primer periódico hiperlocal en España | año VII | 9 de diciembre de 2016
Seleccionar página

¿Qué pasa con el Museo de Arte Contemporáneo?

Los Manifestantes, obra de Genovés y parte de la muestra temporal y de la colección permanente del MAC

Los Manifestantes, obra de Genovés y parte de la muestra temporal y de la colección permanente del MAC

El pasado viernes el concejal de Las Artes, Pedro Corral, inauguró en el Conde Duque la exposición temporal Madrid, caminos infinitos. Tres décadas en el Museo de Arte Contemporáneo. 1970-1990. La muestra, comisariada por el director del Museo de Arte Contemporáneo, Eduardo Alaminos, merece totalmente la pena, ya que reúne 36 obras de grandes artistas. Sin embargo, esta exposición no deja de ser una breve, aunque significativa, selección de los fondos que atesora el Museo de Arte Contemporáneo y es ahí donde está la noticia, en que el Ayuntamiento sigue sin tener fecha -ni dar explicaciones- sobre cuándo volverá a abrir al público la colección permanente del museo, un patrimonio formado por 3.545 piezas artísticas que lleva años oculto después de que las obras de rehabilitación del centro cultural obligaran a cerrar las salas que lo albergaban en abril de 2010.

En la mejora de las estancias que acogían el Museo se invirtieron en su día cinco millones de euros -las obras totales que se llevaron a cabo en Conde Duque costaron 80 millones- y se suponía que con ellas ganaba espacio e iba a disponer de 3.633 metros cuadrados de salas diáfanas. Ahora, el viernes, Corral dijo que el Ayuntamiento tiene previsto destinar “dos salas” del centro cultural Conde Duque como recinto permanente donde mostrar parcialmente la colección del Museo de Arte Contemporáneo. Lo que se hará con las obras que no quepan en los metros cuadrados asignados, insuficientes a todas luces, es una incógnita.

‘El Museo Portátil’

Según ha podido saber Somos Malasaña de fuentes cercanas al Conde Duque, el espacio al que hizo referencia Corral sería en realidad una planta diáfana situada sobre la cafetería del centro cultural y en la que, previsiblemente, irían rotando los fondos del Museo de Arte Contemporáneo a partir del próximo octubre.

Otra planta, también diáfana y situada sobre la del Museo, se estaría preparando para acoger permanentemente el despacho de Ramón Gómez de la Serna, proveniente del Museo de la Ciudad y que fue legado a Madrid por la viuda del creador de las greguerías: su biblioteca, muebles y objetos personales quedarán expuestos junto a material audiovisual sobre el autor y otros espacios dedicados a distintas facetas de tan polifacético personaje.

Ambas propuestas formarían lo que se conoce como ‘El Museo Portátil’, un proyecto que habría estado largo tiempo guardado en un cajón y que ahora se recuperaría.

Señalan las mismas fuentes que tanto la planta que se dedicará al Museo como la que acogerá el despacho de De la Serna tenían, hasta hace poco, el cometido de convertirse en oficinas de la empresa pública Madrid Destino, que ya no está tan claro que se vaya a trasladar al centro cultural y que, en caso de que así fuera, lo haría con mucho menos personal del estimado con anterioridad, dadas las graves dificultades económicas por las que atraviesa, ERE incluido.

Por la boca muere el pez

En 2012, el anterior coordinador general de Las Artes, Timothy Chapman, declaraba que la reapertura del Museo se decidiría en el mes de abril de aquel año. En junio de 2012, la entonces directora de Bibliotecas y Museos, Ana Santos, en una entrevista concedida a Somos Malasaña, anunciaba la apertura inminente, aunque “parcial y paulatina”, del Museo. En la misma fecha -y misma entrevista-, Chapman decía: ““No sólo es voluntad del Ayuntamiento que siga el Museo estando donde está, sino que queremos que vaya a más. Con la reforma del Conde Duque ha ganado espacio y tenemos en mente que, además de mostrar la colección permanente, pueda acoger grandes exposiciones temporales que potencien su importancia”.

Han pasado dos años de vacío y en ese intervalo de tiempo al Museo de Arte Contemporáneo se le retiró su asignación presupuestaria anual, se argumentó que fallos en la climatización de las salas eran los culpables de que no reabriera ni de forma parcial, luego se dijo que no había dinero para el trabajo museográfico de recolocar las obras; Santos pasó a ser directora de la Biblioteca Nacional (febrero 2013) y Chapman es ahora director de Cultura de Madrid Destino. Ambos cambiaron de cargos sin cumplir su palabra. Sobre este incumplimiento, silencio absoluto en el Consistorio hasta que el actual responsable de Las Artes vino a presentar como gran novedad del Conde Duque esta Madrid, caminos infinitos. Tres décadas en el Museo de Arte Contemporáneo. 1970-1990. Dicho de otra forma, silencio absoluto hasta que el pasado viernes vino a presentar 36 obras que ya deberían poderse visitar en el centro de forma continuada, pero que permanecen ocultas en algún almacén. Poniendo el foco en la parte, Corral ha venido a rescatar el todo del secuestro del olvido. Sería de agradecer que Ayuntamiento explicara el porqué sigue vetado a los ojos de los madrileños un patrimonio que les pertenece.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39