primer periódico hiperlocal en España | año VII | 1 de octubre de 2016
Seleccionar página

No beberás (ni te bañarás) en la fuente de la plaza Luna

Surtidores de la fuente de María Soledad Torres Acosta | SOMOS MALASAÑA

Surtidores de la fuente de María Soledad Torres Acosta | SOMOS MALASAÑA

La fuente de la plaza de María Soledad Torres Acosta -conocida popularmente como plaza Luna- sirve para refrescar el ambiente en una plaza muy soleada pero con los males comunes a las plazas duras que dejó Gallardón para la ciudad: demasiado granito para los días de invierno y, sobre todo, para las jornadas de calor en el centro de Madrid.

Hace poco menos de un año, justo después de las elecciones locales, la fuente fue arreglada y de sus caños volvió a surtir el agua. Desde entonces es utilizada de forma constante, especialmente por los niños, que disfrutan allí de un espacio para jugar con el agua único en el centro de Madrid, en un distrito donde no existe ni una sola piscina pública de verano.

Durante sus juegos, algunos de estos niños beben de la fuente, por lo que el Ayuntamiento recuerda que el agua está dentro de un circuito cerrado y que, por lo tanto, no es potable. Además, el Consistorio, consultado por este periódico, recuerda que, según el artículo 32 de la Ordenanza de Gestión y Uso del Agua en la Ciudad de Madrid, está prohibido beber e incluso bañarse en esa fuente.

La normativa municipal, que considera una infracción leve bañarse en cualquier fuente pública, establece multas de hasta 750 euros por hacerlo. Sin embargo, ese periódico no tiene constancia de que la Policía Local haya aplicado estas sanciones en la plaza Luna ni tenga previsto hacerlo. Esto es lo que dice el texto de la ordenanza: “Queda prohibido el baño en fuentes o estanques públicos, así como la utilización de sus aguas para el lavado de ropa u otros utensilios, así como el aseo de animales o personas”.

La ley también prohíbe que los animales entren en las fuentes -es habitual ver perros caminando entre los chorros de la plaza Luna- y que cualquier persona coja agua de estos surtidores, “así como provocar salpicaduras”, dice el texto, que parece desfasado y por el que, técnicamente, se podría multar a un niño por rellenar su pistola de agua en los surtidores.

En cualquier caso, la Junta Municipal de Distrito Centro ha anunciado que colocará carteles en el entorno de la fuente para informar de que su agua no es potable y así solventar las dudas que algunos padres tienen y que incluso han hecho llegar a este periódico.

Publicado por

Semana de la Arquitectura 2016 en Madrid: expos, conferencias y visitas a edificios

7:57