales, así como las rayas del pavimento que son muy deslizantes y la apertura de puertas de taxis y coches estacionados.

4) Por último, insistir en que hay que ir despacio. Sin cansarse. Quitarse la ansiedad por subir y llegar, es fundamental para comprobar la eficacia de este medio de transporte.

-¿Es Madrid una ciudad bicilizada? ¿Más que hace unos años?

-Madrid sigue siendo una ciudad completamente salvaje. En todo se impone el automóvil. Es una auténtica dictadura… otra cosa es que, efectivamente, haya cada vez más ciclistas urbanos y las bicicletas se estén haciendo un lugar en lo cotidiano.
Otro tópico muy extendido –quizás sea por un defecto del entendimiento humano- es dar por hecho que pretendemos la exclusividad del uso de la bici. A rey muerto rey puesto. Eso es inconcebible.

-¿Qué te parece el servicio previsto de MyBici?

-Me parece una estupenda iniciativa pero, francamente, no creo en ella. Se necesitarían bicicletas buenas porque Madrid lo exige así. Se necesitaría que el ayuntamiento ya hubiera arrimado el hombro con algún que otro carril bici “practicable” y estratégicamente ubicado. En fin, sería fantástico. Lo dicen pero…
En mi opinión, sería mucho más eficaz devolverle una vez a la semana a la Castellana su nombre , que es Paseo, para cerrarla al tráfico los domingos, como hacen las capitales de provincia. Un pequeño privilegio al peatón que daría un respiro a la ciudad y permitiría a la gente tener ese contacto real que se necesita. ¡Eso si sería una escuela de ciclotransporte!

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39